if you want to remove an article from website contact us from top.

    describió algunos mecanismos de defensa, es decir, algunas formas en las cuales la gente inconscientemente combate la ansiedad mediante la distorsión de la realidad.

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga describió algunos mecanismos de defensa, es decir, algunas formas en las cuales la gente inconscientemente combate la ansiedad mediante la distorsión de la realidad. de este sitio.

    Mecanismo de defensa

    Solemos invitar al mundo a crear la suma de todo el conocimiento humano. En esta ocasión, invitamos al mundo a crear el sonido de todo el conocimiento humano.

    [¡Ayúdanos con las traducciones!]

    Mecanismo de defensa

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    Goya, , estampa de .

    En la teoría psicoanalítica freudiana, los mecanismos de defensa son estrategias psicológicas inconscientes puestas en juego por diversas entidades para hacer frente a la realidad y mantener la autoimagen. Las personas sanas normalmente utilizan diferentes defensas a lo largo de la vida. Un mecanismo de defensa del yo deviene patológico solo cuando su uso persistente conduce a un comportamiento inadaptado tal que la salud física y/o mental del individuo se ve afectada desfavorablemente. El propósito de los mecanismos de defensa del yo es proteger la mente/sí mismo/yo de la ansiedad o sanciones sociales, o para proporcionar un refugio frente a una situación a la que uno no puede hacer frente por el momento.1​

    Los mecanismos de defensa son referidos con mayor exactitud como mecanismos de defensa del yo, y así pueden ser categorizados aconteciendo cuando los impulsos del ello están en conflicto unos con otros, cuando los impulsos del ello entran en conflicto con los valores y creencias del superyó, y cuando una amenaza externa es planteada al yo.

    El término "mecanismo de defensa" es entendido a menudo refiriéndose a un término característico de rasgos de personalidad que surgen debido a la pérdida o experiencias traumáticas, pero con mayor precisión se refiere a diferentes tipos de reacciones que se identificaron durante y después de la época de Anna Freud, hija del padre del psicoanálisis.

    Los mecanismos de defensa se confunden a veces con estrategias de afrontamiento.2​

    Uno de los recursos utilizados para evaluar estos mecanismos es el ().3​4​

    Índice

    1 Generalidades

    1.1 Mecanismos de defensa principales

    1.2 Otros mecanismos

    2 Descripción breve de algunos mecanismos de defensa

    2.1 Situación particular de la sublimación

    3 Mecanismos de defensa en Psicología

    4 Mecanismos de defensa en Psicoanálisis

    5 Modelo fisicalista dinámico de los mecanismos de defensa

    6 Véase también 7 Referencias 8 Bibliografía

    Generalidades[editar]

    Las llamadas técnicas de ajuste básico, mecanismos homeostáticos, estrategias de afrontamiento son, junto a los mecanismos de defensa, mecanismos psicológicos que reducen las consecuencias de un acontecimiento estresante, de modo que el individuo puede seguir funcionando normalmente. Los modelos de comportamiento que componen la psiquis en el ser humano, son un compuesto de fuerzas. Estas fuerzas son las características genéticas, las características instintivas que residen en el inconsciente y los factores de desarrollo, que incluyen: adiestramiento, circunstancias ambientales del individuo, y experiencia y formación.

    La mayor parte de las personas mantienen un balance equilibrado entre estas fuerzas. Algunas veces el balance es muy tenue y se ajusta con los mecanismos de defensa.

    «Estrategias de afrontamiento» se refiere a actividades y comportamientos de las que el individuo es consciente y «mecanismos de defensa» se refiere a procesos mentales inconscientes. Los mecanismos de defensa, que como se ha dicho son comportamientos inconscientes, son diversas formas de defensa psicológica con las cuales el sujeto consigue vencer, evitar, circundar, escapar, ignorar o sentir angustias, frustraciones y amenazas por medio del retiro de los estímulos cognitivos que las producirían. Entre los mecanismos de defensa se incluyen los siguientes:

    Mecanismos de defensa principales[editar]

    Condensación Desplazamiento Disociación Formación reactiva Negación Proyección Racionalización Represión Regresión

    Otros mecanismos[editar]

    Actuación o paso al acto

    Altruismo (como mecanismo de defensa)

    Identificación con el agresor

    Identificación proyectiva

    Intelectualización Sublimación Supresión Introyección Fijación

    Descripción breve de algunos mecanismos de defensa[editar]

    Los métodos más usados por las personas habitualmente para vencer, evitar, circundar, escapar, o ignorar las frustraciones y amenazas incluyen los siguientes:

    Disociación: se refiere al mecanismo mediante el cual el inconsciente nos hace olvidar enérgicamente eventos o pensamientos que serían dolorosos si se les permitiese acceder a nuestro pensamiento (consciente). Ejemplo: olvidarnos del cumpleaños de antiguas parejas, fechas, etc.Proyección: es el mecanismo por el cual sentimientos o ideas dolorosas son proyectadas hacia otras personas o cosas cercanas pero que el individuo siente ajenas y que no tienen nada que ver con él.Negación: se denomina así al fenómeno mediante el cual el individuo trata factores obvios de la realidad como si no existieran. Ejemplo: cuando una persona pierde a un familiar muy querido, como por ejemplo su madre, y se niega a aceptar que ella ya ha muerto y se convence a sí mismo de que sólo está de viaje u otra excusa.

    fuente : es.wikipedia.org

    Qué son los mecanismos de defensa y cómo están frenando tu productividad

    Conoce cuál es tu mecanismo de defensa y aprenda como dominarlo para ser más productivo en el trabajo.

    PRODUCTIVIDAD

    Qué son los mecanismos de defensa y cómo están frenando tu productividad

    Por Kat Boogaard | Publicado el 17 de septiembre de 2019 | 9 min. de lectura

    Permítanme empezar con una confesión (¿vergonzosa quizás?): el sólo hecho de pensar en escribir este texto, me parecía realmente intimidante.

    Me preocupaba no poder crear algo que fuera minucioso y preciso, pero que al mismo tiempo tuviera sentido y fuera fácil de leer. Además, sabía que tendría que leer una gran cantidad de investigación en psicología sobre mecanismos de defensa.

    ¿Así que saben qué fue lo que hice? Como adulto responsable que soy, evadí esta tarea lo más que pude. Hice muchos otros proyectos más pequeños (y más fáciles) primero: vacié mi bandeja de entrada, le llamé a mi mamá e incluso bañé a mi perro.

    Claramente no se requieren muchos conocimientos en psicoanálisis para saber cuál es mi mecanismo de defensa: la evasión.

    Todos tenemos ese "anti-superpoder" que a veces hace más mal que bien. Determinar cuál es el tuyo no es para hacerte sufrir—identificarlo puede ayudarte a superarlo. Así que, ¿cuál es tu mecanismo de defensa? ¿Qué comportamiento adoptas para despejar las sensaciones de ansiedad y así preservar tu ego? ¿No estás seguro? Bueno, vamos a profundizar un poco más y averigüemoslo.

    Pero primero... ¿qué son los mecanismos de defensa?

    El primero en definir los mecanismos de defensa fue Sigmund Freud, el famoso creador del psicoanálisis. Sin embargo, su hija Anna Freud los siguió desarrollando y expandiendo en su importante investigación.

    En esencia, los mecanismos de defensa son egoístas. Todos los usamos inconscientemente para evitar y protegernos de los pensamientos o sentimientos negativos — como la ansiedad o la culpa.

    Nuestros mecanismos de defensa entran en acción cuando nos sentimos amenazados. Esto no necesariamente significa sentirse amenazado —más bien significa que estas estrategias psicológicas son prevalentes en entornos de alto estrés, cuando dudamos de nuestras habilidades y de pronto nos damos cuenta de nuestras propias deficiencias. Nos ponemos a la defensiva para poder preservar nuestro ego.

    Por supuesto, los mecanismos de defensa pueden surgir en cualquier área de nuestra vida. Pero son visiblemente más frecuentes en el trabajo, donde el estrés a menudo es altísimo y existe un deseo abrumador de dar lo mejor de sí.

    Pero he aquí el problema: los mecanismos de defensa son normales y todos los usamos hasta cierto punto. Pero, como explican los investigadores, cuando estas conductas se llevan al extremo, es cuando las situaciones van de mal en peor: se desarrollan tendencias obsesivas e incluso neuróticas.

    ¿Cómo puedes evitar que tus propios mecanismos de defensa se conviertan un problema mayor, especialmente en el trabajo? El primer paso es reconocer cuál es tu mecanismo de defensa, pero ¿cuáles son los mecanismos de defensa que existen? Una búsqueda rápida revela que existen muchísimos, así que vamos a explicar solo algunos ejemplos de los mecanismos de defensa más recurrentes en el trabajo.

    1. Evasión

    Lema del mecanismo:

    Empezamos con mi favorito. Cuando surge algo con lo que no quieres lidiar, muchas veces parece más fácil evitarlo totalmente.

    La procrastinación es la forma más común de evasión en el trabajo (ahem, soy culpable)—te mantienes alejado de un escenario potencialmente negativo al continuar postergando lo que tienes que hacer. Sin embargo, la evasión en el trabajo se extiende más allá de tus tareas, hasta tus relaciones también.

    Por ejemplo, has estado planeando rellenar tu taza de café estratégicamente para no tener que encontrarte con ese colega con el que tuviste un desacuerdo durante el descanso.

    Este es el mayor problema con la evasión: las cosas no desaparecen sólo porque las ignoras. Todavía tienes que hacer esa tarea. Ese conflicto con tu colega de trabajo debe resolverse eventualmente.

    ¿Y qué sucede a la larga? Las cosas se ponen entre más las evitas. No es sólo que la fecha de vencimiento está cada está más cerca o que la tensión con tu colega va creciendo poco a poco, sino que la anticipación en sí es una tortura y muchas veces hace que exageres las cosas. El miedo paralizante previo a la confrontación, es una emoción poderosa (y estresante).

    La ciencia respalda esto. En un estudio en el que 35 participantes recibieron descargas eléctricas, el 70% optó por recibir descargas más fuertes pero de inmediato, en vez de descargas menos fuertes pero más tarde (simplemente porque la anticipación habría sido agonizante).

    2. Negación

    Lema del mecanismo:

    Imagina que tu equipo y tú están trabajando en un proyecto grande. La fecha de vencimiento está próxima, y todavía tienes mucho trabajo por hacer—tanto, que de hecho, varias personas de tu equipo de trabajo han expresado su preocupación sobre si será posible acabar a tiempo.

    Cada vez que muestran un poco de duda, tu respondes rápidamente con aparente indiferencia, "Nah, yo no estoy preocupado. Eso no va a pasar." Claro, podrías decir que es una actitud positiva. Pero en realidad, es un mecanismo de defensa que se conoce como negación.

    fuente : blog.trello.com

    Los mecanismos de defensa de Anna Freud

    Mecanismo de defensaes un nombre dado porFreuda las manifestaciones del Ego ante las exigencias de otras instancias psiquicas (Id y Superego), pero el psicoanalisis

    Los mecanismos de defensa de Anna Freud

    Autor/autores: Alejandro Vera Casas

    Fecha Publicación: 24/11/2020

    Área temática: Psicología general .

    Integra Terapia

    Mecanismo de defensa es un nombre dado por Freud a las manifestaciones del Ego ante las exigencias de otras instancias psíquicas (Id y Superego), pero el psicoanálisis freudiano no es la única teoría que se utiliza de este concepto, ni se acaba en el significado de los sueños. Otros modelos de la psicología también utilizan esta denominación.

    Los mecanismos de defensa están determinados por la forma en que el ego está organizado: cuando está bien organizado, tiende a tener reacciones más conscientes y racionales. Sin embargo, las diversas situaciones vividas pueden desencadenar sentimientos inconscientes, provocando reacciones menos racionales y objetivas y activando luego los diferentes mecanismos de defensa para proteger al Ego de un posible disgusto psíquico, anunciado por estos sentimientos de ansiedad, miedo, culpa, entre otros. En resumen, los mecanismos de defensa son acciones psicológicas que buscan reducir las inminentes manifestaciones peligrosas del Ego.

    Todos los mecanismos de defensa requieren una cierta inversión de energía y pueden ser satisfactorios o no en el cese de la ansiedad, lo que permite dividirlos en dos grupos: los mecanismos de defensa exitosos y los ineficaces. Los exitosos son aquellos que logran disminuir la ansiedad ante algo que es peligroso. Los ineficaces son aquellos que no logran disminuir la ansiedad y terminan siendo un ciclo de repeticiones. En este último grupo se encuentran, por ejemplo, las neurosis y otras defensas patógenas.

    ¿Cuáles son los mecanismos de defensa?

    Hay al menos quince tipos de mecanismos de defensa conocidos y explicados por las teorías de la psicología. Entre ellas, podemos mencionar: compensación, expiación, fantasía, formación reactiva, identificación, aislamiento, negación, proyección y regresión.

    ¿Cómo funciona cada mecanismo de defensa?

    Cada mecanismo de defensa tiene una forma específica de funcionamiento, conozcamos brevemente algunos de ellos:

    Compensación

    Este mecanismo de defensa se caracteriza porque el individuo trata de equilibrar sus cualidades y deficiencias, por ejemplo, una persona que no tiene buenas notas y se consuela por ser bella.

    Desplazamiento

    El mecanismo de desplazamiento siempre está vinculado a un intercambio, en el sentido de que la representación cambia de lugar, y es representada por otro. Este mecanismo también comprende situaciones en las que el conjunto es tomado por la parte. Por ejemplo: alguien que ha tenido un problema con un abogado y luego comienza a rechazar a todos estos profesionales, o incluso, en un sueño, cuando aparece una persona, pero en realidad está representando a otra persona.

    Expiación

    Es el mecanismo de recolección psíquica. El sujeto debe pagar por sus errores en el momento en que los comete, esperando en la creencia de que el error será inmediatamente o mágicamente anulado.

    Fantasía

    En este mecanismo de defensa, el individuo crea una situación en su mente que es capaz de eliminar el disgusto inminente, pero que, en realidad, es imposible de lograr. Es una especie de teatro mental donde el individuo lleva una historia diferente de la que vive en la realidad, donde sus deseos no pueden ser satisfechos. En esta realidad creada, el deseo se satisface y la ansiedad disminuye. Ejemplos de fantasía son: sueños de día, o fantasías conscientes, fantasías inconscientes, que son el resultado de alguna represión y las llamadas fantasías originales.

    Formación reactiva

    Es un mecanismo caracterizado por la adhesión a un pensamiento contrario al que ha sido reprimido de alguna manera. En la formación reactiva, el pensamiento recalculado permanece como contenido inconsciente. Las formaciones reactivas tienen la peculiaridad de convertirse en una alteración de la estructura de la personalidad, poniendo al individuo en alerta, como si el peligro estuviera siempre presente y a punto de destruirlo. Por ejemplo, una persona con comportamientos homofóbicos, que en realidad se siente atraída por personas del mismo sexo.

    Identificación

    Es el mecanismo basado en la asimilación de las características de los demás, que se convierten en modelos para el individuo. Este mecanismo es la base de la constitución de la personalidad humana. Como ejemplo podemos citar el momento en que los niños asimilan las características de los padres para luego diferenciarse. Este momento es importante y tiene valor cognitivo ya que permite la construcción de una base donde la diferenciación puede o no ocurrir.

    Aislamiento

    Es el mecanismo por el cual un pensamiento o comportamiento se aísla de los demás, de modo que se desconecta de otros pensamientos. Es una defensa muy común en casos de neurosis obsesiva. Los ejemplos de este mecanismo son diversos, como los rituales, fórmulas y otras ideas que buscan la ruptura temporal con los otros pensamientos, en un intento de defenderse contra el pulso de relacionarse con otro.

    Negación

    Es la defensa que se basa en negar el dolor, u otros sentimientos de desagrado. Se considera uno de los mecanismos de defensa menos efectivos. Podemos citar como ejemplo el comportamiento de los niños de "mentir", negando las acciones que han hecho y que generarían un castigo.

    fuente : psiquiatria.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 8 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder