if you want to remove an article from website contact us from top.

    doctrina que busca reducir las funciones y presencia del estado en materia económica y encargarla directamente a los particulares.

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga doctrina que busca reducir las funciones y presencia del estado en materia económica y encargarla directamente a los particulares. de este sitio.

    Teoría de la intervención del estado en la economía • gestiopolis

    1. Intervención del estado en la economía. Orígenes En la época moderna los gobiernos han mostrado interés en intervenir sobre el proceso económico La intervención del Estado en el sistema económico se ha dado prácticamente desde la aparición en cuanto organización social máxima de éste. Ya en la antigua Grecia, los Imperios Romano y Vizantino […]

    ECONOMÍA

    Teoría de la intervención del estado en la economía

    H Héctor Hernán Hidalgo Páez33 minutos de lectura

    1. Intervención del estado en la economía.

    Orígenes

    En la época moderna los gobiernos han mostrado interés en intervenir sobre el proceso económico

    La intervención del Estado en el sistema económico se ha dado prácticamente desde la aparición en cuanto organización social máxima de éste. Ya en la antigua Grecia, los Imperios Romano y Vizantino tenían un Estado interventor, lo mismo en la Edad Media, etc., En un principio simples motivos políticos y militares llevaron a los gobiernos a participar en la producción (fábricas de armas por ejemplo) e intentar controlar las actividades comerciales. La época mercantilista se caracterizó precisamente por el excesivo intervensionismo estatal, denunciado posteriormente por los economistas clásicos.

    La economía clásica y los fisiócratas pugnaron por el laisse faire que implica la nula intervención del Estado en los asuntos económicos, salvados los aspectos necesarios para la subsistencias de la sociedad, como era para asegurar la paz exterior e interior y la garantía de la propiedad.

    A pesar de la propuesta de los clásicos, el Estado tuvo que intervenir en varios aspectos de la economía en el siglo XIX. Debido al impacto de la industrialización, los gobiernos (el inglés en primer lugar) tuvieran que intervenir para paliar las pésimas condiciones de trabajo de la clase obrera; la factory reform inglesa de la década de 1830 y 1840 limitó el empleo de los niños y las horas de trabajo diario y reguló el empleo de las mujeres, al tiempo que nombró inspectores de fábricas; la ley de salud pública de 1848 estableció normas que permitían la intervención del estado en este campo.

    Con el surgimiento del estado de Bienestar, la intervención estatal se amplió considerablemente al campo de los seguros sociales y a la intervención en el mercado de trabajo.

    Pero fue a partir de la depresión de 1929 y de la Segunda Guerra Mundial cuando la intervención estatal se amplió de forma importante. El intervensionismo en las épocas de guerra y de depresión económicas amplió las funciones del Estado y aumentó el gasto público y aunque tras la vuelta a la paz cierno algunos gastos, nunca retornaban a su nivel previo.

    En el periodo de entre guerras surgieron los controles del comercio exterior y las intervenciones en los mercados de divisas. En ese mismo periodo se difundió la teoría keynesiana que proponía la intervención del Estado en la economía, a través de la política fiscal y la política monetaria, para evitar la crisis de desempleo. Por último, en el periodo posbélico se difundió la participación activa en pos del desarrollo económico.

    La provisión por el Estado de servicios y bienes públicos tiene una larga historia, sin embargo, es solamente después de la Segunda Guerra Mundial cuando se generaliza en Europa la convicción de que es el Estado el sujeto económico que debe impulsar el crecimiento económico. De este modo, durante los años sesenta y setentas se generó un protagonismo creciente del Estado en las actividades industriales de los principales países europeos, surgieron así las primeras manifestaciones de las «economías mixtas de mercado» que suponían que más del 16.5 % del PIB (Producto Interno Bruto)era generado por el Estado en la Europa de los setentas.

    El Estado, como representante oficial de la sociedad capitalista, tiene que hacerse cargo del mando de la producción, pero básicamente de la administración de la industria y de todas las ramas de la producción para que esta ya no perteneciera a unos u otros individuos en competencia, sino por el contrario, estas ramas de la producción pasarían a manos de toda la sociedad, con arreglo a un plan general y con la participación de todos los miembros de la sociedad. Engels, advertía una tendencia hacia la rectoría del Estado sobre la economía nacional, como algo inevitable, una transición obligada hacia una forma de capitalismo de Estado.

    La presencia económica y social de un aparato burocrático, fuerte, centralizado y social es un elemento constitutivo básico en la modernización capitalista, cuyas políticas estatales han afectado los mecanismos, modalidades y tasas de acumulación de capital, y los mecanismos de distribución de los frutos del progreso técnico contenido en la industria.

    2. Causas de la intervención estatal.

    1. A lo largo del proceso de consolidación del capitalismo, ocurrió una transición compleja y con cambios profundos: la universalización del intercambio mercantil de mercancías, tierra, trabajo y capital; la formación y organización de estos mercados necesitaban de un fuerte apuntalamiento normativo para funcionar en forma adecuada. Es así como surge la organización estatal como el centro de gravedad de la remodelación de las nuevas relaciones entre las clases y los grupos sociales.

    2. Organización y comportamiento del mercado: el mercado es una suma de racionalidades individuales no preocupadas por enfrentar los problemas de conjunto y de largo plazo del sistema. Desde la perspectiva del sistema es importante la rentabilidad, pero sobre todo crear las condiciones que la estabilicen a través de la construcción de infraestructura básica y de la producción de bienes públicos; de ahí la necesidad del Estado. El mercado no deja de tener su carácter atomizado en la toma de decisiones, menos aún en cuando las estructuras oligopólicas son dominantes y sus decisiones no garantizan una estrategia adecuada a las necesidades de la industrialización. En estas condiciones, se requiere de una instancia dotada de capacidad para organizar como un «actor colectivo» el sistema de relaciones económicas.

    fuente : www.gestiopolis.com

    BOE.es

    Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

    Ir a contenido

    Consultar el diario oficial BOE

    Puede seleccionar otro idioma:

    es ca gl eu va en fr Diarios Oficiales BOE BORME

    Otros diarios oficiales

    Información Jurídica

    Todo el Derecho

    Biblioteca Jurídica Digital

    Otros servicios Notificaciones Edictos judiciales Portal de subastas Anunciantes

    Documento BOE-A-1992-26318

    Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

    Ver texto consolidado

    [Disposición derogada]

    Publicado en:

    «BOE» núm. 285, de 27 de noviembre de 1992, páginas 40300 a 40319 (20 págs.)

    Sección:

    I. Disposiciones generales

    Departamento: Jefatura del Estado Referencia: BOE-A-1992-26318 Permalink ELI:

    https://www.boe.es/eli/es/l/1992/11/26/30

    Otros formatos: PDF XML

    Lenguas cooficiales:

    PDF català subir

    Contactar Sobre esta sede electrónica Mapa Aviso legal Accesibilidad Protección de datos Tutoriales

    Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

    Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid

    fuente : www.boe.es

    El estado en la economia social de mercado

    FES

    El estado en la economia social de mercado : el modelo y la realidad alemana / Alfred Pfaller. - [Electronic ed.]. - Bonn, 1997. - 12 Bl. = 59 Kb, Text

    Electronic ed.: Bonn: FES-Library, 1998

    EL ESTADO EN EL MODELO DE LA ECONOMIA SOCIAL DE MERCADO

    Objetivo del Estado: mercado eficiente

    Garantía de la libertad del mercado

    Garantía de competencia

    Garantía de información confiable

    Objetivo del Estado: una sociedad "buena"

    Restricción de la libertad del mercado en defensa de intereses públicos

    Compensación de fallas del mercado

    Corrección de resultados del mercado con la finalidad de asegurar la cohesión social

    DISCREPANCIA SISTEMATICA ENTRE MODELO Y REALIDAD

    Mercados distorsionados y la influencia de intereses particulares

    El Estado y el manejo de la macroeconomía

    EL PAPEL DEL ESTADO ANTE LOS DESAFIOS DE HOY

    Globalización y retardación de crecimiento económico

    El desafío de la competitividad

    Mantenimiento de un orden social aceptable

    Economía social de mercado y el poder de grupos sociales

    EL ESTADO EN EL MODELO DE LA ECONOMIA SOCIAL DE MERCADO

    "Economía social de mercado" - este concepto se aplica, en sentido estricto, al modelo de ordenamiento económico, explícitamente elaborado, que le sirvió al primer gobierno de la República Federal de Alemania después de la segunda guerra mundial como pauta para encauzar su política económica. Su configuración teórica se relaciona ante todo con los nombres de Walter Eucken y Alfred Müller-Armack, y su implementación política con el de Ludwig Erhard. Los lineamientos básicos esenciales del modelo caracterizan la constitución económica de la mayoría de las naciones industrializadas de occidente, aun cuando no necesariamente su reflexión teórico ideológica.

    Objetivo del Estado: mercado eficiente

    El proyecto de ordenamiento de la economía social de mercado se basa en la convicción de que el mercado en combinación con la propiedad privada de los medios de producción (es decir, el rasgo esencial del capitalismo) constituye tanto la modalidad mas eficiente de coordinación económica, como también una condición necesaria para garantizar la máxima libertad política. Según esto, es tarea del Estado velar por el buen funcionamiento del mercado.

    Garantía de la libertad del mercado

    Esto significa, ante todo, que el Estado le confiere al mercado un margen de acción suficiente y que por principio no interfiere en el "juego" de la oferta y la demanda. La decisión en favor de un régimen de economía de mercado implica, por lo tanto, de manera esencial una limitación del Estado. Sin embargo, hay que proteger la libertad del mercado también contra cualquier menoscabo que pudiera sufrir por parte de transgresores. Es el Estado como instancia suprema de coordinación y regulación en una sociedad (puesto que goza del monopolio del ejercicio legitimo de la coacción física) quien debe garantizar la seguridad de la propiedad privada en contra de robo, extorsión, etc. y quien debe asegurar que el acceso al mercado no sea obstaculizado por aquellos a quienes no les gusta tener competidores, e.g. monopolistas locales o carteles mafiosos. Esto implica que el Estado es suficientemente fuerte para imponer la ley tanto a nivel nacional como a nivel local y que no esta ligado a intereses privados poderosos.

    Garantía de competencia

    El programa político del proyecto de la "economía social de mercado", sin embargo, va mas allá del aseguramiento de una libertad formal del mercado y compromete al Estado a intervenir activamente en el mercado cada vez que allí se configuren constelaciones de poder - formalmente inobjetables - que afecten seriamente la competencia. Porque es la competencia de la cual depende la eficiencia superior del mercado en la generación de bienestar social. Monopolios y carteles anulan esta eficiencia, independientemente de que se presenten del lado de la oferta o de la demanda (en forma de los así llamados monopsonios). Será tarea del Estado impedir que se produzcan o hacerlos desaparecer en caso dado. Aquí también, esto requiere un Estado suficientemente fuerte para poder actuar en contra de los que tienen poder económico.

    Garantía de información confiable

    Para que el mercado pueda funcionar bien, se requiere además que oferentes y demandantes puedan confiar suficientemente en las señales que reciban de sus contrapartes en el mercado, para poder tomar decisiones racionales con base en ellas. Así por ejemplo, una selección racional entre diversas ofertas solo será posible si las informaciones que proporcionen los oferentes en cuanto a cantidad y calidad del producto son correctas. A su vez, un oferente debe poder confiar en que el comprador pagara el precio acordado una vez que haya recibido el bien o servicio respectivo. Garantizar todo esto es tarea del Estado. Esto puede parecer obvio en cuanto al cumplimiento de contratos y a la sanción de informaciones evidentemente falsas. No obstante, el precepto de la seguridad de la información abre también un amplio margen discrecional para regulaciones que van más allá de lo anterior. ?En que medida, por ejemplo, debería obligarse a vendedores y productores a especificar precios por unidad de peso? ?Hasta donde debe llegar la obligación de proveer información acerca de la composición de un producto?

    La necesidad de información confiable existe también, y no en ultimo lugar, con respecto al comportamiento del Estado. Las injerencias del Estado en la economía (regulaciones, impuestos, etc.) deben ser tan consistentes, como para no dificultar una planeación segura a los actores del mercado - especialmente a aquellos que tienen que hacer sus disposiciones a más largo plazo. De no ser así, en un principio se producirán asignaciones equivocadas, es decir, un dispendio de recursos, y, si persiste la inseguridad, los actores se abstendrán de invertir, lo que equivale a renunciar a incrementos futuros de bienestar. El mandato de garantizar datos de referencia estables para los actores del mercado vale especialmente para el nivel general de precios, ya que la fluctuación de este distorsiona las señales que se desprenden de las modificaciones de los precios relativos. Además, la inestabilidad del nivel de precios tiende a generar también conductas improductivas para protegerse contra sus efectos.

    fuente : library.fes.de

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 7 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder