if you want to remove an article from website contact us from top.

    de acuerdo con la autogestión del aprendizaje cual es el papel del alumno en su educación

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga de acuerdo con la autogestión del aprendizaje cual es el papel del alumno en su educación de este sitio.

    Autogestión del aprendizaje: qué es y cuáles son sus elementos y fases

    ¿Qué es la autogestión del aprendizaje? Veamos sus elementos y fases, por qué es importante y de qué manera influye en la adquisición del conocimiento.

    Psicología educativa y del desarrollo

    Artículo revisado

    Autogestión del aprendizaje: qué es y cuáles son sus elementos y fases

    Autogestión del aprendizaje: qué es y cuáles son sus elementos y fases Veamos en qué consiste la autogestión del aprendizaje y cuáles son sus procesos y fases.

    Luis Martínez-casasola Hernández

    7 diciembre, 2020 - 12:02

    @[email protected]#=img=#

    Existen muchos métodos de enseñanza diferentes, pero el de autogestión del aprendizaje tiene unas características que lo hacen único.

    A continuación nos adentraremos en los detalles de este modelo para poder entenderlo en profundidad y así poder conocer las peculiaridades que hacen que este sistema sea tan importante. Igualmente, exploraremos los diferentes factores que debe incluir así como las fases de este proceso.

    Artículo relacionado: "Los 13 tipos de aprendizaje: ¿cuáles son?"

    ¿Qué es la autogestión del aprendizaje?

    La autogestión del aprendizaje es un proceso de formación basado en que sea el propio alumno el que tome el mando del procedimiento y por lo tanto sea él el que establezca los objetivos que quiere lograr y se administre su propio trabajo sobre los contenidos para lograr integrarlos como conocimientos. Este modelo también se conoce como aprendizaje autogestionado o aprendizaje autorregulado.

    Por lo tanto, la principal clave de este proceso es el peso que pone sobre la figura del alumno, convirtiéndose a la vez en su propio profesor, pues debe actuar de una forma activa, administrándose ellos mismos durante todo el proceso de aprendizaje y logrando de esa manera el cumplimiento de los objetivos que se habían marcado, es decir, la adquisición de los conocimientos propuestos en un principio.

    La autogestión del aprendizaje englobaría todos los procesos cognitivos además de las conductas que el individuo lleva a cabo a lo largo de todo el proceso. Pero el factor clave para explicar este fenómeno es sin duda la motivación, pues sin ella es prácticamente imposible que una persona pueda llevar a cabo una correcta autogestión del aprendizaje, pues necesita una razón para obligarse a sí mismo a poner todos sus servicios mentales al servicio de este proceso.

    Elementos de la autogestión del aprendizaje

    La autogestión del aprendizaje implica la aparición de una serie de elementos para que podamos considerarla como tal. Son los que vamos a ver a continuación.

    1. Interés

    Ya anticipábamos que la motivación es el eje vertebrador de este procedimiento. Esa motivación implica de una u otra manera un interés, que puede ser la utilidad que le reportará ese conocimiento o habilidad que está aprendiendo, tal vez una perspectiva laboral prometedora a raíz de este cambio, la habilitación para ejercer una determinada actividad o simplemente el deseo de saber más acerca de una temática o campo de conocimiento concreto.

    Las razones por las que el objeto del aprendizaje resulta de interés son muy personales y dependerán de cada individuo, pero han de existir siempre, pues se necesitan para lograr un efecto de automotivación.

    Por el contrario, si no hay absolutamente ninguna razón que suscite a una persona para embarcarse en la misión de adquirir un determinado conocimiento o habilidad, es poco probable que lo haga y por tanto no podrá darse el fenómeno de la autogestión del aprendizaje.

    2. Atribución

    El segundo elemento que encontramos cuando hablamos de autogestión del aprendizaje es la atribución, es decir, lo que la persona que inicia este proceso espera conseguir con el mismo. Puede ser el aprender una habilidad o un conocimiento nuevo o poder lograr un ascenso. No es el interés en sí, sino la perspectiva en sí misma que se espera conseguir.

    Quizás te interese: "Teorías de la atribución causal: definición y autores"

    3. Automonitorización

    Otro elemento que se necesita para poder recorrer el camino de la autogestión del aprendizaje es la automonitorización. ¿Qué quiere decir? Que el individuo ha de ser capaz de mirarse a sí mismo con perspectiva durante el proceso para darse cuenta de en qué punto está, qué posibles problemas está encontrando y cuál es la forma de resolverlos o en general si el proceso está siendo eficaz o si por el contrario debe adoptar nuevas estrategias para lograr el fin que persigue.

    4. Autoeficacia

    Para poder realizar la autogestión del aprendizaje es fundamental creer que somos capaces de hacerlo porque contamos con las herramientas adecuadas, ya sean manuales a los que recurrir, tiempo suficiente, motivación, etc. Gracias a ello generamos una percepción de autoeficacia sin la cual difícilmente veríamos la meta propuesta como un escenario factible y por lo tanto no iniciaríamos el proceso, o lo abandonaríamos, debido a las expectativas de fracaso que tendríamos.

    5. Autoconsciencia

    Si tenemos todos los elementos anteriores y estamos dentro de un proceso de autogestión del aprendizaje, podremos ir revisando los nuevos conocimientos o habilidades que estamos incorporando en nosotros mismos, somos conscientes de ello. De ahí que la autoconsciencia sea otro elemento que aparece cuando hablamos de este procedimiento.

    6. Recursividad

    Finalmente, el último factor que está implicado en la autogestión del aprendizaje es el de la recursividad. Se trata de la capacidad que tenemos las personas para utilizar los recursos de los que disponemos de formas muy diferentes para sí lograr fines distintos. En este caso se trataría de orientar nuestros recursos y capacidades para acercarnos cada vez más a la meta de aprendizaje que nos hemos propuesto e integrar así la habilidad o el conocimiento que deseábamos en un principio.

    fuente : psicologiaymente.com

    Autogestión del aprendizaje y sus características

    La autogestión del aprendizaje es el proceso mediante el que un estudiante organiza su propio conocimiento en función de sus intereses.

    Autogestión del aprendizaje y sus características

    6 minutos

    El aprendizaje basado en la autogestión del alumno está cada vez más extendido por los diferentes sistemas educativos del mundo. Te explicamos en qué consiste en las siguientes líneas.

    Escrito y verificado por la psicóloga Montse Armero.

    Última actualización: 30 agosto, 2021

    La autogestión del aprendizaje es el proceso mediante el que un estudiante organiza y dirige su propio conocimiento. También es conocido con el nombre de aprendizaje autogestionado, autogestivo o autorregulado.

    Este sistema sitúa al alumno en el epicentro del aprendizaje, convirtiéndolo en un sujeto activo. Justo lo opuesto a lo que sucede en la educación tradicional, con el profesor como gestor absoluto de la transmisión de conocimientos.

    Es un aprendizaje que fomenta la autonomía y la madurez de la persona, entre otras muchas habilidades positivas. Veamos con más detalle sus características y beneficios.

    ¿Qué es la autogestión del aprendizaje?

    La autogestión del aprendizaje es una formación personalizada en la que el alumno establece los objetivos que desea lograr. En todo momento decide qué, cuándo y cómo aprender. Para ello planifica, administra y distribuye su propio trabajo, siendo él mismo quien supervisa sus avances o retrocesos.

    La motivación del alumno es el eje vertebrador de este tipo de aprendizaje. Es él mismo quien decide sus metas en función de sus intereses.

    En esta modalidad de aprendizaje el profesor toma un papel secundario, aunque también importante: el de facilitador de las experiencias de aprendizaje. Pasa a ser un soporte en el que el alumno puede apoyarse; una especie de guía en la sombra. Está ahí y es adecuado que el alumno lo sepa, sin embargo, el aprendizaje ya no gira en torno a sus explicaciones.La autogestión del aprendizaje requiere de fases de observación previa, antes de adquirir una cierta autonomía. En especial en edades tempranas o cuando el conocimiento de la materia es reducido.

    Así, el alumno observa al experto llevar a cabo la actividad. Seguidamente, procede a imitar al modelo, quien facilita la retroalimentación. Poco a poco el estudiante es más autónomo, hasta que llega el momento en que es capaz de autorregularse.

    En la infancia y con el aprendizaje de un instrumento, el guía puede servir como soporte para que el pequeño autorregule su conocimiento musical.

    Descubre cómo La mejor educación sigues siendo tú

    ¿Qué características se necesitan para desarrollar una buena autogestión del aprendizaje?

    Existen una serie de características de personalidad que harán que algunas personas tengan más facilidad que otras para conseguir un buen aprendizaje autorregulado. No obstante, pueden desarrollarse y potenciarse en gran medida, por lo que aprender de forma autogestionada está al alcance de la mayoría.

    Iniciativa

    El alumno debe hacer de la proactividad su modus operandi. Ser una persona proactiva significa no esperar que nadie solucione los problemas. Tomar la iniciativa, investigar y buscar siempre la mejor opción son hábitos de las personas más resolutivas.

    Autorregulación

    El estudiante que se autorregula es capaz de gestionar de manera consciente su cognición, su conducta, sus emociones y su motivación para alcanzar las metas establecidas. Encontrar el equilibrio entre estos 4 aspectos supondrá estar mucho más cerca del éxito.

    Autorrefuerzo

    La persona que estudia de manera autogestionada debe ser capaz de encontrar la fuerza, la motivación y los refuerzos necesarios para continuar. Y eso es algo que hallará dentro de sí misma, ya depender de reforzadores externos no permanece en el tiempo.

    Autoconfianza

    El aprendiz que desea gestionar adecuadamente su aprendizaje debe tener en cuenta que su confianza se verá afectada por el proceso. Por esa razón, es importante que la trabaje.

    Una confianza sana le permitirá desapegarse de los resultados. A la vez, le otorgará seguridad para continuar explorando y aprendiendo.

    ¿Cómo se puede aplicar este modelo de aprendizaje?

    De forma concreta, la puesta en práctica de la autogestión del aprendizaje requiere de cuatro fases:

    Acercamiento a la tarea: el alumno evalúa sus recursos y su motivación ante la nueva tarea.Establecimiento de metas: en esta fase establece unos objetivos y planifica los pasos para alcanzarlos.Realización del plan: aquí es cuando las estrategias cognitivas toman protagonismo.Reorientación: la autoevaluación permite al estudiante valorar sus logros, aprender de sus errores y reorientar sus objetivos en caso de que sea necesario.

    Además, para poner en práctica la autogestión del aprendizaje es importante potenciar una serie de estrategias que nos ayuden a conseguir los objetivos finales. Aunque hay muchas teorías al respecto, podemos agruparlas en tres apartados principales, según Suárez y Fernández (2016).

    1. Estrategias cognitivas en la autogestión del aprendizaje

    fuente : mejorconsalud.as.com

    Investigación Formativa: Autogestión del Aprendizaje. Definición y características básicas

    Autogestión del aprendizaje, proceso de control intencional que ejerce el aprendiz sobre los mecanismos que motivan, orientan y regulan su aprendizaje

    Investigación Formativa

    Enseña y Aprende a través de la Investigación Formativa - Janisse Salazar-Coraspe

    A partir de junio 2021, también publicaré en éste las entradas de mis otros blogs.

    A partir de junio 2021, también publicaré en éste las entradas de mis otros blogs. _______________________________________________________________

    Autogestión del Aprendizaje. Definición y características básicas

    ¿Cómo seguir aprendiendo a lo ancho y largo de la vida?

    Un componente ya internalizado en la comunidad de teóricos que trabajan con el tema formativo es lo correspondiente a la necesidad de formar a las personas con las suficientes competencias que le permitan constituirse en sujeto activo de su aprendizaje y de su formación. Por ello, cada vez más, los educadores buscan introducir en sus programas elementos que promuevan en sus estudiantes el aprender a aprender y a gestionar ese aprendizaje.

    Revisando bibliografía al respecto, en diferentes autores se suele encontrar el uso del concepto autogestión del aprendizaje relacionado, entre otros, con la autonomía y la metacognición; en muchos casos empleados en forma indistinta, aún cuando existen matices sutiles pero diferenciales entre ellos, en mi opinión.

    Generalización del conocimiento y autogestión del aprendizaje*

    En tal sentido, en este primer escrito nos acercaremos al significado de la autogestión del aprendizaje en su relación con esos otros conceptos y cuáles son sus características principales.

    ¿Qué es autogestión del aprendizaje?

    Coincidiremos en la idea que, un estudiante de cualquier ámbito educativo debe ser necesariamente responsable de su estudio y gestor de sus conocimientos, a fin de viabilizar la formación de un profesional competente, autónomo, en permanente actualización durante toda la vida y que despliegue todos esos conocimientos en su práctica profesional y comunitaria.

         Para ello, será preciso que internalice procesos y procedimientos que lo   induzcan a ser sujeto activo y constructivo.

    Afirmación que ha generado discusiones relativas a sí todos los estudiantes poseen la misma capacidad o disposición o la oportunidad de tener ese comportamiento de autogestionar su aprendizaje y sí la misma institución educativa promueve tal condición, priorizando la búsqueda del desarrollo de esa competencia.

    Evidentemente, el estudiante se involucra en un proceso de construcción y re-construcción de conocimientos que le es natural, por lo que en principio, cuenta con las herramientas y mecanismos inherentes a su condición de aprendiz.

    Por otro lado, es obligación de la institución enseñar al estudiante a aprender de manera estratégica y efectiva, proveyéndole las condiciones con carácter formativo en su triple objetivo: saber, hacer y ser, sintetizado en la convivencia; además, de mediar desde diferentes niveles de ayuda que lo guíen por ese camino, para que sea capaz de alcanzar lo propuesto.

    Es innegable la responsabilidad directa del estudiante para aprender asumiendo retos y la obligación de comprometerse con una actuación acorde en respuestas a esos retos, porque dispone de los conocimientos, habilidades, actitudes y valores necesarios para ello. El éxito de la enseñanza estará en la medida que logre incrementar ese potencial, mejorar esas condiciones innatas para que tome conciencia de su propia realidad y del contexto y a partir de allí pueda gestionar su labor frente a las circunstancias que afronte.

    A partir de esta breve ilustración podemos hacer un alejamiento conceptual de la autonomía, la metacognición y la autogestión del aprendizaje. Trate de reflexionar sobre ello en el contexto de su clase, de sus estudiantes y de usted mismo.

    ¿Autogestión del Aprendizaje, Autonomía o Metacognición?

    Desde mi perspectiva, la autonomía es una competencia global, compleja, expresada en un comportamiento independiente de la persona para saber aprender a lo largo de la vida, asumir decisiones sobre sí misma y hacer uso efectivo de esa independencia. Esto implica haber aprendido procesos y herramientas a fin de aplicarlas consciente e intencionalmente para administrar su actuación frente a cualquier situación.

    La metacognición por su parte, es un proceso que capacita a una persona a tomar la debida distancia del objeto de aprendizaje para comprender su significatividad y darle sentido (representación) en función del contexto histórico cultural en el que se desenvuelve, disponiendo de estrategias (acción) que le permitan también comprender nuevas situaciones[i].

    Es en otras palabras, una toma de conciencia de qué, cómo y para qué se aprende. ¿Estamos de acuerdo? ¿Puede aportar otra visión?

    En tanto que, siendo el aprendizaje un proceso que se da en el interno de cada persona como producto de la interacción con mediadores (ella misma, docentes, compañeros, expertos…), su autogestión va encaminada a la organización, administración y monitoreo de ese aprendizaje Por lo que se plantea objetivos, planifica acciones, administra sus propios recursos, encauzándolos hacia el logro de esos objetivos, evalúa su actuación y el cumplimiento de todo el proceso para ajustar según corresponda, mediante la activación de mecanismos motivacionales, cognitivos y metacognitivos.

    fuente : ieaprender.blogspot.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 4 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder