if you want to remove an article from website contact us from top.

    durante la colonia imperaba una situación en la que los españoles, algunos caciques y gobernantes negaban respeto y reconocimiento a los pueblos nativos; les arrebataban sus propiedades, los explotaban exigiéndoles trabajar de manera inhumana y los violentaban. ¿a qué hace alusión esta situación?

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga durante la colonia imperaba una situación en la que los españoles, algunos caciques y gobernantes negaban respeto y reconocimiento a los pueblos nativos; les arrebataban sus propiedades, los explotaban exigiéndoles trabajar de manera inhumana y los violentaban. ¿a qué hace alusión esta situación? de este sitio.

    Indígenas y conflictos en el periodo colonial tardío novohispano: el caso de las Huastecas (1750

    La movilización de diversos sectores sociales a partir de diciembre de 1810 ha llevado a considerar una casi masiva participación popular apoyando a los líderes que dieron el “grito de Dolores”. Sin embargo, a partir de estudios en espacios sociales diversos, el papel de los insurgentes y de los realistas, permite observar que no todos funcionaron con una lógica semejante, sobre todo cuando se tienen datos sobre violencia colectiva e individual previa. De eso se trata este artículo, cuyo telón de fondo es un espacio social considerado como de frontera.

    Sommaire Document suivant Débats 2010

    La acción colectiva popular en los siglos XVIII y XIX: modalidades, experiencias, tradiciones

    Indígenas y conflictos en el periodo colonial tardío novohispano: el caso de las Huastecas (1750-1820)

    Antonio Escobar Ohmstede

    https://doi.org/10.4000/nuevomundo.58047

    Résumé | Index | Plan | Texte | Notes | Illustrations | Citation | Auteur

    RÉSUMÉS ESPAÑOL ENGLISH

    La movilización de diversos sectores sociales a partir de diciembre de 1810 ha llevado a considerar una casi masiva participación popular apoyando a los líderes que dieron el “grito de Dolores”. Sin embargo, a partir de estudios en espacios sociales diversos, el papel de los insurgentes y de los realistas, permite observar que no todos funcionaron con una lógica semejante, sobre todo cuando se tienen datos sobre violencia colectiva e individual previa. De eso se trata este artículo, cuyo telón de fondo es un espacio social considerado como de frontera.

    Haut de page ENTRÉES D’INDEX

    Keywords:

    Huastecas, insurgents, Natives, realists, riots., violence, XIXth century, XVIIIth century

    Palabras claves:

    Huastecas, Indígenas, insurgentes, motines., realistas, siglo XIX, Siglo XVIII, violencia

    Haut de page PLAN Introducción

    Los conflictos en el periodo colonial tardío en las Huastecas

    Los insurgentes y los realistas

    Consideraciones finales

    Haut de page TEXTE INTÉGRAL PDF

    Signaler ce document

    Introducción

    1

    Uno de los antecedentes más inmediatos a lo acontecido en los primeros años decimonónicos, cuando aun México seguía denominándose como la Nueva España, ha sido el observar la manera en que impactaron las denominadas Reformas Borbónicas en el acontecer cotidiano de los diversos actores sociales que conformaban las sociedades urbanas y rurales. En sí, se ha considerado que las Reformas impactaron de diversa manera en el continente americano, desde la reorganización política y económica de los variados espacios sociales bajo el régimen de las Intendencias, eliminando monopolios, corporaciones y privilegios, pero a la vez creando otras instancias corporativas donde la Corona pretendía, o tendría, una influencia directa, que en muchos casos fueron el antecedente inmediato del liberalismo que se desarrollo, al menos para México, hasta la transición temporal de los siglos XIX al XX.

    2

    Los nuevos Estados-gobierno mexicanos que se fueron conformaron paulatinamente durante el siglo XIX, en esencia retomaron los postulados del liberalismo europeo y norteamericano, pero enfrentándose a una economía crítica y que en mucho dependía de las contribuciones. Frente a las perspectivas políticas, y como una herencia de la constitución gaditana, los indígenas pasaron de ser súbditos a ciudadanos o conciudadanos, aunque este concepto llevaba consigo varias características, entre ellas la de ser propietarios privados, así como el saber leer y escribir, lo que implicaba no solamente una actitud política sino de integración a una sociedad que pretendía ser igualitaria y que veía en el mercado de tierras y de fuerza de trabajo el sustento económico. Sin embargo, la igualdad ciudadana, en varios casos, se dio en el papel, aun cuando no podemos obviar la que realmente permeó a las sociedades novohispanas y decimonónicas, que fue la igualdad fiscal.

    1  Se consideraba de frontera, ya que colindaba al norte con espacios dominados por grupos nómadas y (...)

    3

    Con este breve contexto que llega a los momentos en que se desarrollan las guerras insurgentes en la Nueva España, este artículo observara la manera en que se puede observar el accionar de los indígenas de las Huastecas (ubicadas al noreste de la Ciudad de México y consideradas como un espacio de “frontera” en los siglos coloniales1) durante la segunda mitad del siglo XVIII y las primeras dos décadas del siglo XIX frente a un acontecimiento que marcó la historia de México y que de alguna forma ha sido considerado, aunque paulatinamente se ha ido desmitificando en la historiografía mexicanista, como un parteaguas, y es (son) la(s) llamada(s) guerra(s) insurgente(s) o de independencia.

    4

    Antes de presentar los procesos de conflictividad que se dieron en las Huastecas, quisiera mencionar que el momento histórico en que se desenvuelve la guerra insurgente se encuentra inmerso en los procesos que la antecedieron, casi llevándonos a una noción de “liberación”, como una problemática de la historia. Esto no tanto como un eufemismo sino porque implica la existencia de “liberados” y “liberadores”. Básicamente las historias locales y regionales en las Huastecas nos demuestran la complejidad en las construcciones y reconstrucciones de relaciones, tanto íntimas como amplias, sobre todo considerando la diversidad étnica, redes de poder, estructura agraria, etc. Parecería que no hay liberados ni liberadores, ya que las implicaciones de la(s) guerra(s) insurgente(s) y de la Constitución gaditana de 1812, al menos en el caso de las Huastecas, no fue un proyecto “moderno” que llegaran a los mundos “tradicionales” indígenas de manera sorprendente o coherente; al contrario, son momentos que emergen de procesos que surgen de campos pre-existentes de relaciones; donde se presentan como actores, miembros de poblados (pueblos, misiones, rancherías, barrios) indígenas que ya estaban interactuando con otros actores sociales como eran los rancheros, los hacendados, los licenciados, los tinterillos, los párrocos y los funcionarios como entre sí, bajo un papel de propietarios, jornaleros, medieros, peones, etcétera. La complejidad de las situaciones locales en el espacio social que comento desafía una explicación sencilla en términos de grado de aislamiento y marginalidad, sobre todo cuando encontramos evidencias de estrategias activas por parte de los indígenas para enfrentarse a las amenazas externas e internas, además de una participación activa en las redes comerciales. Sin duda, las variaciones locales nos llevan a un análisis de la organización político-religiosa, así como social del entorno en donde se desarrollan los conflictos. La participación activa en los motines deciochescos, las guerras insurgentes, en la violencia colectiva decimonónica o en el apoyo de algún líder local y regional revolucionario en el siglo XX no implica la defensa de espacios cerrados sino un manejo bastante exitoso de sus relaciones con el exterior y una incorporación selectiva de novedades que adecuan dependiendo del contexto en que se desarrollan.

    fuente : journals.openedition.org

    La transformación de los derechos y privilegios de la nobleza indígena en la época colonial

    En un primer momento, Carlos V reconoció el derecho natural de los indígenas a su propiedad y a los señores en su señorío. No obstante, hubo una larga polémica en torno a los “justos títulos”.

    Era común que los indios caciques se hicieran pintar en un retrato. En algunos, se aprovechaba la ocasión para hacer manifiesta su participación en la conquista de México, lo que redundaba en el reconocimiento de sus derechos por parte de la corona española. En este retrato del indio cacique de Querétaro, don Nicolás de San Luis Montañés, en la cartela que lo acompaña se menciona su participación en la derrota de los indios bravos de la región de Querétaro. Tomado de Vargaslugo, 2005.

    Los indios caciques adoptaron los vestidos europeos a los que sólo ellos tenían derecho por privilegio real, pero además usaban otras prendas que evocaban el pasado prehispánico en el que también sólo las clases dirigentes podían usar determinados atuendos. El indio cacique lleva anudado en el cuello un pañuelo muy tenue que en el borde tiene encaje. La india cacica se cubre la cabeza con un manto, que va sobre otra prenda, ambos de delicado tejido de algodón, y bajo esas dos piezas se ve el vestido de estilo europeo. Para la mujer prehispánica, tejer esos sutiles ropajes era una metáfora del parto, pues se comparaba esa actividad con procrear un ser. Anónimo, Patrocinio del Señor San José (detalle). Parroquia de la Santa Cruz de Técamac, estado de México. Tomado de Vargaslugo, 2005. Digitalización: Raíces

    Era común que los indios caciques se hicieran pintar en un retrato. En algunos, se aprovechaba la ocasión para hacer manifiesta su participación en la conquista de México, lo que redundaba en el reconocimiento de sus derechos por parte de la corona española. En este retrato del indio cacique de Querétaro, don Nicolás de San Luis Montañés, en la cartela que lo acompaña se menciona su participación en la derrota de los indios bravos de la región de Querétaro. Tomado de Vargaslugo, 2005.

    Los indios caciques adoptaron los vestidos europeos a los que sólo ellos tenían derecho por privilegio real, pero además usaban otras prendas que evocaban el pasado prehispánico en el que también sólo las clases dirigentes podían usar determinados atuendos. El indio cacique lleva anudado en el cuello un pañuelo muy tenue que en el borde tiene encaje. La india cacica se cubre la cabeza con un manto, que va sobre otra prenda, ambos de delicado tejido de algodón, y bajo esas dos piezas se ve el vestido de estilo europeo. Para la mujer prehispánica, tejer esos sutiles ropajes era una metáfora del parto, pues se comparaba esa actividad con procrear un ser. Anónimo, Patrocinio del Señor San José (detalle). Parroquia de la Santa Cruz de Técamac, estado de México. Tomado de Vargaslugo, 2005. Digitalización: Raíces

    Era común que los indios caciques se hicieran pintar en un retrato. En algunos, se aprovechaba la ocasión para hacer manifiesta su participación en la conquista de México, lo que redundaba en el reconocimiento de sus derechos por parte de la corona española. En este retrato del indio cacique de Querétaro, don Nicolás de San Luis Montañés, en la cartela que lo acompaña se menciona su participación en la derrota de los indios bravos de la región de Querétaro. Tomado de Vargaslugo, 2005.

    Los indios caciques adoptaron los vestidos europeos a los que sólo ellos tenían derecho por privilegio real, pero además usaban otras prendas que evocaban el pasado prehispánico en el que también sólo las clases dirigentes podían usar determinados atuendos. El indio cacique lleva anudado en el cuello un pañuelo muy tenue que en el borde tiene encaje. La india cacica se cubre la cabeza con un manto, que va sobre otra prenda, ambos de delicado tejido de algodón, y bajo esas dos piezas se ve el vestido de estilo europeo. Para la mujer prehispánica, tejer esos sutiles ropajes era una metáfora del parto, pues se comparaba esa actividad con procrear un ser. Anónimo, Patrocinio del Señor San José (detalle). Parroquia de la Santa Cruz de Técamac, estado de México. Tomado de Vargaslugo, 2005. Digitalización: Raíces

    Era común que los indios caciques se hicieran pintar en un retrato. En algunos, se aprovechaba la ocasión para hacer manifiesta su participación en la conquista de México, lo que redundaba en el reconocimiento de sus derechos por parte de la corona española. En este retrato del indio cacique de Querétaro, don Nicolás de San Luis Montañés, en la cartela que lo acompaña se menciona su participación en la derrota de los indios bravos de la región de Querétaro. Tomado de Vargaslugo, 2005.

    Los indios caciques adoptaron los vestidos europeos a los que sólo ellos tenían derecho por privilegio real, pero además usaban otras prendas que evocaban el pasado prehispánico en el que también sólo las clases dirigentes podían usar determinados atuendos. El indio cacique lleva anudado en el cuello un pañuelo muy tenue que en el borde tiene encaje. La india cacica se cubre la cabeza con un manto, que va sobre otra prenda, ambos de delicado tejido de algodón, y bajo esas dos piezas se ve el vestido de estilo europeo. Para la mujer prehispánica, tejer esos sutiles ropajes era una metáfora del parto, pues se comparaba esa actividad con procrear un ser. Anónimo, Patrocinio del Señor San José (detalle). Parroquia de la Santa Cruz de Técamac, estado de México. Tomado de Vargaslugo, 2005. Digitalización: Raíces

    fuente : arqueologiamexicana.mx

    El Virreinato II. Aprende en Casa III Secundaria

    Durante el virreinato, la corona española intentó dividir a la población en República de indios y República de españoles

    Aprende en Casa III

    El Virreinato II. Aprende en Casa III Secundaria

    Durante el virreinato, la corona española intentó dividir a la población en República de indios y República de españoles

    65524FacebookTwitterGooglePinterest

    El Virreinato II

    Redacción | UN1ÓN | 22/03/2021 00:00

    En la materia de Historia de segundo de secundaria, se dará continuidad al tema: “El Virreinato II”, con el que los alumnos identificarán la manera en que el Virreinato de la Nueva España se organizó en los ámbitos administrativo y económico.

    ¿Qué hacemos? 

    Inicia con el siguiente texto.

    La vida cotidiana en el Virreinato de la Nueva España según Vicente Riva Palacio en “México a través de los siglos”

    Riva Palacio le presta atención a la cultura material de los ricos, pero no tanto para dejar evidencia desinteresada de los objetos valorados por una determinada sociedad, sino para mostrar su tendencia hacia la ostentación. La posesión de determinados objetos indicaba prominencia social (siglo XVIII), por eso los ajuares domésticos eran costosos y numerosos, así los describe el autor del Virreinato:

    Todas las familias acomodadas usaban para el servicio de la mesa vajillas de plata; los muebles de ese metal eran comunes y fabulosa la cantidad de ramilletes, candeleros, lámparas y otros objetos destinados al culto que existían en las iglesias; en materia de vajillas, por ejemplo, más fácil y económico era el uso de la plata que el de la porcelana y el cristal, que, por su escasez y fragilidad, presentaban graves inconvenientes para el uso común y doméstico.

    El autor hace hincapié en que, mientras en la cúpula de la sociedad novohispana se gozaba de comodidades y privilegios, la mayoría de la población, sobre todo indígena, vivía en la miseria.

    Los indios: una costumbre que implicaba desobediencia para los indios era la de montar a caballo. Esta práctica estaba prohibida para ellos por un edicto real, y el desacato podía acarrear pena de muerte o “perdimiento de bienes”, sin embargo, esta práctica estaba muy extendida. Para el autor, este hecho en particular se convierte en una prueba de que en la sociedad novohispana, en general, las leyes podían negociarse o hasta ignorarse, puesto que todos los que por algún título se consideraban caciques consiguieron permiso para andar a caballo convirtiéndose en excelentes jinetes.

    Ahora, anota las siguientes preguntas y conforme se vaya desarrollando el tema, contéstalas en tu cuaderno.

    ¿Qué relación supones que tiene el tributo con el sistema de encomienda?

    ¿Por qué se instauró la encomienda en Nueva España?

    ¿Quiénes participaban y qué función desempeñaban en la encomienda?

    ¿Para quién era lo recaudado? 

    República de indios y de españoles 

    La Corona intentó dividir a la población en República de indios y República de españoles. La primera se asentó en poblaciones indígenas con tierras comunales y, la de españoles se estableció en ciudades. Sin embargo, no se logró la separación de las dos repúblicas tal como se deseaba, pues indígenas, españoles y esclavos africanos convivían de manera cotidiana.

    Para gobernar las ciudades, villas de españoles y “pueblos de indios” se crearon los Ayuntamientos o Cabildos, constituidos por alcaldes con funciones judiciales en casos menores; y los regidores, quienes se encargaban de la administración y los servicios públicos.

    Los señoríos prehispánicos fueron transformados en “pueblos de indios” con sus propias autoridades, gobernados por un cacique indígena. Tenían derecho al ejercicio de la propiedad comunal o particular, así como de las funciones de un Cabildo.

    Ello implicaba la reorganización de la vida indígena y la congregación de los indios en pueblos donde no residirían más españoles que los doctrineros, corregidores y encomenderos. En la aplicación de la política indígena fue decisiva la colaboración de la propia nobleza india. Caciques y principales se convirtieron en gobernadores, alcaldes y regidores de los cabildos de indios establecidos en sus pueblos, según el modelo español, y actuaron como intermediarios y auxiliares de la colonización, organizando la recaudación de tributos y la provisión de mano de obra.

    Gracias a esta colaboración, la nobleza indígena fue reconocida y recompensada con algunas distinciones. Por ejemplo, a diferencia del resto de los indios, los caciques y principales tenían permiso para llevar armas de fuego y espadas, y podían montar a caballo, estaban muy hispanizados en su indumentaria, casas y estilo de vida, poseían tierras, ganados y tenían esclavos encomendados.

    A continuación, observa el siguiente video del minuto 7:44 al 13:23, para reforzar lo anterior.

    Discutamos México.

    Como pudiste observar en el video anterior, se menciona la división de la República de indios y de españoles, y cómo no funcionó ya que existía una gran convivencia entre la sociedad novohispana.

    La encomienda 

    Fue la primera forma de administrar el territorio, no implicaba la posesión de las tierras, sólo el derecho sobre el trabajo de los indígenas que vivían en ellas y el cobro de tributo. En la primera mitad del siglo XVI, los encomenderos cometieron abusos en contra de los indígenas, los explotaron y no siempre cumplieron con sus obligaciones.

    fuente : www.unionpuebla.mx

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 7 month ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder