if you want to remove an article from website contact us from top.

    es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la tierra de regenerar sus recursos

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la tierra de regenerar sus recursos de este sitio.

    Global Footprint Network

    Global Footprint Network

    icono barra herramientas

    Promotor: Global Footprint NetworkFormato: Página web - AccederIdioma: Inglés

    La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana de recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos. Representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos, e ,idealmente, también el volumen de aire) utilizados para generar los recursos necesarios y asimilar los residuos producidos por cada población determinada, de acuerdo a su modo de vida y de forma indefinida.

    El objetivo fundamental de calcular la huella ecológica de los países es evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

    La Global Footprint Network (Red Global de la Huella Ecológica) reúne a un centenares de individuos, ciudades, países, empresas, científicos, organizaciones no gubernamentales (NGO) y académicos que, con su trabajo, pretenden proporcionar los datos científicos necesarios para conducir el cambio social hacia la sostenibilidad a gran escala.

    En este sitio web se explica el funcionamiento de la huella ecológica y se examinan los beneficios que la “contabilidad ecológica” representa para avanzar hacia la sostenibilidad, además de proporcionar gran cantidad de publicaciones y recursos sobre el tema, organizados en los siguientes apartados:

    Huella mundial: informe "Living Planet Report", casos de estudio, datos y resultados del crecimiento de la huella ecológica, publicaciones, vídeos.

    Huella de los países: Iniciativa "Ten-in-ten" lanzada en 2005 con el objetivo de institucionalizar la huella ecológica en, por lo menos, diez países clave antes del 2015. Se pretende que la huella ecológica sea una medida globalmente aceptada y tan importante como el PIB y se propone la revisión de las Cuentas Nacionales de la Huella, por parte de organizaciones independientes, para componer los datos de la huella ecológica de 152 países. La razón: una vez que un país consigue respaldar los datos de su huella, estos se utilizan para explicar y manejar sus activos ecológicos, para fijar la política medioambiental, para dirigir decisiones de inversión, definir la política económica, ...  En este apartado se pueden consultar también los informes sobre la huella ecológica por países y regiones.

    Otras secciones ofrecen información sobre: huella financiera, huella ecológica y biodiversidad, huella de los negocios, huella del carbón, huella personal...

    La Global Footprint Network edita también un boletín que se puede recibir por correo electrónico.

    Consultada en Junio de 2020

    Accesos Directos

    Destacados

    Carpeta Informativa del CENEAM.  595,31 KB Suscríbete a la Carpeta Informativa del Ceneam

    fuente : www.miteco.gob.es

    La huella ecológica y su importancia

    La huella ecológica y su importancia

    21/04/2017 (actualizado: 17/12/2020)

    La huella ecológica y su importancia

    SALUD Y MEDIO AMBIENTE

    ¿Te has preguntado alguna vez cuánta naturaleza gastas para vivir tu estilo de vida?

    La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos.

    Por lo tanto, la huella ecológica es un indicador de sostenibilidad que mide el impacto que tiene nuestra vida sobre el entorno. De hecho, numerosas páginas calculan esa huella. A lo largo de este artículo te las iremos mostrando para que tú también puedas realizar ese cálculo e ir tomando decisiones.

    Antes, los parámetros macroeconómicos se medían a través del PIB, el Producto Interior Bruto. Pero todo esto está cambiando porque se introducen otros métodos para medir “la riqueza” de un país. Es muy famoso el FNB, que es la Felicidad Nacional Bruta, un concepto que sacó a la luz Bután, un pequeño país a los pies del Himalaya, entre la India y China –las dos naciones más pobladas del mundo- y que ya habíamos sacado en este blog hablando de que, entre los más de doscientos países que configuran el mundo, solo BUTÁN es neutral en emisiones de dióxido de carbono.

    La huella ecológica es un indicador de sostenibilidad que mide el impacto que tiene nuestra vida sobre el entorno

    Como vemos, cada vez más el mundo está tomando más conciencia sobre la sostenibilidad del medio ambiente y muchas veces, los individuaos, a título personal, no tenemos la suficiente información como para hacer más cosas y profundizar en los procesos que nos pueden llevar a aumentar esa sostenibilidad,

    Puede que no nos demos cuenta, pero en nuestra vida estamos haciendo cosas, o comprando productos y servicios que afectan a nuestra naturaleza. Si lo vemos más detenidamente, nos daremos cuenta de que el consumo define de una manera muy importante en qué tipo de ambiente social nos movemos.

    Nuestros actos de compra no se deben reducir únicamente a satisfacer una necesidad, sino que debe regirse por una serie de puntos como son unos criterios medioambientales, sociales y económicos. Es cierto que, muchas veces nos resulta adquirir un producto que contenga todos esos puntos positivos, pero si, por lo menos, podremos apuntarnos a los que sean menos negativos.

    - Es importante conocer las empresas que hay detrás de cada producto o servicio para ver su implicación en el respeto al medio ambiente o los derechos humanos.

    - Educarnos y educar en el consumo ético, responsable y solidario.

    - Decidirnos por un tipo de consumo: consumo justo, el que establece una relación comercial y justa entre los productores y consumidores.

    Como se ve, apuntan a una implicación social para modificar aquellos hábitos que no respeten la sostenibilidad. Como el impacto ambiental, calcular huella ecológica para saber en qué situación estamos y qué debemos mejorar, cambiar o anular.

    El concepto de huella ecológica es relativamente moderno. Su lugar de nacimiento fue la Universidad de Columbia donde Mathis Wackernagel y William Rees empezaron a hablar de la huella ecológico como una herramienta que permite saber los recursos que utilizamos y lo que, en realidad, deberíamos utilizar. En este video vemos a Mathis Wackernagel hablar de la huella ecológica, y en este otro video vemos una animación muy didáctica sobre este mismo tema. "Es recomendable ver ambos, aunque avisamos que están en inglés".

    Una ciudad como Bilbao necesitaría cien veces su territorio para equilibrar el impacto de su huella ecológica

    Otra gente matiza más todavía la definición de huella ecológica y, por ejemplo, en www.ecologia.com la define como el total de superficie ecológicamente productiva necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad humana, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de la localización de estas superficies.

    En esta página exponen, además, la filosofía para el cálculo de la huella ecológica que son tremendamente interesantes por cómo desmenuzan todos los parámetros que tienen incidencia en el posterior cálculo de la huella ecológica. Además, incorporan otro concepto: el de la biocapacidad de un territorio, que se define como la superficie biológicamente productiva (cultivos, pastos, mar productivo o bosque) disponible. La diferencia entre la huella ecológica (demanda de recursos) y la biocapacidad (recursos disponibles) se define como déficit ecológico.

    La página es realmente interesante y vale la pena echarle un ojo para tener un conocimiento más amplio de este tema.

    Consumiendo agua de manera responsable, se pueden ahorrar 3.000 litros al año por persona

    En Facua han escrito un folleto en PDF donde se tocan todos los aspectos, o casi, de cómo afectan nuestros hábitos de vida en nuestra huella ecológica. De entre el amplio folleto –más de tres páginas- destacan varios titulares o mensajes de gran importancia. Una ciudad como Bilbao necesitaría cien veces su territorio para equilibrar el impacto de su huella ecológica.

    fuente : www.mmtseguros.com

    Huella ecológica de España

    En España, según un Análisis de la huella ecológica realizado por el Ministerio de Agricultura, la huella ecológica española es 2,6 veces mayor que la biocapacidad.

    Huella ecológica de España

    Vivimos en la abundancia y, en apariencia, nuestros recursos son infinitos. Pero ¿esta situación es sostenible? Cuando hablamos de sostenibilidad nos referimos a la búsqueda del equilibrio entre lo que consumimos y necesitamos.

    En cualquier actividad humana de nuestro día, de una forma constante, estamos consumiendo recursos naturales. Y ¿cómo sabemos si nuestro consumo es excesivo?, en la huella ecológica está la respuesta.

    En España, según un Análisis de la huella ecológica realizado por el Ministerio de Agricultura, la huella ecológica española es 2,6 veces mayor que la biocapacidad. Por lo tanto, para mantener el nivel de vida y población actual se necesitaría casi tres Españas. Los análisis realizados demuestran que en tan sólo quince años, nuestro déficit ecológico se ha incrementado más de un 50%, y presenta una tendencia continua al crecimiento.

    La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos. Por esta razón, la huella ecológica se ha convertido en la principal herramienta para medir la demanda de la humanidad sobre la Tierra.

    Foto: Chris Potter /Flick

    0

    Actualizado: 23/09/2021

    Compartir: Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp Email

    NO TE PIERDAS MÁS CONTENIDOS COMO ESTOS

    ¡SUSCRÍBETE AHORA!

    4 soluciones para hacer frente a la sequía

    El cambio climático está provocando que el clima sea cada vez más extremo. Esta situación está obligando a que mejorar la eficiencia en el uso de los recursos hídricos y encontrar nuevas fuentes sostenibles de abastecimiento sea ya una prioridad.

    Las previsiones y los expertos ya estiman que cerca del 75% del territorio español podría convertirse en desierto antes de que acabe el siglo. Datos del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente sitúan ya a España como el país más árido de Europa y una región en donde la desertificación y la sequía son una de sus mayores amenazas medioambientales.

    Tras un verano marcado por las altas temperaturas y la falta de lluvias, los embalses han alcanzado sus cifras más bajas del año por debajo del 50% y, además, desde la primavera de 2014, estos no han alcanzado el 85% de su capacidad, según indican desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD).

    Ante esta preocupante situación, es necesario tomar medidas que nos ayuden a proteger y salvaguardar uno de los recursos más valiosos del planeta. Para esto, debemos encontrar las soluciones que nos permitan preservar los recursos hídricos disponibles en la actualidad y facilitar el acceso a los mismos. A continuación, abordamos cuatro de estas soluciones con las que mitigar las consecuencias de la sequía.

    Soluciones para frenar la sequía

    Desalación de agua

    El 70% de la Tierra está cubierta de agua. Solo el 2,5% es dulce y, de esta cantidad, solo el 0,007% está disponible para el consumo humano. En contraposición, el 97,5% del agua del planeta es salada. Transformar este recurso en agua potable es una de las opciones que podrían mejorar su disponibilidad. Este proceso se conoce como desalación de agua y ya se realiza en las plantas desaladoras de todo el mundo.

    El tratamiento más habitual para convertir agua salada en agua potable es a través de la ósmosis inversa. Este proceso consiste en recoger el agua del mar y, mediante la presurización, el agua atraviesa una serie de membranas semipermeables que permite el paso del agua, pero no de la sal. Sin embargo, antes de distribuirse por los hogares, el líquido resultante debe ser remineralizado, además de regulado su pH agregando anhídrido carbónico y carbonato cálcico.

    Reutilización de agua regenerada

    Es una solución innovadora que apuesta por la resiliencia hídrica. El agua regenerada es agua residual depurada que recibe un tratamiento adicional en una estación de regeneración para que se pueda reutilizar.

    Este proceso de reutilización de agua permite no solo reaprovechar y dar una segunda vida a este recurso tan escaso en el planeta, sino que también permite proteger el paisaje agrícola, restaurar las zonas húmedas y reducir los vertidos con alta carga de nutrientes al mar. Una solución que prolonga la vida del agua y aporta múltiples beneficios al medioambiente.

    Recarga de acuíferos

    Casi toda el agua dulce en estado líquido del mundo es invisible al estar oculta bajo la tierra en los acuíferos. Sus fuentes principales de recarga son la lluvia y la nieve, que se infiltran en estos depósitos naturales a través del suelo. Sin embargo, los acuíferos también sufren una serie de amenazas que han conducido al agotamiento de este valioso recurso debido, principalmente, a la contaminación y la sobreexplotación, al extraerse más agua de la que se recarga a través del ciclo de la naturaleza.

    Para revertir esta situación ha comenzado a implementarse una solución que consiste en la construcción de una línea de pozos en el acuífero principal con los que inyectar agua regenerada procedente de la depuradora más cercana. Esta inyección de agua alimenta de forma sostenible al acuífero y actúa como barrera contra la intrusión salina.

    fuente : www.fundacionaquae.org

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 3 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder