if you want to remove an article from website contact us from top.

    se firmó en 1919, donde alemania fue obligada a reducir su ejército, entregar las naves mercantes y su flota naval a los aliados, a suprimir su servicio militar, devolver prisioneros, así como pagar una elevada cantidad de dinero como reparación del daño al ser considerada la culpable del inicio de la gran guerra.

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga se firmó en 1919, donde alemania fue obligada a reducir su ejército, entregar las naves mercantes y su flota naval a los aliados, a suprimir su servicio militar, devolver prisioneros, así como pagar una elevada cantidad de dinero como reparación del daño al ser considerada la culpable del inicio de la gran guerra. de este sitio.

    Tratado de Versalles (1919)

    Tratado de Versalles (1919)

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    «Tratado de Versalles» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Tratado de Versalles (desambiguación).

    Tratado de Versalles de 1919

    '

    Copia inglesa del Tratado

    Firmado 28 de junio de 1919

    Versalles (Francia)

    En vigor 10 de enero de 1920

    Vigencia 1 de mayo de 1983

    Condición Ratificado por la República de Weimar y tres de los principales países aliados.

    Firmantes Aliados: Francia Reino Unido

    Potencia central:

    Alemania

    Otros firmantes:

    Reino de Italia Australia Bélgica Bolivia Brasil Canadá República de China Cuba Ecuador Reino de Grecia Guatemala Haití Hiyaz Honduras Imperio de Japón Liberia Nicaragua Panamá Perú Polonia Portugal Reino de Rumanía Unión Sudafricana India británica Siam Uruguay Nueva Zelanda

    Depositario Gobierno de Francia

    Idiomas Francés, inglés y alemán

    Texto completo en Wikisource

    [editar datos en Wikidata]

    8:19

    El Tratado de Versalles fue un tratado de paz que se firmó en dicha ciudad al final de la Primera Guerra Mundial por más de cincuenta países.1​ Este tratado puso fin a lo que sería "la última guerra", trató de limitar futuras aventuras militares por parte de Alemania. Terminó oficialmente con el estado de guerra entre la Alemania del segundo Reich y los Aliados de la Primera Guerra Mundial. Fue firmado el 28 de junio de 1919 en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, exactamente cinco años después del atentado de Sarajevo en el que fue asesinado el archiduque Francisco Fernando, (en alemán: Franz Ferdinand) el principal gatillante de la Primera Guerra Mundial. A pesar de que el armisticio fue firmado meses antes (11 de noviembre de 1918) para poner fin a las hostilidades en el campo de batalla, se necesitaron seis meses de negociaciones en la Conferencia de Paz de París para concluir el tratado de paz. El Tratado de Versalles entró en vigor el 10 de enero de 1920.

    De las muchas disposiciones del tratado, una de las más importantes y controvertidas estipulaba que las Potencias Centrales (Alemania y sus aliados) aceptasen toda la responsabilidad moral y material de haber causado la guerra y, bajo los términos de los artículos 231-248,2​ deberían desarmarse, realizar importantes concesiones territoriales a los vencedores y pagar exorbitantes indemnizaciones económicas a los Estados victoriosos. El Tratado de Versalles fue socavado tempranamente por acontecimientos posteriores a partir de 1922 y fue ampliamente violado en Alemania en los años treinta con la llegada al poder de Adolf Hitler.

    Alemania liquidó el pago de las reparaciones de guerra en 1983, pero todavía quedaba pendiente el abono de los intereses generados desde la aprobación del tratado, que ascendían a 125 millones de euros (cambio de 2010). Dichos intereses no podían ser abonados hasta que Alemania estuviese reunificada, dándosele para ello 20 años a partir de ese momento. Por aquellos días, se creía que nunca iban a ser abonados, pero tras procederse a la reunificación del país, se fijó el 3 de octubre de 1990 como fecha de inicio de esos 20 años. Finalmente, Alemania liquidó totalmente las reparaciones de guerra el 3 de octubre de 2010.3​4​

    Índice

    1 Historia

    2 Estructura del tratado

    2.1 Cláusulas territoriales

    2.2 Cláusulas militares

    2.3 Cláusulas morales y políticas

    2.4 Cláusulas económicas

    2.5 Cláusulas laborales

    3 Recepción y consecuencias

    4 Tratados relacionados

    5 Referencias 6 Bibliografía 7 Enlaces externos

    Historia[editar]

    Artículos principales: y .

    Firma del Tratado en la sala de los Espejos del palacio de Versalles el 28 de junio de 1919

    Al finalizar la Primera Guerra Mundial y entrar en vigor el armisticio, los aliados (Tercera República Francesa, el Reino Unido y los Estados Unidos, así como representantes de sus aliados durante la guerra) se reunieron en la Conferencia de Paz de París para acordar los términos de la paz con Alemania (por aquel entonces ya la casi consolidada República de Weimar), el desaparecido Imperio austrohúngaro (entonces ya dividido en la Primera República de Austria, el Reino de Hungría y la Primera República Checoslovaca, así como pérdidas territoriales a favor del Reino de Rumanía, el Reino de Italia y los nuevos Estados de la Segunda República Polaca y el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos), el Imperio otomano (ya en plena partición) y el Reino de Bulgaria. Los aliados redactaron y firmaron tratados por cada una de las potencias vencidas; el Tratado de Versalles fue el que se le impuso al Imperio alemán.

    La guerra se desarrolló en todo el mundo, siendo en Oceanía poco importantes las operaciones, en África más extendidas, mientras que en Asia y Europa fueron particularmente intensas.

    fuente : es.wikipedia.org

    Alejandro Quiroga: "Primo de Rivera fue muy inteligente a la hora de ganarse apoyos"

    A finales de 1918, los super­vivientes del ejército alemán regresaban a sus hogares tras la Primera Guerra Mundial. Desfilaban por las calles de sus ciudades

    Alejandro Quiroga: "Primo de Rivera fue muy inteligente a la hora de ganarse apoyos"

    ENTREVISTA

    Alejandro Quiroga: "Primo de Rivera fue muy inteligente a la hora de ganarse apoyos" ENTREVISTA El historiador y politólogo Alejandro Quiroga firma una ambiciosa biografía de Miguel Primo de Rivera, el primer dictador español del siglo XX

    El dictador español Miguel Primo de Rivera hacia 1930

    Imagno/Getty Images

    Francisco Martinez Hoyos

    12/11/2022 07:00Actualizado a 14/11/2022 08:45

    Aunque parezca que se ha escrito de todo, en Historia aún quedan huecos incomprensibles. Miguel Primo de Rivera fue el primer dictador español del siglo XX, pero aún no tenía una biografía de alto nivel, basada en una amplia investigación archivística. Este vacío lo ha cubierto Alejandro Quiroga en (Crítica, 2022), en la que pasa revista a todos los mitos que rodean a su personaje.

    El militar jerezano no fue el gobernante paternalista y bonachón que muchos imaginan, sino un político astuto e implacable que no dudó en inspirarse en el fascismo de Mussolini. Dijo a todo el mundo lo que quería oír y llevó una trayectoria errática en la que el autoritarismo se mezclaba a menudo con la excentricidad.

    El historiador y politólogo Alejandro Quiroga, autor de una biografía sobre el dictador Miguel Primo de Rivera.

    Cortesía de Crítica

    Primo fue el creador en España del populismo de derechas. Estaba convencido de que era un héroe que había entregado su vida por la patria, por lo que no dudó de que merecía todos los homenajes que se le tributaban. Su régimen se presentaba a sí mismo como una alternativa regeneracionista, siempre con el objetivo de defender a la gente común frente a la oligarquía liberal. Su discurso era, en este sentido, claramente antipolítico. Los profesionales de la vida pública constituían, a su juicio, una casta a la que había que combatir para salvar a la nación.

    El dictador, lo mismo que hará Franco algunos años después, se imaginaba a sí mismo como la figura providencial que iba a poner orden en un mundo desquiciado. Esa era la teoría. La práctica consistió en represión y una propaganda que falseaba sistemáticamente la realidad. Aprovechamos la salida del libro para plantearle a Alejandro Quiroga algunas cuestiones.

    Lee también

    Miguel Primo de Rivera y Mussolini: semejanzas y diferencias de dos sistemas

    SERGIO SÁNCHEZ COLLANTES

    Primo de Rivera cuidó mucho la manipulación de la prensa. ¿Podemos situarle como precursor de las y los denominados “hechos alternativos”?

    En cierto modo sí, en tanto en cuanto fomentó que se propagaran noticias que sabía que no eran verdaderas y alentaba el uso de la “imaginación” a la hora de hacer propaganda del régimen y de España en el extranjero, para intentar acabar con la leyenda negra. También alentó el uso de información falsa a la hora de enseñar historia de España.

    La gran diferencia, claro está, la encontramos en los medios de la época y la capacidad más reducida de estos para propagar la información. Además, en los años veinte, la diseminación de información era casi exclusivamente de arriba abajo, mientras que hoy la cosa es distinta.

    El rey Alfonso XIII en un acto militar en Barcelona.

    LV

    En la propaganda del régimen destaca un elemento, el de la “campechanía” del dictador. ¿Cómo es posible que un personaje mujeriego y ludópata, amigo de las declaraciones extravagantes, pudiera convertirse en una figura carismática?

    La imagen del dictador campechano intentaba presentar a Primo como un hombre cercano al pueblo, precisamente para reforzar el vínculo entre el mandatario y sus subordinados. Pero la propaganda primorriverista también lo presentó como un buen católico, un hombre de familia, un trabajador infatigable y un padre patriota que laboraba para los españoles. Las aficiones al juego y a las mujeres nunca formaron parte del discurso oficial, aunque algunos de sus amigos sí hablaron de estas en biografías del dictador.

    Usted señala que Primo tenía una mentalidad de “político de café”. ¿A qué se refiere?

    Así lo definió Salvador de Madariaga, por sus actitudes antiintelectuales y sus grandes dosis de demagogia. En el fondo, lo que Primo detestaba era que las soluciones que los intelectuales y los expertos técnicos daban a situaciones complejas chocaban con su visión vehemente y simplista de cómo resolver diferentes problemas.

    Lee también

    Las pandemias y la tentación del autoritarismo

    FRANCISCO MARTÍNEZ HOYOS

    ¿Cómo se puede ser, a la vez, un político de café y un político inteligente, como usted lo define?

    Creo que no están reñidos. Primo fue muy inteligente al leer los diversos momentos políticos por los que atravesaban España y Europa, comprendió muy bien los contextos históricos en los que vivía, en particular los cambios que traía la Primera Guerra Mundial en el ámbito sociopolítico. También fue muy inteligente a la hora de ganarse apoyos muy diversos para su golpe de Estado. Además, el uso moderno de los medios de comunicación nos habla de un personaje muy listo en la comprensión de la comunicación política. Otra cosa es que sus propuestas para asuntos complejos no fueran especialmente elaboradas.

    fuente : www.lavanguardia.com

    Tratado de Paz de Versalles (1919) en español

    El Tratado de Versalles es un tratado de paz firmado el 28 de junio de 1919 entre los Países Aliados y Alemania en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles que puso fin oficialmente a la Primera Guerra Mundial (llamada entonces La Gran Guerra). Entró en vigor el 10 de enero de 1920.

    Tratado de Paz de Versalles (1919) en español

    dipublico 06/06/2010 Documentos Históricos 323,797 Vistas

    El Tratado de Paz de Versalles es un tratado de paz firmado el 28 de junio de 1919 entre los Países Aliados y Alemania en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles que puso fin oficialmente a la Primera Guerra Mundial (llamada entonces La Gran Guerra). Entró en vigor el 10 de enero de 1920.

    Estructura del Tratado

    – Parte I El Pacto de la SDN (artículos 1 al 26 y anexo).

    – Parte II Las Fronteras de Alemania (artículos 27 al 30).

    – Parte III cláusulas para Europa (artículos 31 al 117 y anexos).

    – Parte IV Derechos e intereses alemanes fuera de Alemania (artículos 118 al 158 y anexos).

    – Parte V Cláusulas militares, navales y aéreas (artículos 159 al 213).

    – Parte VI Prisioneros de guerra y cementerios (artículos 214 al 226).

    – Parte VII Sanciones (artículos 227 al 230).

    – Parte VIII Reparaciones (artículos 231 al 247 y anexos).

    – Parte IX Cláusulas financieras (artículos 248 al 263).

    – Parte X Cláusulas económicas (artículos 264 al 312).

    – Parte XI Navegación aérea (artículos 313 al 320 y anexos).

    – Parte XII Puertos, vías marítimas y vías férreas (artículos 321 al 386).

    – Parte XIII Organización Internacional del Trabajo (artículos 387 al 399).

    – Procedimientos (artículos 400 al 427 y anexo).

    – Parte XIV Garantías (artículos 428 al 433).

    – Parte XV Previsiones, misceláneas (artículos 434 al 440 y anexo).

    ____________ Junio 28, 1919

    PACTO DE LA SOCIEDAD DE LAS NACIONES.

    Las altas partes contratantes, considerando que a fin de desarrollar la cooperación entre las naciones y garantizarles la paz y la seguridad, importa aceptar ciertas obligaciones de no recurrir a la guerra, mantener a plena luz relaciones internacionales fundadas sobre la justicia y el honor, observar rigurosamente las prescripciones del derecho internacional reconocidas de hoy en adelante como regla de conducta efectiva de los gobiernos, hacer reinar la justicia y respetar escrupulosamente todas las obligaciones de los tratados en las relaciones mutuas de los pueblos organizados.

    Adoptan el presente pacto que instituye la sociedad de las naciones.

    Art. 1° –– Son miembros originarios de la Sociedad de las Naciones, aquellos signatarios cuyos nombres figuran en el anexo al presente pacto, como asimismo los Estados igualmente nombrados en el anexo que hubieran adherido al presente pacto sin ninguna reserva por una declaración depositada en la secretaría dentro de los 2 meses de la entrada en vigor del pacto y cuya notificación se hará a los demás miembros de la sociedad.

    2. –– Todo Estado, Dominio o Colonia que se gobierne libremente y que no está designado en el anexo, puede llegar a ser miembro de la sociedad si su admisión es acordada por los dos tercios de la asamblea, siempre que dé garantías efectivas de su intención sincera de observar sus compromisos internacionales y que acepte el reglamento establecido por la sociedad en lo concerniente a sus fuerzas y a sus armamentos militares, navales y aéreos.

    3. –– Todo miembro de la sociedad puede retirarse de la sociedad previo aviso de dos años, a condición de que hasta ese momento haya cumplido todas sus obligaciones internacionales, inclusive las del presente pacto.

    Art. 2° –– La acción de la sociedad, tal como está definida en el presente pacto, se ejerce por medio de una asamblea y de un consejo, secundadas por una secretaría permanente.

    Art. 3° –– 1. La asamblea se compone de representantes de los miembros de la sociedad.

    2. –– Ella se reúne en épocas determinadas y en cualquier otro momento, si las circunstancias lo requieren, en la sede de la sociedad o en cualquier otro lugar que pueda ser designado.

    3. –– La asamblea entiende en toda cuestión que entre en la esfera de acción de la sociedad o que afecte la paz del mundo.

    4. –– Cada miembro de la sociedad no puede tener más de tres representantes en la asamblea y sólo dispone de un voto.

    Art. 4° –– 1. El consejo se compone de representantes de las principales Potencias Aliadas y asociadas, así como de representantes de otros cuatro miembros de la sociedad. Estos cuatro miembros de la sociedad serán designados libremente por la asamblea y en las épocas que crea conveniente. Hasta la primera designación por la asamblea, serán miembros del consejo los representantes de Bélgica, Brasil, España y Grecia.

    2. –– Con aprobación de la mayoría de la asamblea el consejo puede designar otros miembros de la sociedad cuya representación en lo futuro será permanente en el consejo. Con igual aprobación puede aumentar el número de los miembros de la sociedad a elegir por la asamblea para ser representados en el consejo.

    2 bis (1). –– La asamblea por mayoría de dos tercios determina las reglas concernientes a las elecciones de los miembros no permanentes del consejo y, en particular, las relativas a la duración de su mandato y las condiciones de reelegibilidad.

    3. –– El consejo se reúne cuando las circunstancias lo exigen, y por lo menos una vez por año, en la sede de la sociedad o en cualquier otro lugar que se designe.

    4. –– El consejo entiende en toda cuestión que entre en la esfera de acción de la sociedad o que afecte la paz del mundo.

    5. –– Todo miembro de la sociedad no representado en el consejo será invitado a enviar un representante para participar en él cuando una cuestión que le interese particularmente sea sometida al consejo.

    fuente : www.dipublico.org

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 9 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder