if you want to remove an article from website contact us from top.

    platón explica su visión del alma humana y el afán que tenemos por hacer lo correcto

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga platón explica su visión del alma humana y el afán que tenemos por hacer lo correcto de este sitio.

    Alegoría del carro alado

    Alegoría del carro alado

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    Crátera griega de la diosa Eos en su carro volando sobre el mar.

    La alegoría del carro alado es utilizada por Platón, en su diálogo (sección 246a-254e), para explicar su visión del alma humana y el afán humano por el conocimiento del ser y la verdad. En el diálogo, Platón usa al personaje de Sócrates en una discusión sobre el mérito del amor como "locura divina".

    Índice

    1 Cita 2 Esbozo

    3 Paralelismos en otras tradiciones

    4 Véase también 5 Enlaces externos 6 Referencias

    Cita[editar]

    Platón ilustra su concepción acerca de la constitución conflictiva entre el bien y el mal en el interior del alma humana.1​ Esta alegoría habla de un auriga, que conduce un carro tirado por dos caballos alados: El conductor del carro conduce un par de caballos, uno de los cuales es blanco, virtuoso y de casta noble, pero el otro es negro, inmoral y todo lo contrario tanto en raza como carácter. El blanco permanece por encima de las nubes y el negro permanece en la tierra. La conducción es difícil y problemática.2​3​

    "El alma es como un carro de caballos alados y un auriga que forman una unidad. Ahora bien: los caballos y aurigas de las almas de los dioses son todos buenos y de excelente linaje; los de las otras almas, sin embargo, son mezclados. Nuestro auriga gobierna a la pareja que conduce; uno de sus caballos es bello y bueno y de padres semejantes, el otro es lo contrario en ambos aspectos. De ahí que la conducción nos resulte dura y dificultosa".

    Esbozo[editar]

    Los dos caballos y el auriga representan:4​

    : el apetito (el caballo malo).

    : el coraje (el caballo bueno).

    : el intelecto, la razón, la pertenencia al logos (el auriga).

    Estas son las tres almas: la apetitiva, la anímica y racional, irascible e inteligible o racional.

    El auriga representa la parte racional del alma que debe guiar al alma hacia la verdad, el caballo blanco representa los deseos espirituales y el impulso racional o moral que guía el alma a realizar acciones buenas o la parte positiva de la naturaleza pasional (indignación justa, por ejemplo) mientras que el otro representa las pasiones irracionales del alma, apetitos carnales y terrenales. El auriga dirige el carro manejando ambos caballos, pero estos a su vez queriendo ir en direcciones opuestas debido a su naturaleza. Igualmente, se procura avanzar hacia el vuelo del alma (la iluminación,5​6​ la búsqueda de la verdad); si el jinete (razón) quiere elevarse no basta usar solamente los deseos espirituales (caballo blanco), también es necesario usar las cosas corporales (caballo negro). Cuando el carro/alma no es bien dirigido, el alma cae en el mundo de las cosas materiales y encarna en un cuerpo pero si es controlado correctamente, el alma vuelve al mundo de las ideas.

    Asimismo, el alma tiene la capacidad de elevarse hacia lo divino. Lo bueno, lo bello y todas las virtudes hacen que el tamaño de las alas del alma aumenten, mientras que lo opuesto provocaría la pérdida de las alas y que termine en todo lo malo que hay en el mundo. En esta alegoría, las almas encuentran positiva la justicia, a la que se puede acceder únicamente a través del uso de la razón, siendo esta la que dirige el alma de los seres humanos y representa la verdadera sabiduría.7​ La única que puede ascender sin problema alguno es el alma divina, ya que los caballos que la guían son buenos, pues su alimento es la sabiduría; mientras que el alma humana está guiada por dos caballos que viven en conflicto, por lo que guiarla por el camino del bien es una tarea complicada.

    Platón asigna a cada alma una «virtud» que son: (templanza, propia del alma apetitiva), (valor, valentía, propia del alma irascible) y o (sabiduría o prudencia, propia del alma inteligible).4​

    Platón recurre al uso de alegorías debido a lo difícil que es tratar este tema, y resumidamente explica que la misión del alma es vigilar y proteger todo lo inanimado, y gracias a sus alas, puede volar por los cielos y vigilar todo lo que sucede en el mundo. El problema es que algunas almas han perdido sus alas, como es el caso del alma humana, y han caído en la tierra, terminando atrapadas en un cuerpo humano. Y así, gracias al alma, el cuerpo humano tiene la capacidad de moverse a sí mismo, y unido al alma, se convierte en un ser humano. El es el principio del movimiento, y generalmente, lo que distingue a seres animados de los inanimados ( 7​

    Paralelismos en otras tradiciones[editar]

    Una alegoría similar la podemos encontrar en la Filosofía india, en el texto hindú Kaṭha-upaniṣad, en el cual Iama, igualmente a través de una alegoría de un carruaje (la o parábola del carro), le explica a Nachiketas la naturaleza del ser humano.

    Véase también[editar]

    Alegoría de la caverna

    Manas (mente) Ello, yo y superyó

    Enlaces externos[editar]

    Platón. «Mito del Auriga». . 246a-248e.

    Texto completo en castellano del Platón, (1986) , Madrid, Gredos, pp. 345 y ss. Traducción de Emilio Lledó Íñigo.

    Referencias[editar]

    ↑ Magnone, Paolo. «La alegoría del carro del alma en Platón y en la Kaṭha Upaniṣad [The Allegory of the Soul Chariot in Plato and the Kaṭha Upaniṣad]». (en inglés). Consultado el 10 de noviembre de 2018.

    fuente : es.wikipedia.org

    MITO del CARRO ALADO: Resumen y Explicación

    Descubre un resumen con explicación sencilla sobre el mito del carro alado de Platón. Este aparece en su diálogo Fedro para explicar aspectos del alma. en este mito hay dos caballos: el bien y el mal.

    Mito del carro alado: resumen y explicación

    Valoración: 4,3 (7 votos) 8 comentarios

    Por Rocío Rivas Martínez. Actualizado: 19 diciembre 2022

    Lección anterior Lección siguiente

    En esta lección de unPROFESOR, te explicamos el mito del carro alado de Platón, el cual aparece en su diálogo Fedro y lo utiliza para explicar su particular concepción del alma del ser humano. El interior del alma humana, dice el filósofo, se encuentra en constante conflicto entre el bien y el mal, y en esta alegoría, estarán representados por dos caballos alados, uno virtuoso y otro inmoral, que tiran de un carro alado conducido por un auriga, que vendría a representar la razón, es decir aquella parte intelectiva del alma, capaz de proporcionar al ser humano conocimiento verdadero. Recuerda que Platón habla de 3 partes del alma: racional, irascible y concupiscible. Guiar a los caballos en estas circunstancias, no será tarea fácil. ¿Quieres saber más acerca de esta alegoría? Entonces, sigue leyendo esta lección.

    También te puede interesar: Fedro de Platón: Resumen y análisis

    Índice

    Mito del carro alado: resumen

    Explicación del mito del carro alado original

    Qué significan los caballos del mito del carro alado

    ¿Qué representa el caballo negro en el mito del carro alado?

    ¿Qué representa el caballo bueno?

    ¿Qué nos quiere mostrar Platón a partir del contraste entre el caballo blanco y el caballo negro?

    ¿Cuáles son los elementos del mito del carro alado?

    ¿Cómo se pueden recuperar las alas?

    Mito del carro alado: resumen

    El mito del carro alado aparece en el diálogo de Platón, el Fedro, obra en la que el filósofo tratará el tema del amor, pero también de la muerte, del destino del alma, de la belleza o de la ética. Para explicar su visión del alma, el griego va a recurrir a una alegoría en la que un auriga, que representa la parte racional del alma humana, conduce un carro tirado por dos caballos, uno bueno y uno malo, que vendrían a ser la parte irascible y la parte concupiscible. El auriga, tiene serias dificultades para guiar a los caballos, que se debaten entre el bien y el mal, igual que ocurre en el alma humana.

    El auriga, o la razón, ha de llevar al ser humano hacia la verdad, hacia la luz, lo que no será fácil, teniendo en cuenta el conflicto entre los dos caballos, que quieren ir en direcciones opuestas, lo mismo que sucede en el interior del alma humana.

    Platón recurre a la alegoría, debido a las dificultades del tema a tratar y, en resumen, explica que la misión del alma es la de vigilar y proteger a todo lo inanimado y, como tiene alas, puede volar por el cielo y observar todo lo que sucede en el mundo. En esta otra lección en vídeo de unPROFESOR puedes conocer más sobre La concepción del alma de Platón.

    Lo que ocurre, es que algunas han perdido las alas, como el alma humana, y han caído en la tierra quedando atrapadas en un cuerpo humano. Gracias al alma (anima), el cuerpo del ser humano es capaz de moverse a sí mismo y, unido al alma, se convierte en ser humano. El alma es el principio de movimiento y lo que distingue a los seres inanimados de los inanimados. No podemos olvidar que para los griegos, lo vivo está directamente relacionado con el movimiento.

    Pero el alma, tiene la capacidad de elevarse hacia lo divino, esto es, lo bello, lo bueno, la sabiduría, todas ellas virtudes que aumentan el tamaño de las alas del alma, mientras que la dirección opuesta, provocaría la pérdida de las alas y todo lo malo que hay en el mundo. En el mundo supraceleste, las almas encuentran su alimento, que es la justicia, a la que se accede únicamente a través de la razón, es quien que dirige el alma de los seres humanos y representa a la verdadera sabiduría, el ser verdadero.

    Solo el alma divina puede ascender sin problemas hacia los cielos, ya que los caballos que las guían son buenos debido a que su alimento, es la sabiduría. En cambio, el alma humana, es guiada por dos caballos que viven en conflicto, por lo que guiarla por el camino del bien, puede ser una ardua y fatigosa tarea.

    Imagen: Slideshare

    Explicación del mito del carro alado original

    El alma es el principio de movimiento y, por lo tanto, de vida, ya que para la mentalidad griega, todo lo que se mueve tiene vida; recordemos la frase de Tales de Mileto “”. Lo divino, controla todo lo que es natural, y el alma humana, participa de alguna manera de esa divinidad, ya que antes de caer, habitó los cielos, donde se alimentaba. Pero una vez que pierde sus alas y cae en la tierra, quedando presa en el cuerpo humano, ha de enfrentarse a la muerte, a la finitud, tras la que volverá de regreso a las alturas.

    Platón propone la teoría de los dos mundos, una duplicación de la realidad y, así, defiende la existencia de un mundo sensible, el de los objetos físicos, sujeto a degeneración y corrupción, y el mundo inteligible, el de las ideas o esencias, y al que solo se puede acceder a través de la razón; el alma pertenece a este último mundo. A su vez, divide el alma humana en 3 partes, una de las cuales, la racional, la parte más excelente del ser humano, participa de la mente divina e, igualmente, se alimenta de la sabiduría.

    fuente : www.unprofesor.com

    Platón

    PLATÓN RESUMEN de su pensamiento INFLUENCIAS Y REPERCUSIONES Ejercicios  –  Biografía Conceptos fundamentales explicados Alma Platón interpreta el alma principalmente en dos sentidos: el alma como aquello que permite a los seres vivos realizar actividades vitales, y, en el caso del alma humana, como el principio divino e inmortal que nos faculta para el conocimiento y la… Seguir leyendo Platón – Filosofía Griega – Alma racional, irascible y concupiscible

    PLATÓN

    RESUMEN de su pensamientoINFLUENCIAS Y REPERCUSIONESEjercicios  –  BiografíaConceptos fundamentales explicados

    Alma

    Platón interpreta el alma principalmente en dos sentidos: el alma como aquello que permite a los seres vivos realizar actividades vitales, y, en el caso del alma humana, como el principio divino e inmortal que nos faculta para el conocimiento y la vida buena.

    Al igual que todos los griegos, Platón, consideró que el alma es el principio que anima los cuerpos de los seres vivos, que les da vida y movimiento. Pero lo peculiar de su concepción se muestra en su visión del alma como principio de racionalidad y dotada de carácter divino. Para este autor el alma es la parte más excelente del hombre, gracias a ella podemos alcanzar la ciencia y realizar acciones buenas; el alma ―al menos la parte más excelente― nos vincula con el mundo divino y está dotada de un destino inmortal.

    Alma Racional

    Parte superior del alma humana, inmortal y divina. Gracias a ella alcanzamos el conocimiento y la vida buena.

    El «mito del carro alado» representa el alma racional con la metáfora del auriga. Es la parte más excelente del alma, se identifica con la razón y nos faculta para el conocimiento y la realización del bien y la justicia. Es un principio divino y dotado de inmortalidad. La sitúa en la cabeza (el cerebro).

    Alma Irascible

    Parte del alma humana en donde se sitúan la voluntad y el valor.

    El «mito del carro alado» representa el alma irascible con la metáfora del caballo bueno y dócil a las instrucciones del auriga. Gracias a esta parte el auriga puede seguir a los dioses hacia el mundo de las Ideas y la contemplación de la Idea de Bien. En el alma irascible se encuentra la voluntad, el valor y la fortaleza. Platón no defiende con claridad ni su mortalidad ni su inmortalidad. La sitúa en el pecho (el corazón).

    Alma Concupiscible

    Parte mortal del alma humana responsable de las pasiones, placeres y deseos sensibles.

    En el «mito del carro alado», Platón representa el alma concupiscible con la metáfora del caballo malo, poco dócil y que dirige al carro hacia el mundo sensible. Es la parte del alma humana más relacionada con el cuerpo y en ella se encuentran los placeres sensibles y los apetitos o deseos sensibles (deseos sexuales, apetitos por la comida, la fama, la riqueza…). Por estar tan íntimamente ligada al cuerpo se destruye cuando éste muere. La sitúa en el abdomen (hígado).

    Ver también «alma» en el Diccionario filosófico de Voltaire y alma y apetito en el Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano. Platón – Esquema de su pensamiento – Resumen de la filosofía platónica para la preparación de la PAU (prueba de acceso a la universidad)

    «- Como, según lo dicho, el alma de cada uno, al igual que la ciudad, se divide en tres partes, nuestra demostración, a mi entender, recibe una segunda prueba.

    – Tú dirás.

    – Veamos: al ser tres esas partes, serán tres igualmente los placeres que se corresponden con ellas. Del mismo modo los deseos y los cargos.

    – ¿Cómo dices? -preguntó.

    – Hay una parte, decíamos, con la que el hombre conoce; otra, con la que se encoleriza, y una tercera a la que, por su variedad, no fue posible encontrar un nombre adecuado; esta última, en atención a lo más importante y a lo más fuerte que había en ella, la denominamos la parte concupiscible. Este nombre respondía a la violencia de sus deseos, tanto al entregarse a la comida y a la bebida como a los placeres eróticos y a todos los demás que de estos se siguen; y la considerábamos amante de las riquezas, por satisfacerse con ella esos deseos, de manera más especial.

    – Esa es la denominación razonable -dijo.

    – Si añadiésemos, además, que el placer más afín de esta facultad es la ganancia, ¿no apoyaríamos nuestra idea en un principio fundamental hasta el punto de aclarar para nosotros la referencia a esa parte del alma?. ¿No crees que la llamaríamos con razón ansiosa de riquezas y ganancias?.

    – Sí, eso creo -dijo.

    – Bien. Hablemos de la parte irascible; ¿no decimos que arrastra siempre y enteramente a la dominación, a la victoria y al deseo de gloria?.

    – ¿Convendría, pues, que la llamásemos amiga de disputas y honores?.

    – Sería lo mejor.

    – En cuanto a la parte que conoce, resulta claro para todos que tiende siempre y por completo a conocer la verdad, dondequiera que se encuentre, y que nada le importa menos que las riquezas o la reputación.

    – Así es.

    – A esta habrá que llamarla con toda justicia amante de la ciencia y del saber.

    – ¿Cómo no?.

    – ¿Y no es verdad también -pregunté- que unas veces manda en el alma de los hombres esa parte ya dicha, otras alguna de las dos restantes, según convenga?.

    – En efecto – dijo.

    – De ahí que para nosotros los caracteres principales de hombres sean tres: el filosófico, el ambicioso y el avaro.

    – No cabe duda.»

    Platón, República, 580, eVer “dualismo antropológico”.Índice general del tema Platón

    Edición en papel:

    Historia de la Filosofía. Volumen 1: Filosofía Griega.

    fuente : e-torredebabel.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 10 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder