if you want to remove an article from website contact us from top.

    se refiere a la percepción que tiene una persona sobre las causas de lo que acontece en su vida y el origen de su propio comportamiento

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga se refiere a la percepción que tiene una persona sobre las causas de lo que acontece en su vida y el origen de su propio comportamiento de este sitio.

    ¿Qué es el locus de control en psicología?

    El locus de control hace referencia a la atribución que hacemos del origen de aquellos que nos sucede y si depende de nuestro control.

    ¿Qué es el locus de control en psicología?

    5 minutos

    El locus de control en psicología se refiere a la percepción que tiene una persona sobre las causas de lo que acontece en su vida y el origen de su propio comportamiento, que puede ser interno o externo. Descubre más sobre este interesante concepto.

    Escrito y verificado por la psicóloga Marián Carrero Puerto.

    Última actualización: 03 abril, 2019

    El locus de control (LC) es un término muy utilizado en el ámbito de la psicología, sobre todo, en los últimos años. Se utiliza para referirse a la percepción que tiene una persona sobre las causas de aquello que le sucede en su vida; es decir, hasta qué punto se considera responsable del origen de comportamiento, ¿es externo o interno?

    En este sentido, el locus de control está en conexión con las implicaciones psicológicas del punto de vista que adopta una persona y con su forma de interactuar con el entorno. A continuación realizaremos un recorrido por las princiapales características de este concepto.

    “Las personas que creen que tienen la facultad de ejercer cierto grado de control sobre sus vidas son más saludables, más eficaz y más éxito que aquellos que no tienen fe en su capacidad para llevar a cabo cambios en sus vidas”.

    -Albert Bandura-

    El locus de control

    Rotter, en 1966, propuso el concepto de locus de control (nombrado con la voz latina equivalente a ‘lugar de control’) como un rasgo de personalidad en su teoría del aprendizaje social. Aunque se piensa que otros autores ya se refirieron al LC, de manera menos explícita, algunos años atrás.

    Así, Rotter lo definió en 1966 de la siguiente forma: “Si la persona percibe que el acontecimiento es contingente con su conducta o sus propias características relativamente permanentes, se ha dicho que es una creencia en el control interno“.

    En cambio, el autor también afirmó que “cuando un refuerzo es percibido como siguiendo alguna acción personal, pero no siendo enteramente contingente con ella, es típicamente percibido, en nuestra cultura, como el resultado de la suerte (…), y en este sentido se ha dicho que es una creencia en el control externo“. (Visdomine-Lozano y Luciano, 2006).

    Como vemos, Rotter estableció una clara diferencia entre control interno y control externo. Así, cuando la persona atribuye aquello que sucede externamente a su comportamiento y percibe que tiene el control sobre las consecuencias externas tendría un locus de control interno. Por otro lado, si cree que lo ocurrido se debe a la suerte, al azar o al destino, es decir, que lo ocurrido es independiente a su comportamiento manifestaría un locus de control externo.

    Por lo tanto, este concepto es bastante importante, ya que si una persona cree que lo que ocurre a su alrededor no depende de él, difícilmente actúe para cambiarlo. Así, se produce una especie de paralización que impide a las personas actuar o alcanzar el objetivo o meta propuestos.

    Existen dos extremos del continuo a lo largo del cual una persona puede situar el ‘lugar de control’ u origen causal de lo que le acontece: el interno y el externo a sí mismo.

    ¿Qué diferencia LC interno de LC externo?

    Como hemos visto anteriormente, si una persona posee un locus de control interno, percibirá la causa del éxito o fracaso como algo interno a sí misma.

    Así, estas personas, en general,confían en sus habilidades, esfuerzos y capacidad de persistencia en una tarea para llegar al resultado deseado. Además, esto les puede inducir a pensar que los resultados a obtener pueden ser controlables, por lo que sería posible intentar llegar a casi cualquier meta.

    Respecto al locus de control externo, la persona suele percibir que los resultados de sus acciones y conductas dependen de causas o factores externos. Por ello, tenderá a asumir que el resultado de sus esfuerzos no dependerá de sí misma.

    Así, las personas con un LC externo desarrollado, tendrán expectativas poco estables y más que esperar un resultado gracias a haber peleado por él, lo esperarán como un anhelo susceptible de cumplirse o no. De esta forma, depositarán probablemente cierta esperanza en que ocurra, aunque sin seguridad de conseguirlo.

    Por ejemplo, en el ámbito de los estudios. Aquellos estudiantes caracterizados por una predominancia de LC interno desarrollaran una alta autoestima y manifestarán expectativas optimistas en cuanto al futuro. En este sentido, su autoestima involucraría sentimientos de autoaceptación y respeto y amor por uno mismo.

    En cambio, los estudiantes con un LC predominantemente externo, atribuirán sus éxitos al destino o a la suerte. Por lo tanto, será difícil que opinen que el éxito depende directamente de ellos y de sus acciones en un determinado momento, lo cual puede conducir a la idea de que no vale la pena planear el futuro.

    Como vemos, la competencia de efectividad -el grado en el que una persona se autovalora como efectiva a la hora de lograr sus metas- está muy ligada a la noción de internalidad. Esto es así porque las atribuciones internas contribuyen más que ninguna otra a aumentar la autoestima.

    fuente : lamenteesmaravillosa.com

    Locus (psicología)

    Locus (psicología)

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    El lugar de control o 1​ de control (LC) es un término psicológico que hace referencia a la percepción que tiene una persona acerca de dónde se localiza el agente causal de los acontecimientos de su vida cotidiana. Es el grado en que un sujeto percibe que el origen de eventos, conductas y de su propio comportamiento es interno o externo a él.2​

    Índice

    1 Descripción

    2 Como rasgo de personalidad

    3 Tipos 4 Evaluación 5 Véase también 6 Referencias 7 Bibliografía 8 Enlaces externos

    Descripción[editar]

    Es una variable que representa la atribución que una persona lleva a cabo sobre si el esfuerzo que realiza es o no contingente a su conducta.3​ No se refiere a la correlación real entre conducta y acontecimiento: la atribución puede o no corresponderse con la realidad, pero lo que cuenta de cara a las expectativas que hace que se despierte en la persona sobre sus posibilidades para influir en el curso de los acontecimientos, es precisamente esa percepción subjetiva.

    Se trata de un factor incluido dentro de los estilos atribucionales, y es una variable continua: la persona puede percibir determinados éxitos o fracasos como resultado de factores internos, como son el esfuerzo personal, la valía, las propias habilidades o la inteligencia, etc., o externos, como la elevada dificultad de la tarea, el azar, la acción de otras personas, etc. Esto está relacionado con el grado de control que percibe sobre los acontecimientos, si puede cambiarlos o no, y por supuesto, incide sobre la autoimagen en términos de autocompetencia, y por tanto, influye en la autoestima.

    Como rasgo de personalidad[editar]

    El LC es un rasgo de personalidad propuesto a partir de la teoría del aprendizaje social por Julian B. Rotter y Murly en 1965, y posteriormente reformulado por Rotter en 1966.

    Después de los trabajos de Rotter el concepto de ha sido refinado por Delroy L. Paulhus. En lugar de tratar el LC como un rasgo unidimensional de la personalidad, este autor analiza su presencia en tres áreas principales de la vida: los logros personales, las relaciones interpersonales y el mundo socio-político.

    Tipos[editar]

    Los dos extremos de locus de control son y , según las siguientes definiciones:

    Locus de control interno: percepción del sujeto de que los eventos ocurren principalmente como efecto de sus propias acciones, es decir, la percepción de que él mismo controla su vida. Tal persona valora positivamente el esfuerzo, la habilidad y responsabilidad personal.Locus de control externo: percepción del sujeto de que los eventos ocurren como resultado del azar, el destino, la suerte o el poder y decisiones de otros. Así, el LC externo es la percepción de que los eventos no tienen relación con el propio desempeño, es decir, que los eventos no pueden ser controlados por esfuerzo y dedicación propia. Tal persona se caracteriza por atribuir méritos y responsabilidades principalmente a otras personas.

    Evaluación[editar]

    La evaluación del Locus de Control, es "una medición de la capacidad de control y autocontrol, hasta qué punto los sujetos logran controlarse ante eventos sociales o de lo contrario cómo son influenciados por estos en su actuar."4​

    Para evaluar el lugar de control se puede utilizar procedimientos de respuesta abierta y procedimientos estructurados.

    En los primeros (procedimientos de respuesta abierta) se trata de formular al niño preguntas y darle libertad para expresarse. Las cuestiones formuladas versarán sobre las causas a las que atribuye determinados sucesos (por ejemplo, suspender o aprobar un examen, fallar o realizar con éxito un ejercicio, ganar o perder un juego, etc.). No se tratará solo de sucesos negativos. Posteriormente, estas respuestas pueden clasificarse dentro de un cuadro de doble entrada, dependiendo de si el locus de control reside en el mismo sujeto o lo atribuye a factores fuera de su voluntad. Obsérvese que la simple adscripción a un factor externo no tiene por qué referirse a falta de control; puede que el niño argumente que ha suspendido un examen por la elevada dificultad de este, pero está dispuesto a remediar la situación la próxima vez. Una respuesta de este tipo habría que situarla en la columna de locus interno.

    Entre los segundos (procedimientos estructurados) existen diversas pruebas para evaluar los estilos atributivos, pruebas que además del locus de control evalúan otras dimensiones, como las Escalas de Lugar de Control en Situaciones Académicas y en Situaciones Interpersonales para niños y adolescentes, específicamente elaboradas por Godoy y colaboradores para valorar la dimensión que nos ocupa. Se puede aplicar a niños y jóvenes entre 8 a 18 años.5​

    Después de las experiencias de vida positivas, las personas suelen desarrollar un LC más interno.2​ Después de las experiencias de vida negativas, las personas tienden a desarrollar un LC más externo.2​ Las personas con un LC más externo tienen más probabilidades de tener síntomas de ansiedad y depresión y desarrollar tales síntomas en el futuro.2​

    Véase también[editar]

    Julian B. Rotter Personalidad Autoestima

    Referencias[editar]

    ↑ , del latín: "lugar".

    ↑ Saltar a:

    Hovenkamp-Hermelink, J.H.M.; Jeronimus, B.F.; Spinhoven, P.; Penninx, B.W.; Schoevers, R.A.; Riese, H. (2019). «Differential associations of locus of control with anxiety, depression and life-events: A five-wave, nine-year study to test stability and change». 253 (1): 26-34. doi:10.1016/j.jad.2019.04.005.

    fuente : es.wikipedia.org

    ¿Qué es el locus de control?

    ¿Has oído hablar del locus de control y su influencia en la personalidad? El locus de control (interno o externo) determina cómo valoramos nuestras capacidades.

    Psicología Artículo revisado

    ¿Qué es el locus de control?

    ¿Qué es el locus de control? ¿Has oído hablar del locus de control y su influencia en la personalidad?

    Jonathan García-allen

    11 julio, 2015 - 18:38 — Actualizado 25 septiembre, 2022 - 21:05 CEST

    @[email protected]#=img=# Pixabay

    El locus de control es un tema ampliamente usado en psicología, y afecta al punto de vista de un individuo y a la manera que este tiene de interactuar con el entorno. Por ello, se trata de un concepto de fundamental importancia en todo proceso de psicoterapia, ya que influye en el modo en el que los pacientes que van al psicólogo interpretan sus progresos o sus errores en lo relativo al problema que les ha llevado a buscar ayuda profesional. Y es que, en cierto sentido, el locus de control está muy vinculado a la autoestima, así como al bienestar emocional general.

    Por todo ello, aquí veremos en qué consiste el locus de control y cómo nos afecta independientemente de si hemos desarrollado o no una psicopatología.

    ¿Qué es el locus de control?

    Rotter, en 1966, propuso el “locus de control” como un rasgo de personalidad en su Teoría del Aprendizaje Social.

    “Si la persona percibe que el acontecimiento es contingente con su conducta o sus propias características relativamente permanentes, se ha dicho que es una creencia en el control interno”; en cambio, “cuando un refuerzo es percibido como siguiendo alguna acción personal, pero no siendo enteramente contingente con ella, es típicamente percibido, en nuestra cultura, como el resultado de la suerte, y en este sentido se ha dicho que es una creencia en el control externo”.

    Según la Teoría del Aprendizaje Social de Rotter, anterior a la Albert Bandura, la conducta humana tiene lugar con una continua interacción entre los determinantes cognitivos, conductuales y ambientales. Por tanto, la percepción de control o no control que una persona tiene sobre los eventos que ocurren a su alrededor, son importantes para el curso de su propia vida.

    El locus de control es una variable de la personalidad, relativamente estable, que representa la atribución que una persona lleva a cabo sobre si el esfuerzo que realiza es o no contingente a su conducta. Existen dos extremos del continuo: locus de control interno y locus de control externo.

    El locus de control interno ocurre en caso de que un individuo perciba que el evento reforzador en concreto es contingente con su propia conducta. Es decir, que la persona percibe que lo que ha ocurrido externamente es gracias a su comportamiento y tiene control sobre las consecuencias externas. Por ejemplo, una persona con locus de control interno atribuye su felicidad a sí mismo. Si quiere ser feliz, puede trabajar en ello.

    El locus de control externo sucede cuando el individuo percibe que un evento externo ha ocurrido de manera independiente a su comportamiento. Por tanto, el individuo asocia al azar, a la suerte o al destino, el acontecimiento que ha ocurrido. Por ejemplo, una persona con locus de control externo atribuye su felicidad a otra persona o a la situación.

    Locus de control y desarrollo personal

    Este concepto es importante, ya que si una persona piensa que lo que ocurre a su alrededor no depende de él, es posible que no actúe para cambiarlo. Por ejemplo, si una persona piensa que no tiene control sobre la elección del partido político que va a gobernar en su país, es posible que no haga nada para cambiarlo, ni siquiera ejercer su derecho a voto. En cambio, si una persona piensa que su voto será importante para la elección de un nuevo gobierno, es posible que esté motivado para cambiar el panorama político e, incluso, pueda salir a manifestarse.

    La sensación de no poder controlar un evento genera frecuentemente un estado de paralización que inhabilita a las personas para alcanzar las metas propuestas.

    El locus de control interno también es un aspecto importante para el desarrollo personal, ya que una persona con locus de control interno cree en sus posibilidades frente a lo que ocurre externamente y sabe que esforzándose al máximo llegará lejos.

    NEWSLETTER PYM

    NEWSLETTER PYM La pasión por la psicología también en tu email

    Únete a nuestra comunidad para recibir nuevos artículos y contenidos exclusivos

    Suscribiéndote aceptas la política de privacidad

    Indefensión aprendida: locus de control externo

    En nuestro artículo “La indefensión aprendida: ahondando en la psicología de la víctima” explicamos el fenómeno de la indefensión aprendida. Según César Ojeda, la indefensión aprendida “hace referencia a la condición en la cual una persona o animal se inhibe ante situaciones aversivas o dolorosas cuando las acciones para evitarlo no han sido fructíferas, terminando por desarrollar pasividad ante las mismas”.

    Por tanto, la indefensión aprendida podría ser consecuencia de que el individuo haya aprendido a comportarse de manera pasiva, al percibir que no puede hacer nada para cambiar una situación negativa a pesar de que existen posibilidades reales para el cambio. La consecuencia directa de esta atribución, es la pérdida de respuesta de afrontamiento.

    La indefensión aprendida es un concepto muy utilizado en psicología clínica, ya que está íntimamente asociado a estados depresivos. Son varios estudios los que aceptan esta hipótesis, por ejemplo, este estudio de la Universidad Católica de Chile que demuestra que los pacientes con depresión y ansiedad puntúan más bajo en la Escala de Locus de Control de Rotter. Es decir, que las propensas a la depresión y la ansiedad tienden hacia el locus de control externo.

    fuente : psicologiaymente.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 1 month ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder