if you want to remove an article from website contact us from top.

    es la parte más amplia ya que se presenta el desarrollo del relato. los personajes se mueven en consecuencia al hecho que interrumpió ese estado de equilibrio inicial.

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga es la parte más amplia ya que se presenta el desarrollo del relato. los personajes se mueven en consecuencia al hecho que interrumpió ese estado de equilibrio inicial. de este sitio.

    Causa

    escribe cuentos de un subgénero de su preferencia.

    Causa-efecto en los cuentos

    AddThis Sharing Buttons

    Share to Facebook Share to WhatsApp Share to Telegram Share to Twitter Share to Email Share to More

    escribe cuentos de un subgénero de su preferencia.

    Fecha transmisión: 15 de Diciembre de 2022

    Valoración de la comunidad:

    Última Actualización:

    8 de Diciembre de 2022 a las 13:11

    Lengua Materna

    Causa-efecto en los cuentos

    Aprendizaje esperado: escribe cuentos de un subgénero de su preferencia.Énfasis: vincular acontecimientos de forma causal.¿Qué vamos a aprender?

    En esta sesión, conocerás cómo plantear una trama coherente, compuesta por acontecimientos articulados causalmente, distribuidos en episodios que planteen expectativas e incertidumbre en el lector, de acuerdo con los temas y convenciones del subgénero. Con ello, mejorarás tus procesos de imaginación para narrar secuencialmente hechos en la historia y de esta forma crear un cuento creativo de cualquier subgénero, como: ciencia ficción, policiaco, terror, o de fantasía.

    ¿Qué hacemos?

    ¿Alguna vez has escuchado o leído historias en donde los hechos no guardan relación entre sí?

    Por ejemplo:

    “Toda la semana fui al gimnasio y al box, porque me gusta ir a la escuela y me gusta comer con mis amigos. Me levanté por la mañana y todo parecía normal, hasta que llegué a casa; me dolía mucho el estómago y sólo me dormí y me puse pomada para que no me doliera”.

    ¿Qué rara manera de contar, no crees?, ¿qué tiene que ver lo de comer con sus amigos con el box?

    Como te diste cuenta, en el ejemplo anterior no se especifica o es confuso establecer qué ocurrió primero y qué después o por qué sucedió. Sin embargo, es claro que la causa es el exceso de ejercicio y la consecuencia el dolor de estómago. Incluso hay hechos que no se relacionan con el relato porque no es clara la relación que existe entre que, al protagonista, le guste ir a la escuela y a comer con sus amigos; y el hecho de que por ir al box le dolió el estómago.

    Las relaciones de causa y efecto son recursos discursivos que ayudan a ser claros al momento de escribir un cuento o cualquier tipo de texto narrativo.

    Las relaciones causales pueden seguir una trama lineal de la historia, esto es: comenzar por el inicio de los acontecimientos, seguido del desarrollo de la historia o situación de la cual se está hablando o comunicando; posteriormente, ubicar un espacio donde se genere un conflicto o suspenso en los lectores u oyentes, para terminar con un desenlace donde se conoce lo que ocurrió al final.

    Aunque no siempre puede hacerse de esta manera, pues existen otras formas de contar una historia; sin embargo, deben ser claras las relaciones de causa-efecto para que el texto presente coherencia y cohesión, es decir, que sea entendible.

    ¿Cómo reestructurarías el fragmento del cuento anterior?

    Revisa la siguiente propuesta.

    “Toda la semana he ido al gimnasio y al box porque me gusta hacer ejercicio. Hoy, cuando llegué a casa, me dolía mucho el estómago; yo creo que fue porque hice ejercicio de más. Me tomé una pastilla y me acosté para dormir un rato”.

    Así queda mejor la propuesta de redacción, porque no hay elementos que te distraigan, y queda muy claro que se está narrando una acción y su consecuencia.

    Ahora se realizará una remembranza de la estructura textual de los cuentos, sólo para analizar la forma en que se irán escribiendo los acontecimientos. Eso sí, recuerda que existen otras formas de narrar los hechos, pero en este momento se abordará la estructura clásica de los cuentos, que se le conoce como trama lineal.

    Estructura de los cuentos

    En el inicio se plantea el ambiente que es el lugar donde ocurrirán los acontecimientos, en éste se mencionan además los personajes que participarán en ella y se planea la situación inicial que desencadenará la historia.

    En seguida se continúa con el desarrollo que da lugar a los hechos narrativos mediante relaciones de causa y efecto.

    En este apartado se suelen narrar los sucesos de manera cronológica.

    Bajo esta estructura de trama lineal se sugiere que el texto comience por un inicio, un desarrollo, y un desenlace. Sin embargo, es importante mencionar que existen varios tipos de trama, como: la circular o en espiral, las cuales pueden iniciar contando el final, o que terminen con un final abierto.

    El nudo: acontecimiento extremo causante del suspenso.

    El clímax: situación reveladora donde cambiará la forma de pensar de los personajes.

    Por último, el desenlace da cierre al cuento y aquí es donde se va a resolver o no el conflicto.

    Ya que hiciste un repaso por la estructura tradicional de los cuentos, es momento de revisar cómo se construye la trama. Los acontecimientos en un cuento se construyen como si fueran piezas de un rompecabezas: un acontecimiento se relaciona con otros para armar una historia. Es decir, cada acontecimiento impacta a otro y genera relaciones de causa y efecto entre ellos.

    Por ejemplo, en el cuento que leíste al inicio de la sesión se menciona que el protagonista hizo ejercicio de más en un gimnasio (ese es un acontecimiento), y como consecuencia le dolió el estómago (ese es el efecto que causó). Mencionar que le gusta ir a la escuela y comer con sus amigos no se relaciona, pues no tiene ningún efecto en la historia.

    fuente : nuevaescuelamexicana.sep.gob.mx

    Las trampas de Onetti

    Las trampas de Onetti

    Fernando Aínsa

    -[7]-

    A quienes, como Onetti todavía creen en el destino propio de la novela.

    -[8]-     -9-

    Justificación

    Hay lealtades que se sellan con el tiempo y otras en un instante. Pero la lealtad a que me siento obligado respecto a la obra de Juan Carlos Onetti tiene un raro privilegio: nació en un instante y se consolidó en el tiempo. Puedo recordar como si fuera hoy mismo, aquel día del mes de julio de 1959 en que descubrí a Onetti o, mejor dicho, un espléndido fragmento de su mundo. La contratapa del semanario adelantaba un par de páginas de una novela -- próxima a aparecer. Fue un estremecimiento, un fogonazo de identificación literaria, un entusiasmo tan exclusivo que no recuerdo otra lectura de alguna página, capaz de compararse a la de aquel momento.

    Un mes después debo haber sido de los primeros en comprar el libro: la lealtad estaba sellada. A partir de empecé a recorrer hacia atrás al Onetti édito   -10-   hasta llegar a sus primeras páginas, y a explorar el progresivo afianzamiento de su universo. Y esas lecturas se fueron jalonando de numerosas anotaciones, notas que ordenaban un entusiasmo y maduraban la original emoción.

    Diez años después, a principios de 1969, al tener que repasar esas notas para un trabajo para la Universidad de Yale, surgió la idea de este libro. Este ensayo no es más que ese balance final de la reconocida relación de diez años largos con la obra de Onetti. Pero es una respuesta que intenta ser, por sobre toda identificación original, la consecuencia de entender que hoy por hoy, para acercarse a la obra de un novelista como Onetti, hay que tener por lo menos tres cosas clarificadas.

    Por, lo pronto, he tratado de superar en el esquema de trabajo propuesto, la continua referencia comparativa, entre la obra de Onetti y la realidad a la que puede estar referida, tal como han hecho habitualmente, los críticos que ya la han estudiado. No me ha interesado la presunta fidelidad a un orden real o los modos como Onetti participa del contorno que distorsiona. El mundo o de este escritor tiene la peculiaridad de ser tan perfectamente coherente consigo mismo que intentar descubrir lo fundamental de su propia estructura narrativa, sus claves, sus funciones y las técnicas que la sostienen, es tarea suficiente. Suficiente para explicar la perfección estética de un universo que, no por clausurado deja de ser profundamente significativo. Cualquier homología por la cual pudieran encontrarse   -11-   relaciones entre esa estructura cerrada de su mundo con otras estructuras literarias, políticas, filosóficas, sociales, necesitaba -a mi juicio- de un primer análisis interno, un esbozo de las «estructuras significativas inmanentes a la obra» de que ha hablado Goldmann a propósito de Malraux.

    Paralelamente, eludí al acercarme a las pautas básicas de sus relatos (tiempo, lugar, personajes y acción), como al relevar sus símbolos y mitos, todo método de trabajo que opusiera fondo y forma, imaginación y realidad, aunque obviamente todos esos elementos estén presentes en la obra de Onetti y en este ensayo.

    Y finalmente, tampoco pretendo que los métodos utilizados en este trabajo, en la medida en que tratan de ser racionales y explícitos, trasunten una idéntica actitud creativa del autor. Nada más ajeno a las páginas que siguen que presumir o sugerir que los recursos creativos, poderosamente intuitivos y sensibles de Onetti, puedan responder a un conocimiento y a una aplicación deliberada de las funciones y técnicas que se hayan podido anotar. Creación y crítica, si han de complementarse necesariamente (y está es una vieja polémica, no hace mucho reactualizada por la crítica estructuralista francesa) siguen teniendo felizmente un origen metodológico distinto.

    Vale la pena reiterar, en este sentido, que autor y crítico aun hablando de la misma cosa, lo hacen cada uno a su manera. Si el autor ya es crítico, como se ha dicho, el crítico no hace sino repetir, volver a decir con otras palabras lo que ya está escrito. No pretendo descubrir,   -12-   pues, nada nuevo en la obra de Onetti, aunque he intentado -como propone Pierre Macherey- «aislar el mensaje», para lo cual no he hecho sino aislar los elementos que forman su «resultante», intentando traducir sus claves. Más concretamente, he tratado de analizar la obra de Onetti como un objeto en el que se manifiestan las reglas del funcionamiento -- y los procedimientos por los cuales el autor logra estructurarlas como objetos autónomos -- de significación artística de importancia.

    Las páginas que siguen, en la medida en que puedan responder al esfuerzo propuesto, son el medio más eficaz de devolver, decantadamente y a diez años de distancia, las emociones que el entierro de Rita, contemplado por Díaz Grey en una tarde calurosa de verano, me provocaron a partir de esa mirada paseada por el contorno «con desconfianza, casi con odio». Una desconfianza y un odio que he querido entender y que he terminado por justificar.

    Montevideo, marzo 1970.

    -13-

    I. Las funciones

    () -[14]-     -15-

    1. La postura y el desajuste

    Toda la ciencia de vivir está en la sencilla blandura de acomodarse, en los huecos de los sucesos que no hemos provocado con nuestra voluntad, no forzar nada, ser, simplemente cada minuto.

    fuente : www.cervantesvirtual.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 12 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder