if you want to remove an article from website contact us from top.

    estudia la esencia de lo bello el origen del sentimiento puro se relaciona directamente con el arte y la forma cómo se percibe

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga estudia la esencia de lo bello el origen del sentimiento puro se relaciona directamente con el arte y la forma cómo se percibe de este sitio.

    Estética

    Solemos invitar al mundo a crear la suma de todo el conocimiento humano. En esta ocasión, invitamos al mundo a crear el sonido de todo el conocimiento humano.

    [¡Ayúdanos con las traducciones!]

    Estética

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    El de Miguel Ángel, Florencia.

    La estética (del griego αισθητικός, aisthetikós, «susceptible a ser percibido por los sentidos» y esté de αισθάνεσθαι, aisthánesthai, «percibir») es la rama de la filosofía que estudia la esencia y la percepción de la belleza y el arte.1​2​

    Algunos autores definen la estética de manera más amplia, como el estudio de las y los en general, y no solo los relativos a la belleza.3​ Cuando juzgamos algo como «bello», «feo», «sublime» o «elegante» (por dar algunos ejemplos), estamos haciendo juicios estéticos, que a su vez expresan experiencias estéticas.3​ La estética es el dominio de la filosofía, estudiando el arte y cualidades como la belleza; asimismo es el estudio de estas experiencias y juicios que suceden día a día en las actividades que realizamos, produciendo sensaciones y emociones ya sean positivas o negativas en nuestra persona. La estética busca el por qué de algunas cuestiones, por ejemplo, por qué algún objeto, pintura o escultura no resulta atractivo para los espectadores; por lo tanto el arte lleva relación con la estética ya que busca generar sensaciones a través de una expresión.

    En otra acepción, la estética es el estudio de la percepción en general, sea sensorial o entendida de manera más amplia. Estos campos de investigación pueden coincidir, aunque no necesariamente es lo mismo.

    La estética estudia las más amplias y vastas historias del conocimiento isabelino, así como las diferentes formas del arte. La estética, así definida, es el campo de la filosofía que estudia el arte y sus cualidades, tales como la belleza, lo eminente, lo feo o la disonancia. Es la rama de la filosofía que estudia el origen del sentimiento puro y su manifestación, que es el arte, se puede decir que es la ciencia cuyo objeto primordial es la reflexión sobre los problemas del arte, la estética analiza filosóficamente los valores que en ella están contenidos.

    Desde que en 1750 (en su primera edición) y 1758 (segunda edición publicada) Alexander Gottlieb Baumgarten usara la palabra «estética» como . Algunos autores han pretendido sustituirla por otra denominación: «calología», que atendiendo a su etimología significa ciencia de lo bello (, ‘bello’).

    Al ser la estética también una reflexión filosófica sobre el arte, uno de sus problemas será el valor que se contiene en el arte; y aunque un variado número de ciencias puedan ocuparse de la obra de arte, solo la estética analiza filosóficamente los valores que en ella están contenidos. Por otro lado, filósofos como Mario Bunge consideran que la estética no es una disciplina.4​ Además Elena Oliveras, formada tanto en el campo filosófico como en el artístico, define el concepto de estética como la marca de Modernidad de su momento de la historia donde se realiza su nacimiento, donde se inaugura el principio de subjetividad.

    Índice

    1 Historia

    2 Relación estética del ser humano con el mundo

    3 Estética en filosofía

    3.1 Siglo XX 3.2 Antiestética 4 Véase también 5 Referencias 6 Notas 7 Bibliografía 8 Enlaces externos

    Historia[editar]

    Esta sección es un extracto de Historia de la estética.[editar]

    , de Sandro Botticelli, ejemplo arquetípico de belleza clásica.

    , de Hans Makart.

    El , de Leonardo da Vinci, estudio de las proporciones en el cuerpo humano.

    La historia de la estética es una disciplina de las ciencias sociales que estudia la evolución de las ideas estéticas a lo largo del tiempo.5​ La estética es la rama de la filosofía que se encarga de estudiar la manera en que el ser humano interpreta los estímulos sensoriales que recibe del mundo circundante, dando lugar al conocimiento sensible, adquirido a través de los sentidos.6​ Entre los diversos objetos de estudio de la estética figuran la belleza o los juicios de gusto, así como las distintas maneras de interpretarlos por parte del ser humano. Por tanto, la estética está íntimamente ligada al arte y al estudio de la historia del arte, analizando los diversos estilos y periodos artísticos conforme a los diversos componentes estéticos que en ellos se encuentran. A menudo se suele denominar la estética como una «filosofía del arte».7​

    fuente : es.wikipedia.org

    CONCEPTO DE BELLEZA – HISTORIA DE LA SINFONIA

    HISTORIA DE LA SINFONIA

    HISTORIA DE LA SINFONIA Un viaje por la historia a través de la música

    CONCEPTO DE BELLEZA

    CONCEPTO DE BELLEZA 1- Concepto de belleza

    La Estética es una parte de la filosofía, que tiene por objeto el estudio de la esencia y la percepción de la belleza. Consiste en la reflexión filosófica sobre el arte, analizando los valores que están contenidos en la obra de arte.

    Baumgarten definió en 1750 la estética como la ciencia de lo bello, a la que se agrega un estudio de la esencia del arte, de las relaciones de éste con la belleza y los demás valores. La belleza es la consonancia en contraposición a la fealdad o disonancia.

    Como se puede comprender fácilmente, la noción de belleza es un concepto filosófico, pero para un científico debería ser una propiedad mesurable de la materia. El espíritu científico lo quiere cuantificar todo, buscando una lógica matemática que nos defina lo que es bello y lo que no lo es. Buscamos la belleza absoluta como si fuera el cero absoluto de la materia y pudiéramos cuantificar la separación de esta propiedad, aumentando progresivamente los grados de fealdad de lo que conocemos como antiestético.

    La antiestética es el rechazo de la estética establecida, con lo cual introducimos el concepto de moda, que puede ser definido como el concepto democrático de belleza en un momento histórico determinado. Con ello deducimos que el concepto de belleza es una propiedad variable, lo cual es contrario a su cuantificación de modo absoluto.

    Como el concepto de belleza cambia a través del tiempo, analizaremos esta propiedad a lo largo de la historia, antes de llegar a unas conclusiones que siempre serán subjetivas, dada la idiosincrasia del ser humano. Intentaremos seguir este viaje a través del tiempo usando un lenguaje sencillo y lo más natural posible para facilitar su comprensión.

    Según Tomás de Aquino lo bello es, quae visa placet, aquello que agrada a la vista, una teoría que seguía las ideas de los griegos clásicos. Esto se puede extrapolar al resto de sentidos. En el caso del oído, la belleza de la música es lo que agrada al sentido auditivo. Con ello nos damos cuenta que la belleza no es una cualidad física, sino que es una cualidad subjetiva, apreciada por el sujeto a quién se le transmite a través de sus sentidos.

    Si nos remontamos a la escuela Pitagórica de la Grecia clásica, encontramos una relación entre las matemáticas y la belleza. En esta primera parte del ensayo nos referiremos casi siempre a la belleza natural o física. Esto significa que no analizaremos las cualidades humanísticas, como pueden ser la expresividad o la belleza inmaterial, a pesar de que en el análisis histórico no podamos evitarlo.

    "Mala Bruja" Sven Geruschkat (1975)

    Platón consideraba que la belleza verdadera reside en el alma. La belleza visible es solo una manifestación de la verdadera belleza, que se asocia con el bien. Los objetos repulsivos son asociados con el mal. Así, las brujas eran representadas con rasgos físicos desagradables, relacionándolas directamente con la fealdad. El mal es feo. Por consecuencia todo lo relacionado con el mal debe ser feo, repugnante a los sentidos. Las brujas eran propiedad del diablo, que físicamente según los cánones clásicos debe ser horriblemente repugnante, pero podía aparecer hermoso para engañar a las almas cándidas. Todo ello se cita para demostrar la complejidad que tiene el concepto de belleza, que asociamos con el bien, con aquello que nos causa placer. La principal contradicción la encontramos cuando lo repugnante puede ser considerado como bello, como una obra de arte, cuando aquello nos causa placer.

    "Inquisición" 1976 Loreta Tovar

    Volviendo al tema de la brujería que hemos tomado como ejemplo, en la realidad existían brujas, o muchachas acusadas de brujería bellísimas. Los inquisidores decían que eran una representación de los poderes diabólicos para engañar a los hombres y poder dominarlos. Por ello muchas fueron torturadas sádicamente y condenadas a la hoguera. Estos actos de sadismo fueron considerados como momentos de belleza. Otra propiedad de la belleza es considerar como tal lo que causa placer. Aquellos hombres obtenían placer o incluso goce sexual del dolor ajeno o hasta incluso del propio, lo  que se conoce como sadismo o masoquismo, según las teorías del Marqués de Sade o de Leopold von Sacher-Masoch. Con ello se llega a la contradicción al considerar la antiestética como belleza.

    Volvamos a la realidad considerando la belleza como una propiedad física natural, sin tener en cuenta su relación con los sentimientos, ni con los deseos degradantes. La medida de la belleza física para los griegos se basaba en la armonía de las proporciones, en la imitación de la belleza natural. La simetría es una propiedad muy importante en la naturaleza. La encontramos en las formas simétricas de los cristales minerales, en las plantas, en los animales, hasta llegar al hombre.

    fuente : www.historiadelasinfonia.es

    Tema 22. La reflexión filosófica sobre la belleza.

    Como recuerda Unamuno en Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos, la diferencia específica entre el hombre y el animal habría que buscarla, posiblemente, más en el ámbito de...

    Tema 22. La reflexión filosófica sobre la belleza.

    Como recuerda Unamuno en , la diferencia específica entre el hombre y el animal habría que buscarla, posiblemente, más en el ámbito de los sentimientos que en el ámbito de la racionalidad. El hombre es, ante todo, un y, entre ellos, tiene una especial relevancia el sentimiento estético. La esfera de lo “estético” coincide con la esfera de lo sensible y con el sentimiento de placer y displacer que produce en la persona la contemplación de los objetos bellos de la Naturaleza y del arte.

    Para una exacta comprensión de la riqueza de lo sensible en el quehacer humano, conviene distinguir claramente entre los tres modos mediante los que el ser humano puede acceder al sentimiento estético: como creador, como contemplador y como pensador o crítico, siendo esta última, posiblemente, la actitud que más coincide con la reflexión filosófica, si bien lo más deseable sería aunar las tres perspectivas en nuestras consideraciones sobre la belleza y el arte.

    Fue Baumgarten quien puso las bases filosóficas de la reflexión sobre la belleza. Según Baumgarten, la estética no puede reducirse a las reglas para producir la obra de arte, o al análisis de sus efectos psicológicos. La estética “es una ciencia del conocimiento sensible” y, por lo tanto, “una gnoseología inferior”, puesto que se ocupa de una “facultad cognoscitiva inferior”. Dado que “existe esta facultad inferior y abarca el campo de la perfección del conocimiento sensible, es preciso indagar y establecer escrupulosamente sus leyes.

    El hombre no se reduce al conocimiento o, mejor dicho, el conocimiento no es sólo científico, ya que hay también conocimiento de lo sensible: este conocimiento es autónomo y no es un escalón inferior e instrumental para el conocimiento científico. La estética es la ciencia de las representaciones claras y confusas, donde equivale etimológicamente a aquella percepción es la que se da un “confluir” de elementos, y en la que no podemos separar cada uno de los elementos de la totalidad global, y donde no podemos indicar aisladamente los elementos y seguirlos por separado. La intuición estética es un conocimiento autónomo de lo sensible, entendido en un sentido global. Es un ver, intuir, saber, conocer que, y no por qué.

    La palabra “estética” hace referencia al saber acerca del comportamiento humano sensible, del comportamiento relativo a las emociones y a los sentimientos, y de aquello que lo determina. Lo que determina el sentir del hombre es lo bello. De acuerdo con ello, la estética es la consideración del estado del sentimiento del hombre en su relación con lo bello, es la consideración de lo bello en la medida en que está referido al estado sentimental del hombre. Pero lo bello puede pertenecer o bien a la naturaleza o bien al arte. Puesto que el arte, en la medida en que constituye las “bellas” artes, produce a su manera lo bello, la meditación sobre él se convierte en estética. En referencia al saber acerca del arte y a la pregunta por el arte, la estética es, pues, aquella meditación sobre el arte en la que la relación sentimental del hombre respecto de lo bello expuesto en él proporciona el ámbito decisivo para su determinación y fundamentación y constituye su comienzo y su fin.

    A la hora de caracterizar la esencia de la estética, Heidegger distingue cuatro hechos fundamentales en la historia de la estética:

    1) El gran arte griego carece de una meditación pensante conceptual que le corresponda, meditación que no tendría que ser sinónimo de estética; la razón de ello, según Heidegger, es que los griegos tenían «un saber tan claro y originariamente desarrollado y tal pasión por el saber que en esa claridad del saber no precisaban “estética” alguna.

    2) La estética sólo comienza entre los griegos en el instante en que el gran arte, y también la gran filosofía que se desarrolla en paralelo, se encaminan hacia su final. En esa época, la época de Platón y Aristóteles, se acuñan los conceptos básicos que jalonarán el horizonte de la pregunta sobre el arte. Se trata, en primer lugar, de la pareja de conceptos materia-forma. Esta distinción tiene su origen en la concepción del ente fundada por Platón, que lo considera en referencia a su aspecto, . El arte empieza a considerarse como . Los griegos designan el arte y la artesanía con la misma palabra, , y, correspondiente, tanto al artesano como al artista con el término .

    3) Al comienzo de la época moderna, el hombre y su libre saber acerca de sí mismo y de su posición en medio del ente se convierte en el lugar en el que se decide cómo ha de experimentarse, determinarse y configurarse el ente. El retroceso hacia el estado en que se encuentra el hombre, hacia el modo en el que el hombre mismo se halla respecto del ente y de sí, conlleva que la libre toma de posición del hombre mismo, el modo en el que se encuentra y siente las cosas, su “gusto”, se convierta en tribunal que juzga sobre el ente. En la metafísica esto se muestra en que la certeza de todo ser y toda verdad se funda en la autoconciencia del yo individual: . El encontrarse-a-sí-mismo en el propio estado, el , proporciona también el primer “objeto” asegurado en su ser. Yo mismo y mis estados constituimos lo que es en un sentido primero y auténtico; en referencia a este ente cierto y de acuerdo con él se medirá todo lo demás que aspire a ser tratado como ente. Mis estados, el modo en el que me encuentro ante algo contribuye esencialmente a determinar cómo encuentro las cosas y todo lo que me sale al encuentro. La meditación sobre el arte se traslada ahora de una manera acentuada y exclusiva al estado sentimental del hombre. La estética queda destinada a ser el campo de la sensibilidad y el “sentimiento”.

    fuente : www.oposinet.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 4 month ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder