if you want to remove an article from website contact us from top.

    perciben alguna diferencia entre los servicios de salud que había hace 20 años y los de ahora porque

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga perciben alguna diferencia entre los servicios de salud que había hace 20 años y los de ahora porque de este sitio.

    El acceso desigual a los servicios de salud genera diferencias en la esperanza de vida: OMS

    Las mujeres viven más que los hombres en todo el mundo, especialmente en los países ricos. Las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2019, desglosadas por sexo por primera vez, explican por qué.

    El acceso desigual a los servicios de salud genera diferencias en la esperanza de vida: OMS

    4 de abril de 2019 Comunicado de prensa

    English العربية 中文 Français Русский

    En los lugares donde las mujeres pueden acceder a los servicios de salud, las muertes maternas disminuyen, lo que alarga la esperanza de vida de las mujeres.

    En muchas circunstancias, los hombres recurren menos a los servicios de atención de la salud que las mujeres.

    Los hombres tienen muchas más probabilidades de morir por enfermedades no transmisibles prevenibles y tratables y por accidentes de tránsito.

    Existe una diferencia de 18,1 años en la esperanza de vida entre los países más pobres y los más ricos.

    Las mujeres viven más que los hombres en todo el mundo, especialmente en los países ricos. Las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2019, desglosadas por sexo por primera vez, explican por qué.

    «Desglosar los datos por edad, sexo y grupo de ingresos es vital para comprender a quién se está dejando atrás y por qué», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

    «Detrás de cada número de las Estadísticas Sanitarias Mundiales hay una persona, una familia, una comunidad o una nación. Nuestra tarea es utilizar estos datos para tomar decisiones políticas basadas en la evidencia que nos acerquen a un mundo más sano, más seguro y más justo para todos».

    La diferencia en la esperanza de vida de hombres y mujeres es más pequeña cuando las mujeres no tienen acceso a los servicios de salud. En los países de ingresos bajos, donde los servicios son más escasos, una de cada 41 mujeres muere por causas relacionadas con la maternidad, en comparación con una de cada 3300 en los países de ingresos altos. En más del 90% de los países de ingresos bajos hay menos de cuatro enfermeros y profesionales de partería por cada 1000 personas.

    Las actitudes hacia la atención de la salud difieren. Cuando los hombres y las mujeres se enfrentan a la misma enfermedad, los hombres suelen acudir en menor medida a los servicios de atención de la salud que las mujeres. En países con epidemias generalizadas de infección por VIH, por ejemplo, los hombres son menos proclives a hacerse la prueba del VIH y a acceder a un tratamiento antirretrovírico que las mujeres, y tienen más probabilidades que ellas de morir por enfermedades relacionadas con el sida. Del mismo modo, los datos apuntan a que los pacientes varones de tuberculosis son menos propensos a buscar atención sanitaria que las mujeres.

    En el informe también se destaca la diferencia en las causas de muerte entre hombres y mujeres, diferencia que se explica por razones biológicas, por factores ambientales y sociales y por la disponibilidad y utilización de los servicios de salud.

    De las 40 causas principales de muerte, 33 contribuyen más a reducir la esperanza de vida en los hombres que en las mujeres. En 2016, la probabilidad de que una persona de 30 años muriera a causa de una enfermedad no transmisible antes de los 70 años era un 44% mayor en los hombres que en las mujeres.

    Las tasas mundiales de mortalidad por suicidio fueron un 75% más altas en hombres que en mujeres en 2016. Las tasas de mortalidad por lesiones provocadas por accidentes de tránsito son más del doble en los hombres que en las mujeres a partir de los 15 años, y las tasas de mortalidad por homicidio son cuatro veces más altas en los hombres que en las mujeres.

    Las nuevas estadísticas de la OMS, publicadas el 7 de abril con motivo del Día Mundial de la Salud, que este año se centra en la atención primaria de la salud como base de la cobertura sanitaria universal, ponen de relieve la necesidad de mejorar el acceso a la atención primaria de la salud en todo el mundo y de aumentar su utilización.

    «Una de las metas de los tres mil millones establecidas por la OMS es que 1000 millones más de personas tengan cobertura sanitaria universal para 2023», dijo el Dr. Tedros. «Esto significa mejorar el acceso a los servicios, especialmente a nivel de la comunidad, y asegurarse de que esos servicios sean accesibles, asequibles y eficaces para todas las personas, independientemente de su sexo».

    «Estas estadísticas ponen de relieve la necesidad urgente de dar prioridad a la atención primaria de la salud para gestionar con eficacia las enfermedades no transmisibles y reducir los factores de riesgo», dijo la Dra. Samira Asma, Subdirectora General de la OMS para Datos, Análisis y Ejecución. «Por ejemplo, algo tan simple como controlar la tensión arterial no se está haciendo en la escala necesaria, y el consumo de tabaco sigue siendo una de las principales causas de muerte prematura».

    La esperanza de vida ha aumentado desde 2000

    Entre 2000 y 2016, la esperanza de vida al nacer a nivel mundial aumentó en 5,5 años, concretamente de 66,5 a 72,0 años. La esperanza de vida sana al nacer —el número de años que una persona puede esperar vivir con buena salud— aumentó de 58,5 años en 2000 a 63,3 años en 2016.

    La esperanza de vida sigue estando fuertemente afectada por los ingresos. En los países de ingresos bajos, la esperanza de vida es 18,1 años inferior a la de los países de ingresos altos. Uno de cada 14 niños nacidos en un país de ingresos bajos morirá antes de cumplir cinco años.

    Por primera vez, este año las Estadísticas Sanitarias Mundiales de la OMS han sido desglosadas por sexo. Este nuevo análisis ha permitido comprender mejor la salud y las necesidades de las personas de todo el mundo. Sin embargo, muchos países siguen teniendo dificultades para proporcionar información desglosada por sexo.

    fuente : www.who.int

    SciELO

    Abrir menu

    Saúde Pública

    ESPAÑOL ENGLISH

    Salud Pública de México

    Sumário PDF Atual

    ARTÍCULO DE REVISIÓNSistema de salud de Costa RicaThe health system of Costa RicaMaría del Rocío Sáenz, MC,I; Mónica Acosta, Lic en CPI; Jorine Muiser, MC en SSII; Juan Luis Bermúdez, Lic en RII

    IConsultores en Desarrollo, Sociedad y Administración, Costa Rica

    IICentro Centroamericano de Población, Universidad de Costa Rica

    Solicitud de sobretiros

    RESUMEN

    En este trabajo se describe el sistema de salud de Costa Rica, que presta servicios de salud, agua y saneamiento. El componente de servicios de salud incluye un sector público y uno privado. El sector público está dominado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), institución autónoma encargada del financiamiento, compra y prestación de la mayoría de los servicios personales. La CCSS se financia con contribuciones de los afiliados, los empleadores y el Estado, y administra tres regímenes: el seguro de enfermedad y maternidad, el seguro de invalidez, vejez y muerte, y el régimen no contributivo. La CCSS presta servicios en sus propias instalaciones o contrata prestadores del sector privado con los que establece contratos denominados "compromisos de gestión". El sector privado comprende una amplia red de prestadores que ofrecen servicios ambulatorios y de especialidad con fines lucrativos. Estos servicios se financian sobre todo con pagos de bolsillo, pero también con primas de seguros privados. El Ministerio de Salud es el rector del sistema y como tal cumple con funciones de dirección política, regulación sanitaria, direccionamiento de la investigación y desarrollo tecnológico. Dentro de las innovaciones relativamente recientes que se han implantado en Costa Rica destacan la implantación de los equipos básicos de atención integral de salud (EBAIS), la desconcentración de los hospitales y clínicas públicos, la introducción de los acuerdos de gestión y la creación de las Juntas de Salud.

    Palabras clave: Sistema de salud; seguridad social; Costa RicaABSTRACT

    This paper describes the Costa Rican health system which provides health, water and sanitation services. The health component of the system includes a public and a private sector. The public sector is dominated by the Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), an autonomous institution in charge of financing, purchasing and delivering most of the personal health services in Costa Rica. CCSS is financed with contributions of the affiliates, employers and the state, and manages three regimes: maternity and illness insurance, disability, old age and death insurance, and a non-contributive regime. CCSS provides services in its own facilities but also contracts with private providers. The private sector includes a broad set of services offering ambulatory and hospital care. These services are financed mostly out-of-pocket, but also with private insurance premiums. The Ministry of Health is the steward of the system, in charge of strategic planning, sanitary regulation, and research and technology development. Among the recent policy innovations we can mention the establishment of the basic teams for comprehensive health care (EBAIS), the de-concentration of hospitals and public clinics, the introduction of management agreements and the creation of the Health Boards.

    Key words: health system; social security; Costa RicaContexto

    Costa Rica tiene una población de 4 451 205 habitantes. Las mujeres representan 49.2% de la población total y los hombres 50.7%. Las zonas urbanas concentran 63% de la población y las comunidades rurales el resto.1 La tasa de crecimiento poblacional es de 1.4%.2 Las personas mayores de 65 años representa alrededor de 5% de la población total; en 2050 representarán 21%.2

    La mortalidad general ha descendido de manera importante en los últimos años: pasó de 10.1 por 1000 habitantes en 1950 a 3.4 en el momento actual. Este descenso es producto sobre todo de una disminución de la mortalidad infantil, que pasó de 14.3 por 1000 nacidos vivos en 1995 a 8.8 en 2009, una de las tasas más bajas del continente americano.3 Estos descensos explican el incremento de la esperanza de vida al nacer, que entre 1990 y 2009 aumentó 2.5 años, para alcanzar 81.2 años en las mujeres y 76.4 años en los hombres.4

    La tasa global de fecundidad descendió de 5.0 hijos por mujer en 1970 a 1.9 en 2010. El país disfruta de una relación de dependencia baja ya que casi 58% de la población está constituida por personas de entre 20 y 65 años de edad.5

    El incremento de la esperanza de vida y el descenso de la tasa de fecundidad se asocian a un envejecimiento de la población que, como se verá en seguida, está teniendo un impacto muy importante en las condiciones de salud de los costarricenses.

    La mayor parte de los daños a la salud en Costa Rica son producto de las enfermedades del sistema circulatorio y el cáncer. Los infartos y la enfermedad isquémica del corazón son las principales causas de muerte en ambos sexos. El cáncer es responsable de 20% de todos los decesos. De 1995 a la fecha se ha observado un aumento de 48% en las tasas de incidencia para todos los tipos de cáncer. El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuentemente diagnosticado entre las mujeres. En 2009 se diagnosticaron casi tres nuevos casos diariamente.13

    fuente : www.scielosp.org

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 17 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder