if you want to remove an article from website contact us from top.

    teoría ética propuesta por kant que postula que el fin de todo ser humano es actuar conforme al deber, o responsabilidad moral.

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga teoría ética propuesta por kant que postula que el fin de todo ser humano es actuar conforme al deber, o responsabilidad moral. de este sitio.

    fuente : www.scielo.cl

    Ética kantiana

    Ética kantiana

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    Retrato de Immanuel Kant.

    La ética kantiana es una teoría ética deontológica formulada por el filósofo Immanuel Kant. Desarrollada como producto del racionalismo ilustrado, está basada en la postura de que la única cosa positiva intrínseca es una buena voluntad; por lo tanto una acción solo puede ser moral si su máxima —el principio subyacente— obedece a la ley moral. Central a la construcción kantiana de la ley moral es el imperativo categórico, que actúa sobre todas las personas, sin importar sus intereses o deseos, en contraste con los imperativos hipotéticos, los cuales se deben obedecer si se quiere satisfacer un deseo. Kant lo formuló de varias maneras. Su principio de universalidad requiere que, para que una acción sea permisible, debe ser posible aplicarla a todas las personas sin resultar contradictoria. Su formulación de la humanidad como un fin en sí misma exige que los humanos nunca sean tratados como un mero medio para un fin, sino un fin en sí. La formulación de la autonomía concluye que los agentes racionales están obligados a la ley moral por su voluntad, mientras que el concepto de Kant del Reino de los fines exige que las personas actúen como si los principios de sus propias acciones establecieran una ley para un reino hipotético. Kant distinguió entre deberes perfectos e imperfectos. Un deber perfecto, como el de no mentir, es siempre verdadero; uno imperfecto, como donar por caridad, puede flexibilizarse y aplicarse en un tiempo y espacio particulares. Kant creía que el progreso de la razón ilustrada llevaría al progreso moral.1​

    El filósofo estadounidense Louis Pojman ha citado al pietismo como influencia en el desarrollo de la ética kantiana, mientras que el filósofo político Jean-Jacques Rousseau señala al debate contemporáneo entre racionalismo y empirismo y la influencia de la ley natural. Otros filósofos sostienen que los padres de Kant y su profesor, Martin Knutzen, influenciaron su ética. Entre los influenciados por la ética kantiana figuran el filósofo Jürgen Habermas, el filósofo político John Rawls y el psicoanalista Jacques Lacan.

    El filósofo alemán G. W. F. Hegel criticó a Kant por no proveer suficientes detalles concretos en su teoría moral para afectar la toma de decisiones y por negar la naturaleza humana. El filósofo alemán Arthur Schopenhauer argumentó que la ética debería intentar describir cómo se comportan las personas y criticó a Kant por ser normativo. John Stuart Mill afirmó que las leyes morales kantianas están justificadas en principios utilitaristas. De manera similar, Bertrand Russell señaló que algunas acciones no pueden demostrarse como ilícitas según los principios de Kant sin apelar sus consecuencias, cosa que la deontología ética kantiana rechaza con énfasis. Michael Stocker ha argumentado que actuar por deber puede disminuir otras motivaciones morales, como la amistad, mientras que Marcia Baron ha defendido la teoría al sostener que no lo hace. Michel Onfray sostiene que la filosofía kantiana no permite en ningún caso la desobediencia al deber, siendo así compatible con la obediencia ciega de un genocida y soldado nazi. El sacerdote católico Servais Pinckaers considera que la ética cristiana es más compatible con la ética de las virtudes que con la ética kantiana. Philippa Foot sostuvo que la moralidad de Kant se reduce a imperativos hipotéticos. Alan Soble señaló que los estudios éticos de Kant no han alcanzado una moral universal, pues "están repletos de absurdos comparables" y que "parece que no se ha vuelto más empático hacia la condición humana o que no ha progresado moralmente".2​ Otras objeciones se refieren a "los supuestos desde los cuales el imperativo categórico es formulado". Tal objeción puede formularse desde un punto de vista sociológico, psicológico, teológico y filosófico.3​

    La afirmación de que todos los humanos merecen dignidad y respeto como agentes autónomos, implica que los profesionales médicos deberían estar felices porque sus tratamientos se realicen en quienquiera, y que los pacientes nunca deben ser tratados como simples instrumentos para la sociedad. La actitud de Kant hacia la ética sexual surge por su postura de que los humanos nunca deben usarse como medios para un fin, lo que le llevó a considerar la actividad sexual como degradante y a condenar ciertas prácticas sexuales. Filósofas feministas han empleado la ética kantiana para condenar prácticas como la prostitución y la pornografía debido a que tratan a las mujeres como medios para un fin. Kant también creía que, ya que los animales no poseen racionalidad, no podemos tener deberes hacia ellos excepto el deber indirecto de no desarrollar inclinaciones inmorales mediante la crueldad animal. Usó el ejemplo de mentir como una aplicación de su ética: debido a que existe un deber perfecto de decir la verdad, nunca debemos mentir, incluso si parece que mentir producirá mejores consecuencias que decir la verdad.

    Índice

    1 Descripción 1.1 Razón práctica

    1.1.1 Postulados de la razón

    1.2 Buena voluntad y deber

    1.2.1 Deberes perfectos e imperfectos

    1.3 Imperativo categórico

    1.3.1 Universalización

    1.3.2 La humanidad como un fin en sí misma

    fuente : es.wikipedia.org

    Kant: la filosofía moral y el imperativo categórico  Por Phronimos, Centro de Formación de Ética y Ciudadanía de la Universidad del Rosario para...

    [email protected]

    Ética Kantiana

    tamaño de la fuente Imprimir 1 comentario

    Valora este artículo

    1 2 3 4 5 (74 votos)

    Kant: la filosofía moral y el imperativo categórico

    Por Phronimos, Centro de Formación de Ética y Ciudadanía de la Universidad del Rosario para Éticapsicologica.org Septiembre de 2018

    En el pensamiento ético de Kant hay una relación compleja que no es tan evidente a lo largo de sus escritos; hablamos del vínculo que existe entre la racionalidad de una acción y la moral. De acuerdo con el filósofo la racionalidad descansa en requisitos evaluativos de carácter moral. Expresado de otra forma: cuando un agente no actúa moralmente, no podemos afirmar que se trate de un agente que actúa de manera completamente racional.

    La ética deontológica en Psicología

    La autonomía moralAutonomía personal y políticaPerspectiva kantiana sobre el consentimiento informadoCómo garantizar la autonomía en el consentimiento informadoCaso práctico sobre autonomía en psicología

    Racionaliad instrumental y racionalidad moral

    A lo largo de su filosofía moral, Kant insiste en numerosas ocasiones en la idea según la cual la razón pura es práctica, lo que significa que, independientemente de los elementos empíricos de los que se alimenta el conocimiento humano, ella puede y debe tener un dominio sobre la voluntad y la acción humana (Kant, 2002, p. 94) . En ese sentido, según Kant, la racionalidad humana puede ser analizada en dos grandes categorías. La primera forma descansa en la capacidad humana de ajustar una línea de acción orientada a la consecución de un determinado fin. Esta forma de racionalidad, sin duda una de las más conocidas, se encuentraíntimamente relacionada con la capacidad de tener propósitos, valerse de medios y alcanzar fines. A esta forma de racionalidad la conocemos como “racionalidad instrumental” o “racionalidad de medios – fines”.

    Ahora bien, dicho esto, Kant se encuentra con el siguiente problema: si las acciones instrumentales son susceptibles de ser llamadas acciones racionales, ¿para qué establecer una conexión entre racionalidad práctica y ética? Según Kant, las acciones instrumentales descansan en una articulación entre propósitos y creencias o, dicho de otro modo, entre fines y medios. Veamos un ejemplo: Lorena tiene el propósito de convertirse en una psicóloga clínica; no obstante, para conseguir ese fin deberá, primero que todo, finalizar sus estudios en la facultad, luego adquirir experiencia profesional y realizar estudios de profundización que le permitan tener un domino suficiente en el área en la que quiere desempeñarse.

    A la luz de este ejemplo queda claro cuál es el fin y cuáles son los medios de los que se deberá valer Lorena. Sin embargo, diría Kant, esta modalidad de la acción dice poco o nada sobre el fin; es decir, evita preguntarse por el aspecto normativo que tienen de las acciones humanas o, en este caso, el propósito de Lorena. En otras palabras, se trata de un tipo de acción que no evalúa el carácter moral de los fines, ni de los medios. De este modo, aparece una segunda categoría de lectura de la racionalidad humana, a saber: aquella en que la razón práctica que considera el contenido moral de los actos.

    Siguiendo la idea de que la razón pura es práctica, Kant se da a la tarea de establecer el principio que rige este tipo de acciones. Para ello, el filósofo alemán plantea la existencia de imperativos, esto es, normas o mandatos de tipo racional que se acomodan a las dos modalidades de la acción racional: por un lado, la racionalidad instrumental; y por otro, la racionalidad moral.

    Los imperativos: hipotético y categórico

    De este modo, según Kant, aquellos imperativos que soportan la arquitectura de la racionalidad instrumental se denominan, en términos generales, imperativos hipotéticos; hablamos de los consejos, de la prudencia y de las reglas de habilidad. Este tipo de imperativos son prescripciones racionales que, como vimos en el ejemplo de Lorena, se ajustan a la forma en la que se comportan las acciones del tipo medios – fines. Expresados formalmente tienen la estructura “debes hacer X para conseguir Y”. Sin embargo, nuevamente, esta modalidad de la acción choca con el problema de los fines, toda vez que su forma lógica no se pregunta por el contenido normativo de “Y”; razón por la cual, validar el uso de este tipo de imperativos en el terreno moral significaría desconocer abiertamente que, como seres humanos, nuestras acciones tienen consecuencias impredecibles e irreversibles y, en esa medida, debemos asumir que no solo podemos ser víctimas de nuestras decisiones, sino además que podemos lastimar gravemente a los otros con las mismas.

    Volvamos al ejemplo de Lorena. Supongamos que, durante la ejecución de su propósito, Lorena no consigue terminar sus estudios en la facultad y, aun así, decide ejercer la práctica clínica mediante un diploma y tarjeta profesional falsos, ¿qué podríamos decir, desde un punto de vista normativo, sobre el fin de Lorena? En principio, la decisión de Lorena es racional ya que ha orientado sus actos a través de una modalidad de la razón pura práctica: la racionalidad instrumental. Sin embargo, algo nos hace ruido en el curso de acción esbozado por Lorena. Algo pasa con el fin de Lorena.

    fuente : eticapsicologica.org

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 5 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder