if you want to remove an article from website contact us from top.

    porque es importante mantener hábitos de higiene en la preparación de nuestros alimentos

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga porque es importante mantener hábitos de higiene en la preparación de nuestros alimentos de este sitio.

    Higiene Alimentaria y su importancia

    Son muchas las personas que contribuyen en el día a día para una correcta higiene alimentaria y evitar enfermedades. 👆 Aprende más aquí.

    CATEGORÍAS CONSEJOS POSTED ON 27 DICIEMBRE, 2020

    Higiene Alimentaria y su importancia

    BUSCAR NEWSLETTER

    Usaremos la dirección de correo electrónico para enviarte la newsletter del blog e información de nuestros cursos.

    ARCHIVO

    Cuando pensamos en higiene alimentaria, quizás nos viene a la mente el lavado y el trato correcto de los alimentos para poder comerlos. Y es que, si un alimento está contaminado puede causarnos enfermedades.

    Aun así, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta higiene comprende todas las medidas de salubridad de los alimentos. Desde su etapa de producción hasta el consumo humano.

    En este sentido, podemos reconocer que son muchas las personas que contribuyen en el día a día para que nuestros alimentos posean una correcta higiene. Y de esta manera, poder disfrutarlos con la mejor prevención ante los peligros.

    Sin embargo, manipular alimentos es una actividad que hacemos prácticamente a diario en nuestros hogares o en el trabajo. Para ello tenemos el Curso de Manipulador de Alimentos, en el cuál podrás reforzar los hábitos de higiene alimentaria gratis y online.

    Cómo ocurre la contaminación en los alimentos

    Por otro lado, la mala higiene de los alimentos ha representado un inconveniente significativo durante la historia humana. Este descuido, ha sido foco de enfermedades, epidemias, muertes, y muchas de estas persisten en la actualidad.

    Como resultado, surge la necesidad de entender el por qué de una correcta higiene alimentaria. Así como las medidas que se deben tomar durante la cadena de distribución de los alimentos y sus contaminantes, que pueden ser:

    De origen: Se da durante el proceso de producción. Puede ser algún objeto presente dentro de los alimentos o residuos sobre el mismo.Directa: Es una de las maneras más comunes y ocurre por contacto directo durante la manipulación de los alimentos. Puede ser por un estornudo o toser cerca, hasta tocar la comida con las manos sucias.Cruzada: Sucede cuando se utilizan superficies y utensilios que no se han limpiado o desinfectado debidamente para manipular otros alimentos. Por ejemplo usar una tabla para cortar lechuga donde previamente manipulaste carne de vacuno.

    Igualmente, podemos identificar como principales fuentes contaminantes: basura, plagas de animales, la propia carencia de higiene por quien manipula los alimentos, condiciones insalubres en los locales. Así como herramientas y utensilios de cocina sin limpieza adecuada.

    La contaminación de alimentos puede ser perjudicial para la salud. Esto suele ocurrir de forma accidental y es en este sentido donde radica la importancia de mantener medidas para poder tratar con los mismos.

    Medidas de Higiene Alimentaria

    Para evitar afecciones futuras por el consumo de alimentos insalubres, es trascendental prevenirlo con la práctica de:

    Higiene personal: Lavado de manos con agua y jabón antes y después de estar en contacto con los alimentos. Igualmente, ducharse y mantener las uñas cortas y limpias.Buen estado de salud: Estar seguros de que no poseemos ninguna enfermedad estomacal, respiratoria o heridas.Vestimenta adecuada: Utilizar indumentaria de color blanco preferiblemente para comprobar el estado de limpieza que posee con facilidad.Equipos, utensilios e instalaciones higienizados: limpiar y desinfectar en varias ocasiones diariamente.Ambiente óptimo: El lugar para la preparación de alimentos debe estar ventilado, con suficiente iluminación, así como seguro y libre de insectos.

    Por consiguiente, mantener buenas prácticas de higiene alimentaria, no solo mejorará nuestra calidad de alimentación sino que repercutirá en nuestra salud. Es por ello que si trabajas en el área de la hostelería y gastronomía necesitarás un certificado de manipulador de alimentos.

    También desde casa, evitarás ciertos fallos que por despiste pueden ocasionar enfermedades accidentalmente a ti o a tus familiares. Y tú, ¿Ya conocías estas medidas? Si es así dinos qué otras sueles poner en práctica en el hogar o en el trabajo.

    Volver al blog

    fuente : www.formate.es

    Higiene de los alimentos

    Así como son importantes los hábitos de higiene personal, la higiene de los alimentos es uno de los aspectos vitales para tener un buen estado de salud. Cuando los alimentos no son manipulados adecuadamente, pueden contaminarse y transmitir microorganismos, como bacterias, hongos y parásitos. Otra fuente de enfermedades es el manejo inadecuado de productos químicos como los insecticidas, herbicidas, detergentes u otros tóxicos, que pueden contaminar los alimentos.

    Higiene de los alimentos

    Así como son importantes los hábitos de higiene personal, la higiene de los alimentos es uno de los aspectos vitales para tener un buen estado de salud.

    Cuando los alimentos no son manipulados adecuadamente, pueden contaminarse y transmitir microorganismos, como bacterias, hongos y parásitos. Otra fuente de enfermedades es el manejo inadecuado de productos químicos como los insecticidas, herbicidas, detergentes u otros tóxicos, que pueden contaminar los alimentos.

    Los alimentos contaminados pueden causar enfermedades y algunas veces, intoxicaciones alimentarias. Cuando sospeche de alguna enfermedad, hay que acudir lo antes posible al establecimiento de salud más cercano.

    Hoy en día, el consumo de alimentos fuera del hogar es una práctica común tanto en las ciudades como en las regiones rurales, por lo que es necesario conocer y poner en práctica algunas normas elementales de higiene para evitar enfermedades y hasta la muerte por consumo de alimentos en condiciones no adecuadas.

    Los hábitos de higiene en la alimentación son simples y deben ser tratados tanto en el hogar como en la escuela, algunos consejos y recomendaciones importantes son:

    Lavar las manos con agua y jabón antes de preparar los alimentos, antes de comer y después de ir al baño.

    Evitar consumir alimentos preparados en la calle o vía pública, y en caso de hacerlo observar que se cumplan con las normas mínimas de higiene

    Es igualmente importante evitar la compra y consumo de alimentos en establecimientos que no cumplan con las normas básicas de higiene.

    Consumir alimentos bien cocidos, sobre todo el pescado  y las carnes rojas y blancas, ya que las carnes crudas pueden ser una vía fácil para contraer enfermedades alimentarias.

    Es necesario lavar bien los utensilios y cualquier superficie donde se preparen alimentos, antes y después de su manipulación.

    Es importante que al consumir alimentos procesados y envasados se tenga en cuenta que las bolsas plásticas no estén rotas o que los envases presenten abolladuras, estén abombados u oxidados.

    Debe evitarse la compra y consumo de alimentos  que presenten evidencia de haber estado en contacto con animales, así como aquellos que presenten protuberancias  o abolladuras, cuyo contenido brote al abrir el envase o con apariencia burbujeante, viscosa o mohosa, o con olores extraños, pútridos o sulfurosos.

    Utilizar el agua potable previamente hervida para preparar los alimentos.

    Mientras se realizan labores de limpieza, no es recomendable manipular los alimentos, por ello se requiere lavarse las manos antes de prepararlos.

    Los desperdicios deben colocarse en bolsas plásticas y luego depositarlos en espacios apropiados fuera del área de la preparación de los alimentos.

    Antes de la adquisición o compra de los alimentos procesados, empaquetados o envasados deben revisarse  en la etiqueta la fecha de su elaboración, expedición, así como la fecha de vencimiento. Es importante no consumir alimentos con fechas vencidas pues podrían ser causa de enfermedades alimentarias graves.

    Es igualmente importante evitar la compra y consumo de alimentos en establecimientos que no cumplan con las normas básicas de higiene.

    Es necesario conocer acerca de las condiciones ideales para preparar los alimentos que se van a consumir en el hogar, en la escuela o en diversos establecimientos, algunas de las cuales se presentan a continuación:

    Características del ambiente

    El lugar o ambiente donde se preparan los alimentos deben ser ventilados y con iluminación adecuada.

    El espacio debe ser seguro y organizado, por lo que se debe mantener los materiales de limpieza, como detergentes y desinfectantes, bien guardados y alejados del lugar donde se manipulan y prepararán alimentos.

    El lugar debe estar libre de insectos y animales como moscas, roedores, gatos y otros.

    Es indispensable mantener la limpieza con agua y jabón y practicar el aseo diario del fregadero, las mesas, llaves de grifos, superficie de trabajo, así como de los pisos y las paredes.

    Condiciones de los utensilios

    Es necesario mantener la higiene de las instalaciones, equipos y materiales para preparar los alimentos en el hogar, la escuela y establecimientos, para ello se recomienda:

    Lavar los utensilios con agua y jabón cada vez que sean utilizados y guardarlos en sitios protegidos y seguros de insectos, roedores y polvo.

    Los utensilios que son usados para probar las preparaciones  deben ser lavados antes de usarlos nuevamente.

    Los paños de cocina hay que mantenerlos limpios  y darles sólo un uso específico.

    Es necesario consumir los alimentos en el momento  de su preparación, en caso contrario es importante refrigerarlos.

    Entre las medidas de higiene necesarias para la preparación de alimentos, es importante destacar las relacionadas con el personal que se encarga de la preparación de alimentos. Entre ellas se recomiendan:

    Mantener las uñas minuciosamente limpias y cortas.

    No toser o estornudar sobre los alimentos, ni fumar en el área de la preparación.

    1Unicef Venezuela, 2da edición Marzo 2005 “Los hábitos de higiene” recuperado 15 Diciembre 2016 en http://www.unicef.org/venezuela/spanish/HIGIENE.pdf

    IMPRIMIR

    fuente : www.accu-chek.com.mx

    La importancia de una buena higiene alimentaria

    La higiene alimentaria es una disciplina que trata de asegurar que los alimentos mantengan sus cualidades organolépticas (sabor, aroma, textura…) y su inocuidad alimentaria. Es decir, que sean seguros para la salud mediante una buena higiene de los alimentos para evitar así diferentes enfermedades. La higiene alimentaria es el principal factor que interviene en la […]

    Nutrición, ZHa24 nov-dic 2019 Aragón

    La importancia de una buena higiene alimentaria

    Eva María Pelet Lafita e Irene Fernandez Badía. Enfermeras. Centro de Salud Fuentes Norte. Marta Aznárez Lahuerta. Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Casablanca

    Facebook Twitter WhatsApp Email

    La higiene alimentaria es una disciplina que trata de asegurar que los alimentos mantengan sus cualidades organolépticas (sabor, aroma, textura…) y su inocuidad alimentaria. Es decir, que sean seguros para la salud mediante una buena higiene de los alimentos para evitar así diferentes enfermedades.

    La higiene alimentaria es el principal factor que interviene en la prevención de enfermedades de transmisión alimentaria. Estas enfermedades son causadas por la ingesta de determinados alimentos o agua contaminados por microorganismos o toxinas. Entre los principales agentes causantes podemos destacar: Escgerichia Coli, Campylobacter, Salmontella, Shigella, Staphylococcus aureus, Listeria, Monocytogenes, virus Hepatitis A y Rotavirus, entre otros.

    Más precaución en verano

    Durante todo el año debemos tener precaución con las prácticas de higiene alimentaria y, en los meses de verano, todavía más. Debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

    1. Mantener la limpieza: lavarnos las manos siempre tanto antes de cocinar como de comer. Lavar alimentos que lo requieran: verduras, hortalizas, pescados…Los utensilios empleados también deben estar limpios (electrodomésticos, vajilla…). No toser ni estornudar sobre los alimentos, no fumar en la cocina y cubrir adecuadamente las heridas. Es importante, a su vez, limpiar y desinfectar bien los utensilios empleados y las superficies después de preparar los alimentos.

    2. Conservar en recipientes cerrados herméticamente, preferiblemente de cristal. Es preferible que las tablas empleadas para cortar los alimentos crudos sean de poliuretano, debido a que la madera al ser porosa es más difícil de limpiar favoreciendo la acumulación de microorganismos.

    3. Los paños de cocina deben estar limpios y renovarse frecuentemente debido a que pueden acumular muchos gérmenes.

    4. Separar los alimentos crudos y los cocinados: no se deben emplear los mismos utensilios (tablas de cortar, cuchillos,…) para los alimentos crudos y los cocinados. De esta manera, evitamos que la carne o pescado crudo contaminen alimentos que no vayan a ser cocinados (por ejemplo, ensalada).

    5. Debemos alcanzar una temperatura mínima de 70ºC para cocer, guisar, asar o freír completamente los alimentos para garantizar la inocuidad. Es importante, prestar especial atención a los trozos grandes, pollos enteros o carne picada. Los guisos, sopas… tienen que alcanzar la ebullición.

    6. En la nevera debemos obtener una temperatura de aproximadamente 5ºC. Se debe evitar no dejar los alimentos cocinados a temperatura ambiente más de dos horas y guardarlo en un recipiente hermético en la nevera, asegurándonos de que se hayan enfriado primero. Al volver a consumirlo, debemos asegurarnos que ha alcanzado la temperatura adecuada.

    7. Descongelar en la parte baja del frigorífico, bajo un chorro de agua fría o en el microondas. No descongelar nunca a temperatura ambiente ya que pueden multiplicarse los microorganismos muy rápidamente.

    8. Seleccionar alimentos saludables y frescos. Elegir agua potable y alimentos seguros. No consumir leche no procesada cruda, es decir, que no haya sido pasteurizada o esterilizada en industria; ni consumir alimentos perecederos después de su fecha de caducidad.

    9. Comprar al final los alimentos que deben guardarse en nevera o congelador.

    10. Con respecto al huevo, evitar que no caiga cáscara en el alimento que nos vayamos a comer. Las salsas que nos sobren deben guardarse en un recipiente bien tapado y en el frigorífico, debiendo ser consumida antes de 24 horas.

    Si llevamos a cabo estos consejos podemos evitar muchas enfermedades de transimisión alimentaria y seguir disfrutando del verano.

    Artículos relacionados:

    Alimentación en el enfermo celíaco

    Somos agua

    Claves de una dieta vegana

    Lo saludable de comer despacio

    Alimentando nuestra ansiedad

    fuente : zonahospitalaria.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 12 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder