if you want to remove an article from website contact us from top.

    competencias que incluyen las habilidades de creatividad, resolución de problemas, comunicación, manejo de la incertidumbre y el riesgo, entre otras, para planificar y gestionar un proyecto

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga competencias que incluyen las habilidades de creatividad, resolución de problemas, comunicación, manejo de la incertidumbre y el riesgo, entre otras, para planificar y gestionar un proyecto de este sitio.

    Gestión por competencias. Diccionario de Competencias.

    PABLO BUOL:

    Gestión por competencias. Diccionario de Competencias.

    Gestión por competencias. Diccionario de Competencias.

    Gestión por competencias. Diccionario de Competencias.

    A continuación presento un breve diccionario de competencias actitudinales. No pretende ser una lista completa, sino una guía de posibilidades para quienes comiencen a adentrarse en el tema:

    ACEPTACION DE NORMAS Y POLÍTICAS

    Disposición para entender, acatar y actuar dentro de las directrices y normas organizacionales y sociales. Las personas que poseen este valor se caracterizan porque cumplen y se comprometen con las normas de la organización.

    ACTITUD DE SERVICIO

    Disposición de actuar, sentir y/o pensar en torno a las necesidades del cliente para lo cual dirige toda sus acciones como estrategia para garantizar la satisfacción de los mismos.

    ADAPTABILIDAD

    Capacidad para acoplarse eficazmente a entornos cambiantes, los cuales involucran procesos responsabilidades o personas.

    ADAPTACIÓN AL CAMBIO

    Capacidad para aceptar con facilidad y enfrentarse con flexibilidad y versatilidad a situaciones y personas nuevas y para aceptar los cambios positiva y constructivamente.

    ADMINISTRACIÓN DEL TIEMPO

    Capacidad para establecer con criterio, prioridades a la hora de ejecutar esquemas, basándose en la visión proyectada para planificar estrategias que minimicen el tiempo de la actividad y optimicen el desarrollo de las tareas.

    ANALISIS DE PROBLEMAS

    Capacidad que trascender de lo lógico a lo abstracto y encontrar las verdaderas causas y soluciones de una situación o problema específico, cuyos resultados son sustentados con un alto nivel de eficacia y confiabilidad.

    ANÁLISIS NUMÉRICO

    Capacidad para analizar, organizar y presentar datos numéricos de manera exacta. Competencia propia de quienes tienen que desempeñar cargos relacionados con el área contable y/o financiera de una organización.

    APTITUD VERBAL

    Habilidad para expresarse eficazmente dando muestras de manejar un lenguaje técnico y profesional con un tono muy espontáneo, acorde a su nivel de formación y experiencia, así como del nivel del cargo que ocupe, lo que incide directamente en el nivel de impacto personal del trabajador.

    ATENCIÓN AL CLIENTE

    Exceder las expectativas del cliente demostrando un compromiso total en la identificación de cualquier problema y proporcionando las soluciones efectivas para la solución del mismo.

    AUTOCONFIANZA

    Capacidad para demostrar un alto nivel de seguridad y confianza en las capacidades de si mismo, aplicándolas al logro de los objetivos fijados, movilizando todo su potencial cognitivo y emocional, convencido de que el éxito depende de sí mismo y de cómo es capaz de contagiarlo en su entorno de trabajo.

    AUTOCONTROL

    Capacidad de mantener las propias emociones bajo control y evitar reacciones negativas ante provocaciones, oposición u hostilidad por parte de otros o bajo condiciones de estrés.

    AUTODESARROLLO

    Es la competencia relacionada con el crecimiento personal y el fortalecimiento de las capacidades personales. Capacidad para aprovechar las oportunidades de aprender de la propia experiencia o de la de otros o de lo que se realiza en el entorno. Buscar herramientas, medios o motivos para estar al día y encontrar las formas más convenientes de aplicar los conocimientos al puesto de trabajo y transmitir a los colaborados la cultura del aprendizaje continuo.

    AUTOMOTIVACIÓN

    Disposición para demostrar una alta capacidad emprendimiento para realizar las actividades por encima de las exigencias establecidas, mejorar e incrementar los resultados, evitar problemas o encontrar nuevas oportunidades. Se traduce en la importancia de trabajar para conseguir una satisfacción personal.

    ASUNCIÓN DE RIESGOS

    Capacidad para emprender y asumir acciones que envuelvan un riesgo deliberado con el objeto de lograr un beneficio o una ventaja importante.

    BÚSQUEDA DE INFORMACIÓN

    Inquietud y curiosidad por buscar información más allá de las preguntas rutinarias o de lo que se requiere en el puesto.

    BÚSQUEDA DE LA EXCELENCIA

    Es el compromiso con la eficiencia y eficacia. Las personas que poseen esta actitud se caracterizan porque: Hacen su trabajo cada día mejor, aún si tienen que asumir más trabajo. No están satisfechos con las cosas como están y buscan mejorarlas. No aceptan la mediocridad.

    CAPACIDAD DE ANÁLISIS

    Capacidad para identificar, comprender y evaluar las diferentes variables que inciden en la consecución de un objetivo, determinando las posibles alternativas de viabilidad, teniendo en cuenta su repercusión en los niveles de calidad y eficiencia esperados.

    CAPACIDAD PARA APRENDER

    Habilidad para adquirir y asimilar nuevos conocimientos y destrezas y utilizarlos en la práctica laboral. Capacidad para Captar y asimilar con facilidad conceptos e información simple y compleja.

    CAPACIDAD CRÍTICA

    Habilidad para la evaluación de datos y líneas de actuación, así como para tomar decisiones lógicas de una manera imparcial y desde un punto de vista racional.

    CAPACIDAD DE DECISIÓN

    Disposición y habilidad para tomar decisiones acertadas basadas en análisis propios de la situación, logrando asumir con responsabilidad y madurez los riesgos del caso.

    CAPACIDAD DE GESTIÓN

    Es la habilidad que tiene la persona para gestionar las tareas y procesos a su cargo en forma rápida y confiable; haciendo uso de la recursividad y dinamismo que requiere el hacer que las cosas resulten.

    fuente : www.pablobuol.com

    La competencia clave sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

    El BOE de 29 de enero de 2015 se publican las competencias clave que se deben incluir en el currículos de las diferentes etapas del sistem...

    enero 29, 2015

    LA COMPETENCIA CLAVE SENTIDO DE INICIATIVA Y ESPÍRITU EMPRENDEDOR

    El BOE de 29 de enero de 2015 se publican las competencias clave que se deben incluir en el currículos de las diferentes etapas del sistema educativo . Destaca la incorporación de la competencia sentido de iniciativa y espíritu emprendedor recomendada en su momento por organismos internacionales.

    Esta competencia  implica la capacidad de transformar las ideas en actos. Ello significa adquirir conciencia de la situación a intervenir o resolver, y saber elegir, planificar y gestionar los conocimientos, destrezas o habilidades y actitudes necesarios con criterio propio, con el fin de alcanzar el objetivo previsto. Esta competencia está presente en los ámbitos personal, social, escolar y laboral en los que se desenvuelven las personas, permitiéndoles el desarrollo de sus actividades y el aprovechamiento de nuevas oportunidades. Constituye igualmente el cimiento de otras capacidades y conocimientos más específicos, e incluye la conciencia de los valores éticos relacionados.

    La adquisición de esta competencia es . En este sentido, su formación debe .

    Estas habilidades resultan muy importantes para favorecer el nacimiento de emprendedores sociales, como los denominados intraemprendedores (emprendedores que trabajan dentro de empresas u organizaciones que no son suyas), así como de futuros empresarios. Entre los conocimientos que requiere la competencia sentido de iniciativa y espíritu emprendedor se incluye la capacidad de reconocer las oportunidades existentes para las actividades personales, profesionales y comerciales. También incluye aspectos de mayor amplitud que proporcionan el contexto en el que las personas viven y trabajan, tales como la comprensión de las líneas generales que rigen el funcionamiento de las sociedades y las organizaciones sindicales y empresariales, así como las económicas y financieras; la organización y los procesos empresariales; el diseño y la implementación de un plan (la gestión de recursos humanos y/o financieros); así como la postura ética de las organizaciones y el conocimiento de cómo estas pueden ser un impulso positivo, por ejemplo, mediante el comercio justo y las empresas sociales

    Asimismo, esta competencia requiere de las siguientes destrezas o habilidades esenciales: capacidad de análisis; capacidades de planificación, organización, gestión y toma de decisiones; capacidad de adaptación al cambio y resolución de problemas; comunicación, presentación, representación y negociación efectivas; habilidad para trabajar, tanto individualmente como dentro de un equipo; participación, capacidad de liderazgo y delegación; pensamiento crítico y sentido de la responsabilidad; autoconfianza, evaluación y auto-evaluación, ya que es esencial determinar los puntos fuertes y débiles de uno mismo y de un proyecto, así como evaluar y asumir riesgos cuando esté justificado (manejo de la incertidumbre y asunción y gestión del riesgo).

    Finalmente, requiere el desarrollo de actitudes y valores como: la predisposición a actuar de una forma creadora e imaginativa; el autoconocimiento y la autoestima; la autonomía o independencia, el interés y esfuerzo y el espíritu emprendedor. Se caracteriza por la iniciativa, la pro-actividad y la innovación, tanto en la vida privada y social como en la profesional. También está relacionada con la motivación y la determinación a la hora de cumplir los objetivos, ya sean personales o establecidos en común con otros, incluido el ámbito laboral.

    Así pues, para el adecuado desarrollo de la competencia sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor resulta necesario abordar:

    – La capacidad creadora y de innovación: creatividad e imaginación; autoconocimiento y autoestima; autonomía e independencia; interés y esfuerzo; espíritu emprendedor; iniciativa e innovación.

    – La capacidad pro-activa para gestionar proyectos: capacidad de análisis; planificación, organización, gestión y toma de decisiones; resolución de problemas; habilidad para trabajar tanto individualmente como de manera colaborativa dentro de un equipo; sentido de la responsabilidad; evaluación y auto

    -evaluación.

    – La capacidad de asunción y gestión de riesgos y manejo de la incertidumbre: comprensión y asunción de riesgos; capacidad para gestionar el riesgo y manejar la incertidumbre.

    – Las cualidades de liderazgo y trabajo individual y en equipo: capacidad de liderazgo y delegación; capacidad para trabajar individualmente y en equipo; capacidad de representación y negociación.

    – Sentido crítico y de la responsabilidad: sentido y pensamiento crítico; sentido de la responsabilidad.

    Labels: competencias clave iniciativa emprendedora

    fuente : docenciaydidactica.ecobachillerato.com

    Project management skills: las destrezas que debe tener un gestor

    Estas siete project management skills son las competencias que debe tener un buen gestor de proyectos para llevar su equipo de trabajo hacia el éxito

    Competencias claves para la gestión de proyectos

    25 de febrero de 2019 | 08:00

    Por Cerem Comunicación

    Las project management skills, conocidas en español como habilidades clave en la gestión de proyectos, son un conjunto de competencias necesarias para los encargados de llevar un equipo de trabajo hacia unos objetivos.

    Hoy hay dos aspectos genéricos que destacan entre las competencias que debe poseer un buen project manager. Por un lado, la gestión emocional, clave para la comunicación, la cohesión y la motivación del grupo. Por otro, el dominio de las nuevas tecnologías, útil tanto para el análisis de los datos como para el desempeño de las diversas tareas.

    Aunque estas cualidades pueden variar, la mayoría de los expertos consideran que las siete competencias que se comentan a continuación son las más comunes y claves para la gestión de proyectos. Un gestor actual no solo debe organizar y dirigir el trabajo de su equipo: en la práctica debe ejercer de líder que impulsa un proyecto hacia su objetivo. Por su relevancia, el liderazgo ocupa la primera posición de la lista.

    1. Liderazgo

    Tener cualidades para el liderazgo es un requisito casi obligado a la hora de gestionar proyectos con solvencia y es una de las competencias más importantes. Para ejercer de líder no basta con querer: es imprescindible ser reconocido como tal. Para ello es necesario establecer canales de comunicación fluidos, saber escuchar y generar confianza en el equipo de trabajo.

    La empatía también es necesaria para que el líder vea aumentada su capacidad de motivación, ya que la adecuada gestión de las emociones en el grupo refuerza su cohesión. Tener un grupo saludable, desde el punto de vista anímico, ofrece buenos resultados tanto para alcanzar objetivos como para afrontar los nuevos proyectos con garantías.

    Un estilo de liderazgo que permita el desarrollo individual de los integrantes del grupo de trabajo redunda en beneficio de toda la organización. Ligada a esta cualidad está la habilidad para saber aprovechar el talento individual y ser capaz de resolver conflictos. Los beneficios de contar con un grupo cohesionado son numerosos, por eso también es fundamental saber gestionar tanto las bajas como las nuevas incorporaciones que se puedan dar. En los proyectos a medio o largo plazo, esta habilidad es clave.

    Un buen líder es alguien que se conoce bien, que sabe cuáles son sus fortalezas y dónde están sus debilidades. Este autoconocimiento es la piedra angular que construye el liderazgo, así que es una tarea que cualquier gestor de proyectos debe emprender.

    2. Capacidad de planificación

    La buena gestión de un proyecto solo puede darse cuando hay un buen plan. Sin la planificación adecuada, ningún líder puede llevar al grupo al éxito. Un plan implica una serie de etapas que deben cumplirse en un determinado orden y momento. Saber cómo ordenar estas fases es una tarea que lleva tiempo y que solo puede abordar alguien que tenga una buena habilidad de planificación.

    Es necesario que el líder del proyecto le preste la atención necesaria a este apartado porque, si la planificación falla en algún punto, puede comprometer todo el trabajo del grupo. Por tanto, también hace falta establecer formas de monitorizar cada una de las etapas. De esta manera, se pueden corregir las desviaciones o incumplimientos que se puedan dar.

    Un buen planificador no solo sabrá diseñar un plan estructurado para desarrollar en el tiempo; la microgestión es tan importante como la macro. Para que todo funcione, debe estar estipulado cómo se van a llevar a cabo cada una de las tareas: reuniones, informes, estimaciones y plazos, entre otras. La eficiencia es el faro que debe guiar la planificación de todos estos pequeños elementos para que el proyecto, como unidad, pueda alcanzar sus últimos objetivos.

    3. Identificar riesgos y problemas

    Relacionada con la capacidad de planificar está la de identificar los problemas que puedan surgir. Un buen project manager tiene que tener un plan b para situaciones críticas, pero hay que saber definir cuáles pueden ser para darles una respuesta útil.

    Como un jugador de ajedrez antes de mover una pieza, un buen gestor debe evaluar los posibles escenarios que se puede encontrar en el momento siguiente. Debe ir varios pasos por delante para identificar los riesgos y tener preparadas las respuestas a los problemas.

    Esta habilidad se logra como casi todas, con formación y experiencia, pero en este caso la experiencia cobra una relevancia mayor por razones obvias. Haber vivido situaciones parecidas con anterioridad ayuda a conocer cuáles son las respuestas eficaces y las que no lo son.

    También es una garantía de que, en el proceso de planificación, se vayan a tener en cuenta problemas que ya se conocen por las propias características de la tarea. Por ejemplo, saber que en las fechas navideñas habrá más demanda de un artículo propio, es útil para planificar su producción a lo largo del año.

    fuente : www.cerem.es

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 7 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder