if you want to remove an article from website contact us from top.

    cuáles son los elementos químicos que se encuentran en los gases de efecto invernadero

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga cuáles son los elementos químicos que se encuentran en los gases de efecto invernadero de este sitio.

    Gases y compuestos de efecto invernadero

    El efecto invernadero ocurre de manera natural en la atmósfera de la Tierra, y permite que exista la vida tal y como la conocemos en el planeta; pues sin él, la temperatura promedio de la...

    Gases y compuestos de efecto invernadero

    Gases y compuestos de efecto invernadero El efecto invernadero ocurre de manera natural en la atmósfera de la Tierra, y permite que exista la vida tal y como la conocemos en el planeta; pues sin él, la temperatura promedio de la Tierra sería inferior a los –18 °C.

    Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático | 18 de mayo de 2018

    Los gases de efecto invernadero reciben su nombre porque, de manera semejante en que las paredes de vidrio elevan la temperatura interior de los invernaderos, conducen al aumento de la temperatura de la superficie de la tierra al interactuar con la energía que proviene del Sol. Aunque la manera de atrapar el calor de un invernadero es fundamentalmente diferente a como funcionan los gases de efecto invernadero, la analogía ha perdurado y a su efecto se le denomina efecto invernadero.

    El efecto invernadero y su intensificación a causa de actividades humanas

    La vida en la Tierra depende de la energía que recibe del Sol; cerca de la mitad de la luz que llega a la atmósfera del planeta pasa a través del aire y las nubes para llegar a la superficie donde se absorbe y luego se emite hacia el espacio en forma de ondas infrarrojas (calor). De este calor, el 90% es absorbido por los gases de efecto invernadero.

    El efecto invernadero ocurre de manera natural en la atmósfera de la Tierra y permite que exista la vida tal y como la conocemos en el planeta; pues sin él, la temperatura promedio de la Tierra sería inferior a los –18 °C.

    Sin embargo, actividades humanas como la quema de combustibles fósiles y la deforestación de los bosques y selvas intensifican el efecto invernadero natural, al incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero y modificar con ello la composición de la atmósfera de la Tierra.

    A pesar de que estos gases representan menos del 0.1% en la atmósfera del planeta, juegan un papel esencial en su sistema climático1.

    La deforestación de bosques y selvas, y en general la pérdida de vegetación, contribuye al calentamiento global por dos razones: la primera es que, al degradarse la vegetación también se emiten gases de efecto invernadero; la segunda es que esa vegetación absorbe CO2 de manera natural. Por ello se le llama sumidero de CO2.

    El IPCC define a los gases de efecto invernadero como el componente gaseoso de la atmósfera –ya sea de origen natural o antropogénico–, que absorbe y emite radiación en determinadas longitudes de onda del espectro de radiación infrarroja térmica emitida por la superficie de la Tierra, por la propia atmósfera y por las nubes. Esta propiedad da lugar al efecto invernadero.

    Los principales gases responsables del efecto invernadero natural son:

    El vapor de agua (H2O) producido por la evaporación del agua

    El bióxido de carbono (CO2) generado a partir de la respiración de los seres vivos, la descomposición de la materia orgánica muerta y los incendios naturales

    El metano (CH4) emitido por los humedales y los rumiantes durante su proceso digestivo

    El óxido nitroso (N2O) producido por la descomposición bacteriana de la materia orgánica

    El ozono (O3) cuando resulta de la unión natural de tres átomos de oxígeno

    A partir de la era industrial, las actividades humanas han añadido una mayor cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera, principalmente por la quema de combustibles fósiles y la eliminación de bosques.

    Los aerosoles

    Existen otras diminutas partículas en la atmósfera que también absorben la radiación del Sol, llamadas aerosoles.

    Los aerosoles son partículas que entran a la atmósfera, y provienen de manera natural del desierto, de grandes erupciones volcánicas, o bien, se producen en la misma atmósfera al reaccionar con otros gases, como sucede con las partículas de sulfato. Sin embargo,  el hombre también los produce y los libera a la atmósfera mediante la quema de combustibles fósiles y los cambios de uso del suelo.

    Los aerosoles, dependiendo de su composición y ubicación en la atmósfera, pueden calentar (contribuyendo al efecto invernadero) o también enfriar a la atmósfera,  reflejando o dispersando la radiación solar que llegaría a la superficie terrestre.

    Los contaminantes climáticos de vida corta

    Los contaminantes climáticos de vida corta (CCVC) son compuestos que permanecen por un tiempo relativamente corto en la atmósfera –desde un par de días hasta unas pocas décadas– y que tienen un efecto de calentamiento, a corto plazo, sobre el clima.

    Generan millones de pérdidas anuales de toneladas de cosechas al año y producen efectos nocivos en la salud humana y la de los ecosistemas. Los principales CCVC son:

    Carbono negro (CN) Metano (CH4)

    Ozono troposférico (O3)

    Hidrofluorocarbonos (HFC’s)

    Los contaminantes climáticos de vida corta y el calentamiento del planeta

    Después del bióxido de carbono (CO2), los más importantes contribuyentes al calentamiento global actual son los contaminantes climáticos de vida corta: el metano (CH4), el carbono negro (CN) y el ozono troposférico (O3)./p>

    El corto tiempo que los CCVC permanecen en la atmósfera implica que si se reducen las emisiones de estos contaminantes, sus concentraciones atmosféricas disminuirán en cuestión de semanas o años, con un efecto benéfico y notable en la temperatura global durante las décadas siguientes.

    Referencias

    fuente : www.gob.mx

    Gases de efecto invernadero y sus efectos nocivos

    La nocividad de los gases de efecto invernadero se ve afectada por su ciclo de vida en la atmósfera, así como por su potencial de calentamiento global, PCG

    Ville Silvonen 24.10.2019

    Gases de efecto invernadero y sus efectos nocivos

    Los gases de efecto invernadero son sustancias que contribuyen al efecto invernadero. Los gases más importantes que contribuyen al cambio climático son vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), ozono y óxido de dinitrógeno (N2O), que también están presentes de forma inherente en la naturaleza. Además de estos gases, numerosos productos químicos fabricados por el ser humano son potentes gases de efecto invernadero, destacando clorofluorocarburos (CFS y HCFS), hidrofluorocarburos (HFC, PFC y SF6) y compuestos de bromo (halones, por ejemplo CF3Br). La nocividad de los gases se evalúa con respecto a su ciclo de vida y potencial de calentamiento global. Algunos gases contribuyen al efecto invernadero directamente, mientras que otros presentan un efecto indirecto.

    El ciclo de vida de los gases de efecto invernadero en la atmósfera y su potencial de calentamiento global

    El vapor de agua es un gas de efecto invernadero y representa la causa natural más importante de efecto invernadero. Aumenta la temperatura de la superficie de la Tierra en 21 grados centígrados. En su concentración natural, el dióxido de carbono tiene un efecto de siete grados, mientras que otros gases de efecto invernadero contribuyen con un total de cinco grados.

    El potencial de calentamiento global (PCG) se utiliza para comparar gases. Se trata de una medida del efecto de calentamiento de cada gas por unidad de masa durante un periodo de 20 o 100 años, en relación con el dióxido de carbono.

    Gas

    Ciclo de vida (años)

    PCG 20 años     

    PCG 100 años  

    Dióxido de carbono 50 - 200 1 1

    Metano 12 72 25

    Óxido de dinitrógeno   114 310 298

    HFC              1,4  -270 437 - 12 000 124 - 14 800

    PFC 2 600 - 50 000 5 210 - 8 630 7 390 - 12 200

    SF6 3 200 16 300 22 800

    CFC 45 - 1700 5 310 - 11 000 4 750 - 14 400

    HCFC 1,3 - 17,9  273 - 5 490 77 - 2 310

    Halones   16 - 65 3 680 - 8 480 1 640 - 7 140

    Fuente: IPCC 2007

    Gases de efecto invernadero indirectos

    Los gases de efecto invernadero retienen parte del calor del sol en la atmósfera y contribuyen de esta manera al efecto invernadero. Algunos gases tienen un efecto indirecto:

    los óxidos de nitrógeno (NOx), los compuestos orgánicos volátiles (COV) y el monóxido de carbono (CO) reaccionan en la atmósfera, formando ozono troposférico

    el monóxido de carbono (CO) reacciona en la atmósfera, formando dióxido de carbono

    los compuestos orgánicos volátiles (COV) forman metano y vapor de agua

    el dióxido de sulfuro (SO2) reacciona en la atmósfera, formando aerosoles de azufre que actúan enfriando el clima

    los óxidos de nitrógeno y el dióxido de sulfuro crean aerosoles que aumentan la formación de nubes. Esto puede enfriar el clima más que calentarlo.

    Los gases que estimulan el calentamiento son el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV). Por el contrario, el óxido de sulfuro (SO2) enfría el clima.

    Potencial de calentamiento global (PCG) de los gases de efecto invernadero indirectos en relación con el dióxido de carbono

    Gas 

    Ciclo de vida (años)          

    PCG 100 años

    Dióxido de carbono (CO)        0,08 - 0,25 40 603

    Óxidos de nitrógeno (NOx) 0,01 - 0,03 40

    NMVOC* ? 11

    Dióxido de sulfuro ? -

    *Compuestos orgánicos volátiles no metánicos.

    Fuente: IPCC 2001, IPCC 2001, Ministerio de Medio Ambiente 1997

    Compuestos COV

    El metano y otros compuestos orgánicos gaseosos se conocen colectivamente como Compuestos orgánicos volátiles o COV. En las evaluaciones de gases de efecto invernadero, el metano se trata de forma independiente, ya que es el COV más importante, y los COV hacen referencia a los compuestos restantes. La abreviatura COVNM (Compuestos orgánicos volátiles no metánicos) también se utiliza habitualmente.

    Los COV presentan un efecto directo a través de la absorción de la radiación térmica del suelo, aunque su contribución indirecta es más importante. Reaccionan con los radicales hidroxilos (OH-) presentes en el aire, formando ozono troposférico, que es un gas de efecto invernadero. Cuando alcanzan la estratosfera, reaccionan con los OH-, formando vapor de agua, que es un gas de efecto invernadero. Los COV también se convierten en metano.

    Fuentes: Ilmasto.org, IPCC

    fuente : www.genano.com

    Gases causantes del efecto invernadero

    Los más importantes están regulados por la Convención Marco Sobre Cambio Climático y son los siguientes: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y los gases fluorados (HFCs, PFC, SF6). El vapor de agua es un potente gas de efecto invernadero pero su origen natural lo hace más difícil de controlar, no está regulado por el Protocolo de Kyoto. Analicemos su origen, incremento en las concentraciones, el tiempo de permanencia en la atmósfera y el impacto que tiene su emisión en el clima.

    Gases causantes del efecto invernadero

    Los más importantes están regulados por la Convención Marco Sobre Cambio Climático y son los siguientes: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y los gases fluorados (HFCs, PFC, SF6). El vapor de agua es un potente gas de efecto invernadero pero su origen natural lo hace más difícil de controlar, no está regulado por el Protocolo de Kyoto.

    Analicemos su origen, incremento en las concentraciones, el tiempo de permanencia en la atmósfera y el impacto que tiene su emisión en el clima.

    Dióxido de carbono (CO2)

    Principal responsable del calentamiento. Su emisión procede de todo tipo de procesos de combustión. La función de la fotosíntesis de los vegetales y la absorción de CO2 por parte de los océanos son las principales vías de fijación del gas.

    El continuo aumento de este gas en la atmósfera se debe a que es uno de los productos obtenidos en un proceso de combustión -de madera, carbón, petróleo o gas natural-. También se produce en la combustión de las centrales térmicas que producen electricidad o en cualquier tipo de caldera. Además la combustión es el proceso característico de los motores de la mayor parte de los medios de transporte y de muchos procesos industriales.

    Las concentraciones atmosféricas se han incrementado un 31% desde 1975, como consecuencia la temperatura media global ha ascendido entre 0,6 y 0,7 ºC desde el siglo XX, según el Tercer Informe del IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático).

    Antes de la era industrial la concentración atmosférica de CO2 fue de 288 ppm (partes por millón), desde entonces ha crecido de forma continua hasta el valor de 371 ppm en 2001. Según el Tercer Informe del IPCC se espera un crecimiento continuado de sus emisiones en el 2100 entre 486 ppm y 1248 ppm, dependiendo del uso de los combustibles fósiles.

    Su tiempo de permanencia en la atmósfera es de entre 50 y 200 años y su contribución al efecto invernadero se estima que es del 76%, la más alta de todos los gases.

    Metano (CH4)

    Su origen se encuentra en las fermentaciones producidas por bacterias anaerobias especializadas que se encuentran en zonas pantanosas, cultivos como el arroz y en las emisiones desde el tracto intestinal del ganado. También se produce por los escapes de depósitos naturales y conducciones industriales. Otra importante fuente son las fermentaciones que se dan en los vertederos, fugas de gas natural, responsables del 15% del metano que se emite a la atmósfera, y fugas de las explotaciones mineras.

    Según datos del IPCC, su concentración atmosférica se ha incrementado en un 151% desde 1750.

    Contribuye al 13% del calentamiento global, su efecto es 25 veces mayor que el dióxido de carbono, con tiempo de permanencia en la atmósfera de unos 12 años.

    A medida que la temperatura aumenta lo hace también la actividad bacteriana y por tanto las emisiones de metano.

    Óxido nitroso (N2O)

    Una de las fuentes que más producen este gas es el uso masivo de fertilizantes en la agricultura intensiva. También lo producen otras fuentes: centrales térmicas, tubos de escape de automóviles y motores de aviones, quema de biomasa y fabricación de nailon y ácido nítrico.

    El tiempo de permanencia en la atmósfera es de 120 a 150 años. Su concentración aumenta anualmente en un 0,25%.

    Cada molécula de óxido nitroso tienen 230 veces más impacto en el clima que una de dióxido de carbono. Su contribución al efecto invernadero se calcula en un 6%.

    Su concentración se ha incrementado en un 17% desde 1750 y continúa en ascenso, según datos del IPCC.

    Gases fluorados (HFC, PFC, SF6)

    Son compuestos químicos artificiales que se encuentran presentes en pequeñas concentraciones en la atmósfera pero que son extremadamente potentes en su efecto invernadero. Tienen múltiples usos industriales en sistemas de refrigeración, como componentes de aerosoles, producción de aluminio y aislantes eléctricos entre otros.

    Son gases de fuerte efecto invernadero, hasta 15.000 veces superior a una molécula de CO2. Su contribución al efecto del calentamiento global ha alcanzado el 5%.

    Su tiempo de residencia en la atmósfera es largo, en torno a los 260 años, aunque los perfluorocarburos (PFC) tienen una duración de 50.000 años, y el hexafluoruro de azufre (SF6) de 3.200 años.

    fuente : istas.net

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 4 month ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder