if you want to remove an article from website contact us from top.

    qué relación tiene la agricultura con el surgimiento de la civilización mesoamericana

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga qué relación tiene la agricultura con el surgimiento de la civilización mesoamericana de este sitio.

    Historia. Quinto grado

    La agricultura en Mesoamérica

    Uno de los secretos del progreso de la agricultura fue la selección de las semillas. Los primeros campesinos escogían los granos más sanos y más grandes y los volvían a sembrar.

    Así se fue mejorando el rendimiento de las cosechas. La ilustración te muestra el aumento en el tamaño de la mazorca del maíz en Mesoamérica, desde que era una planta silvestre hasta la que se cultivaba antes de la llegada de los españoles.

    La agricultura se desarrolló en Mesoamérica con lentitud. En una primera etapa, el cultivo de la tierra se combinó con la caza y la recolección y los grupos humanos no se volvieron del todo sedentarios. Sembraban superficies pequeñas y regresaban a ellas en la época de cosecha.

    Fue hace unos 5 mil años cuando la agricultura se convirtió en la actividad principal de los habitantes de Mesoamérica y las aldeas se multiplicaron en la región. Al principio casi todas las aldeas eran muy pequeñas, formadas por unas cuantas familias, pero al paso del tiempo algunas prosperaron y llegaron a tener varios cientos de habitantes.

    Este grabado rupestre es una de las más antiguas representaciones del arado.

    Una de las razones del progreso y la extensión de la agricultura en Mesoamérica fue la variedad de vegetales silvestres que nuestros antepasados aprendieron a cultivar. Probablemente los primeros fueron la calabaza y el aguacate y poco tiempo después se sembraban también maíz, chile y amaranto. El frijol fue el último en ser cultivado.

    ACTIVIDAD

    En un planisferio localiza las siguientes regiones: norte de África, Europa, China, India, Mesoamérica y América del Sur y dibuja los productos que se cultivaban en cada una cuando el hombre aprendió la agricultura.

    Actualmente esos productos se cultivan en muchas partes del mundo.

    ¿Cuáles se cultivan en nuestro país?

    ¿Cómo crees que llegaron a México, si no se cultivaban originalmente en nuestro territorio?

    ¿Cuántos granos de maíz se obtienen al sembrar una semilla?

    Investiga y experimenta.

    fuente : bibliotecadigital.ilce.edu.mx

    Agricultura en Mesoamérica

    Agricultura en Mesoamérica

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    El maíz es el cultivo que más tuvo una estrecha relación con la vida en Mesoamérica

    Mesoamérica fue siempre un territorio muy y por los temporales y por su agradable clima, situación que propició la aparición de la agricultura como forma de vida sedentaria en este territorio, que comprende la mitad meridional de México, los territorios de Guatemala, El Salvador y Belice, así como el occidente de Honduras

    Ningún cultivo tuvo tan estrecha relación con la vida como el maíz, que se extendió desde Canadá hasta las pampas chilenas. El maíz se empezó a cultivar en el valle de Cholula, en lo que hoy es Puebla, hace alrededor de siete u ocho mil años,1​ sobre el 5000 a. C.

    La coa, un palo con extremo puntiagudo,2​ fue uno de los primeros instrumentos empleados para el cultivo de maíz. En ocasiones era necesario talar la vegetación y algunos árboles maduros, a fin de conseguir una mejor cosecha. Existían diversas técnicas de cultivo utilizadas hasta la fecha, como la roza, que consistía en limpiar la tierra, y las terrazas, áreas cultivadas sobre una ladera retenidas por un pequeño muro. En cambio, las chinampas usadas en el valle de México tenían un sofisticado sistema que permitía a los campesinos aprovechar el suelo de las zonas lacustres de forma intensiva. La propiedad de la tierra fue en un principio comunal, antecedente directo de los actuales tejidos, aunque posteriormente pasó a propiedad del Estado teocrático. Los calpullis mexicas eran habitados por los macehuales, quienes tenían la obligación de trabajar la tierra para su subsistencia y pagar tributo al jefe de cada barrio.

    Cada terreno cultivable era otorgado a los naturales del barrio, pero podían rentarse con la condición que los arrendatarios fueran naturales de la misma localidad. La nobleza heredaba a sus hijos las tierras de su posesión y al extinguirse la línea pasaba a manos del tlatoani. Las tierras fueron:

    Teopantlalli, para la manutención de los sacerdotes.

    Tlatocatlalli, para los gastos del palacio.

    Tecpantlalli, para pagar a los criados del palacio.

    Tecuhtlatoque, de cuyo producto se pagaba a los jueces.

    Michmalli, para abastecer a las tropas en campaña.

    Yoatlalli, tierras ganadas en la lucha.

    Tlatocanlli, destinada a los nobles.

    Tlamilli, para la familia del macehual.

    Altepetalli, para la comunidad en general.

    Otras plantas cultivadas en el territorio mesoamericano fueron la calabaza, el chayote, el epazote, el huatli, el camote, la mandioca, la jícama, la vainilla, el algodón y el tabaco.

    Véase también[editar]

    Historia de la agricultura

    Mesoamérica fue siempre un territorio muy fértil y favorecido por los temporales y por su agradable clima, situación que propició la aparición de la agricultura como forma de vida sedentaria en este territorio, que comprende la mitad meridional de México, los territorios de Guatemala, El Salvador y Belice, así como el occidente de Honduras, Nicaragua y Costa Rica

    Ningún cultivo tuvo tan estrecha relación con el desarrollo de la vida mesoamericana como el maíz y uva , que se extendió desde Canadá hasta las pampas chilenas. El maíz se empezó a cultivar en el valle de Tehuacán, en lo que hoy es Puebla, hace alrededor de siete1 u ocho mil años,2 sobre el 5000 a. C.

    La coa, un palo con extremo puntiagudo,3 fue uno de los primeros instrumentos empleados para el cultivo de maíz. En ocasiones era necesario talar la vegetación y algunos árboles maduros, a fin de conseguir una mejor cosecha. Existían diversas técnicas de cultivo utilizadas hasta la fecha, como la roza, que consistía en limpiar la tierra, y las terrazas, áreas cultivadas sobre una ladera retenidas por un pequeño muro. En cambio, las chinampas usadas en el valle de México tenían un sofisticado sistema que permitía a los campesinos aprovechar el suelo de las zonas lacustres de forma intensiva. La propiedad de la tierra fue en un principio comunal, antecedente directo de los actuales tejidos, aunque posteriormente pasó a propiedad del Estado teocrático. Los calpullis mexicas eran habitados por los macehuales, quienes tenían la obligación de trabajar la tierra para su subsistencia y pagar tributo al jefe de cada barrio.

    Cada terreno cultivable era otorgado a los naturales del barrio, pero podían rentarse con la condición que los arrendatarios fueran naturales de la misma localidad. La nobleza heredaba a sus hijos las tierras de su posesión y al extinguirse la línea pasaba a manos del tlatoani. Las tierras fueron:

    1.-Teopantlalli, para la manutención de los sacerdotes. 2.-Tlatocatlalli, para los gastos del palacio. 3.-Tecpantlalli, para pagar a los criados del palacio. 4.-Yoatlalli, tierras ganadas en la lucha. 5.-Teopantlalli, para la manutención de los sacerdotes 6.-Yoatlalli, tierras ganadas en la lucha. 7.-Tlatocanlli, destinada a los nobles. 8.-Teopantlalli, para la manutención de los sacerdotes 9.-Altepetalli, para la comunidad en general.

    Otras plantas cultivadas en el territorio mesoamericano fueron la calabaza, el chayote, el epazote, el huautli, el camote, la mandioca, la jícama, la manzanilla, el algodón y el tabaco.

    Referencias[editar]

    Mg : Ronald Ramírez Olano ( 2016) "Sobre la agrucultura y su historia facetas del hombre "

    ↑ Treviño, Héctor (1997). Historia de México. México: Castillo.

    fuente : es.wikipedia.org

    La agricultura en Mesoamérica

    Se analizan aquí dos aspectos que guardan estrecha relación con la agricultura como son el calendario y la propiedad de la tierra.

    Un sacerdote ataviado con lo que parece ser un tocado de cocodrilo (¿la tierra?) arroja semillas que toma de una bolsa. Mural 2, cuarto 2, Tepantitla. Teotihuacan, Estado de México. Foto: Oliver Santana / Raíces

    Un sacerdote ataviado con lo que parece ser un tocado de cocodrilo (¿la tierra?) arroja semillas que toma de una bolsa. Mural 2, cuarto 2, Tepantitla. Teotihuacan, Estado de México. Foto: Oliver Santana / Raíces

    Un sacerdote ataviado con lo que parece ser un tocado de cocodrilo (¿la tierra?) arroja semillas que toma de una bolsa. Mural 2, cuarto 2, Tepantitla. Teotihuacan, Estado de México. Foto: Oliver Santana / Raíces

    MÉXICO ANTIGUO

    LA AGRICULTURA EN MESOAMÉRICA

    EDUARDO MATOS MOCTEZUMA

    Se analizan aquí dos aspectos que guardan estrecha relación con la agricultura como son el calendario –las temporadas de secas y de lluvia permitían programar la preparación de la tierra para el cultivo, el momento propicio para la siembra, el cuidado y crecimiento de las plantas, etc.– y la propiedad de la tierra –tema sobre el que hay pocos datos.

    El descubrimiento de la agricultura por el hombre hace ya varios miles de años dio paso a un cambio cualitativo en el proceso de desarrollo de las sociedades, ya que trajo nuevas formas de asentamiento como el sedentarismo, surgimiento de las primeras aldeas, y una organización social específica en la que tanto el chamán como el líder del grupo cobraron importancia. Se crearon nuevos instrumentos y técnicas para el cultivo y surgió algo muy importante: la deificación del agua y la tierra como elementos fecundadores que permitían el nacimiento de las plantas. La observación cotidiana del hombre campesino lo llevó a conocer la naturaleza circundante y a establecer un calendario basado en las temporadas de secas y de lluvias y también en el movimiento solar.

    Debieron de pasar algunos milenios para que se produjera un nuevo cambio al conformarse Mesoamérica y darse la aparición de sociedades complejas cuyos albores los vemos con la sociedad olmeca. Esto trajo aparejado el surgimiento del Estado, caracterizado por poseer un territorio y por la concentración de habitantes en ciudades, con toda su complejidad social, económica, política y religiosa. Estos centros podían variar entre grandes urbes como Teotihuacan, en las que la gran mayoría de la población –menos la campesina– estaba concentrada en su interior, o sitios parcialmente concentrados con moradores dispersos a su alrededor, como fue el caso de muchos sitios mayas. Lo importante de esto es que el poder económico, político, social y religioso residía en estos centros. Todos ellos se sustentaban económicamente gracias a varios factores: la producción agrícola, por un lado, y la guerra, por el otro, que podía darse por distintas causas, aunque aquí nos interesan aquellas que permitían requerir un tributo al pueblo vencido, a la vez que se hacían de tierras y de mano de obra enemiga. En estos casos, estamos ante estados imperialistas que rebasaban los límites de sus propios territorios para apropiarse de los de otros estados.

    Un componente más, el comercio, se establecía tanto al interior de las ciudades, con mercados locales y regionales para la distribución de los productos, como a larga distancia, para intercambiar productos con otros Estados.

    Matos Moctezuma, Eduardo,  “La agricultura en Mesoamérica”, Arqueología Mexicana, núm. 120, pp. 28-35.

    Eduardo Matos Moctezuma. Maestro en ciencias antropológicas, especializado en arqueología. Fue director del Museo del Templo Mayor, INAH. Miembro de El Colegio Nacional. Profesor emérito del INAH

    Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-la-agricultura-en-mesoamerica-AM120

    arqueomex120Mesoaméricaagriculturaplantasalimentaciónmaízeconomíacosmovisióncalendariopropiedadcomercio

    NÚMERO VIGENTE Edición 178 Enero-Febrero 2023 ! Adquiérela ! Impresa Digital

    Malinalco

    Estado de México

    CONOCE NUESTROS CONTENIDOS DIGITALES

    CONOCE NUESTROS CONTENIDOS DIGITALES

    PUBLICACIONES RECIENTES

    LA PIEDRA DE ROSETTA

    SACRIFICIO DE ANIMALES PARA EL DIOS DE LA LLUVIA

    fuente : arqueologiamexicana.mx

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 5 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder