if you want to remove an article from website contact us from top.

    cómo se explica la llegada de los primeros habitantes a nuestro continente

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga cómo se explica la llegada de los primeros habitantes a nuestro continente de este sitio.

    ¿Cuándo y cómo llegaron los primeros pobladores a América?

    El debate de cómo y cuándo llegaron los primeros pobladores a América sigue teniendo fundamentos claves y nuevos descubrimientos.

    Inicio > Ser Humano > ¿Cuándo y cómo llegaron los primeros pobladores a América?

    Leer más +

    ¿CUÁNDO Y CÓMO LLEGARON LOS PRIMEROS POBLADORES A AMÉRICA?

    POR: ALEJANDRA ALMED

    30 SEPTIEMBRE, 2021

    Una de las teorías más aceptadas sobre el poblamiento de América señala que los primeros hombres llegaron a Norteamérica desde Asia por el Estrecho de Bering durante la última glaciación y que de ahí fueron descendiendo hacia el resto del continente. Pero no podemos dejar atrás otra teorías que en los últimos años han tomado mucha fuerza dentro de la comunidad científica.

    Los recientes descubrimientos en el sur de México y otros países sudamericanos ponen en discusión el tema del poblamiento de América, pues quizás los primeros hombres llegaron a nuestro continente mucho antes de lo pensado y no por una misma vía.

    Quizás te preguntes por qué es importante hablar sobre las primeras migraciones americanas si ya dejaste atrás la primaria ¿no?. Pues resulta, como ya ha pasado con muchas otras teorías científicas e históricas, nuevos descubrimientos ponen en duda hipótesis pasadas y han sido lo suficientemente fuertes para cambiar la historia como la conocemos.

    Hace unos años, se publicaron los resultados de los estudios de un esqueleto humano encontrado en una de las cuevas de Tulum, la cueva Chan Hol, en 2012. La investigación, publicada en Plos One, señaló que estos fósiles representan uno de los hallazgos más antiguos de huesos humanos de todo el continente americano.

    Este nuevo descubrimiento pone en duda la hipótesis más aceptada sobre los primeros asentamientos en América, que afirma que la primera migración tuvo lugar en el norte del continente hace 12,600 años con la cultura clovis, gracias al paso congelado del estrecho de Bering durante la última glaciación.

    El esqueleto de Chan Hol ll

    El esqueleto se encontró por primera vez en el 2012 en la península de Yucatán, dentro de la cueva Chan Hol II. Después de varios años de estudio, el equipo alemán-mexicano encontró que los huesos se remontaban al Pleistoceno tardío durante la última era glaciar. El profesor Dr. Wolfgang Stinnesbecl y el biólogo Arturo Gonzáles Gonzáles, encargados de la investigación, han fechado el esqueleto en por lo menos 13,000 años de antigüedad, basándose en una estalagmita que creció en el hueso de la cadera.

    Crédito: Tom Poole, Liquid Jungle Lab

    Los fósiles humanos se descubrieron en un sistema de cuevas inundadas cerca de Tulum, Quintana Roo. Comenzaron en el 2006, cuando una pareja de espeleobuzos alemanes exploraban el sitio de la cueva de Chan Hol. La pareja de apellido Thursten se encontró con los restos óseos, del después denominado Jovén de Chan Hol, y dio aviso a las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Quintana Roo. Después de 3 años de estudios in situ, fue extraído a la superficie en el 2010 por un grupo de expertos encabezados por el biólogo Arturo Gonzáles, coordinador del proyecto Estudio de los Hombres Precerámicos.

    Posterior al primer descubrimiento, las investigaciones del lugar comenzaron y junto con estas una continua sucesión de hallazgos fósiles. Los denominados La Mujer de Naharon, La Mujer de las Palmas, El Hombre del Templo, Naia y el esqueleto de Chan Hol II son otros restos fósiles que se han hallado; sus nombres se deben a la cueva donde fueron encontrados. A la fecha son 7 los esqueletos localizados en este importante sistema de cuevas. Los estudios y las investigaciones han recaído en distintos grupos científicos, todos con la participación del INAH.

    En el llamado Hoyo Negro, otro pozo de agua de dimensiones poco antes vistas, se encontró en el 2007 el esqueleto de una niña de unos 15 años que vivió hace 12,000 años. El esqueleto de Naia -nombre que le otorgaron en honor a una ninfa del agua- hasta la reciente investigación, había sido el esqueleto más antiguo encontrado en América. Fue encontrado gracias al Proyecto Espeleológico Tulum (PET).

    Este lugar también preservó a una fauna pleistocénica extinta, como gonfoterio, tigre dientes de sable, perezoso gigante, cánido, oso, y otros animales aún existentes como el tapir, el puma concolor y el murciélago, entre otros.

    Según los científicos, en un principio, este sistema de cuevas se encontraba por encima del nivel del mar, sin embargo después del aumento mundial en los niveles del mar, después de la era de hielo, las cuevas quedaron bajo el agua resguardando en buenas condiciones restos de información histórica, arqueológica, paleontológica y climática de una época muy temprana.

    El esqueleto descubierto en la cueva Chan Hol II, fue hallado a principios del 2012, desafortunadamente unos meses después, el 80% de los restos fue saqueado y robado. El equipo pudo trabajar solo con un 10% de lo que en un principio se había descubierto y que ahora sólo queda registro en fotografías. De hecho, el hueso de la cadera que fue clave para datar al esqueleto se salvó gracias a la protección de la cal-sinter de piedra dura de la estalagmita, que se utilizó para estimar los años de antigüedad.

    Fotografías del hallazgo fósil publicadas por el equipo alemán-mexicano.

    fuente : chematierra.mx

    Los primeros pobladores de América y sus relaciones con poblaciones del Océano Pacífico según los genes HLA

    Se han comparado las frecuencias alélicas de HLA de amerindios con las de otros primeros

    TEXTO COMPLETO Introducción

    Se ha propuesto que los primeros amerindios proceden de Asia y entraron a través del Estrecho de Bering, entre 30.000 y 10.000 años antes del presente (AP). Estas conclusiones se basan en similitudes culturales, morfológicas y genéticas entre las poblaciones de América y Asia. Tanto Siberia1 como Mongolia2,3 en Asia, se han sugerido como los lugares más probables del origen asiático. Greenberg fue el primero en postular la teoría de la triple migración para explicar el poblamiento de América4: amerindios (12.000 años AP), na-dene–atabascos, navajo y apaches- (8.000 años AP) y eskimo-aleutianos (6.000 años AP) (fig. 1); otros autores sugieren que hubo una única oleada migratoria de los ancestros de los primeros nativos americanos y habría tenido lugar desde Mongolia/Norte de China2,3.

    Figura 1.

    Representa la teoría más popular del poblamiento de este continente desde Asia a través del Estrecho de Bering4. Gris: amerindios (30.000-12.000 años AP); gris claro: Na-Dene (8.000 años AP), atabascos de Canadá, grupos aislados de indios de California y Navajo y Apache del sur del Estados Unidos; gris oscuro: Eskimo (6.000 anos AP). Los aleutianos de las islas Aleutianas en el Estrecho de Bering están separados de los Eskimo en cuanto a la lengua y otros parámetros antropológicos y estaban presentes en las islas antes de que los Eskimo alcanzaran Norteamérica; además, el perfil HLA aleutiano es diferente del perfil de los Eskimo30. Otras teorías del poblamiento de América (flechas grandes): ruta Transpacífica (de Australia e islas del Pacífico), y del pueblo Solutrense de la Península Ibérica6,12. También están representados los descubrimientos arqueológicos más relevantes6. El hombre de Kennewick (Estado de Washington, EE. UU.); Meadowcroft (Pensylvania, EE. UU.); Cactus Hill (Virginia, EE. UU.); Pedra Furada (Brasil); Monte Verde (Chile).

    (0,14MB).

    Los marcadores de ADN mitocondrial y cromosoma Y se han utilizado para estudiar los orígenes, tiempo y lugar de entrada de amerindios, atabascos y esquimales5 en América. También, han sido contrastados hallazgos arqueológicos con los datos genéticos1,5,6. Finalmente, las conclusiones son diversas, y no existe consenso sobre el origen y el emparentamiento de los amerindios2,3,5,7. La cuestión más importante es dilucidar si los inmigrantes (amerindios) estaban ya diferenciados (en Asia) en cada uno de los grupos étnicos cuyos descendientes permanecen todavía en Asia. El cómo y el cuándo cruzaron el Estrecho de Bering serían preguntas secundarias8.

    En lo que a esto respecta, los datos de HLA pueden ser más informativos que los de cromosoma Y o ADN mitocondrial8, ya que se estudia, a la vez, los linajes maternos y paternos y tanto las frecuencias (es decir, distancias genéticas, dendrogramas y análisis de correspondencia) como las genealogías (alelos y haplotipos HLA específicos) pueden ser estudiados para comparar poblaciones. La mejor evidencia de que HLA es un buen marcador genético para el estudio del emparentamiento entre poblaciones es que normalmente se correlaciona con la geografía.

    La investigación de inserciones Alu ofrece resultados que tampoco concuerdan con la hipótesis de varias oleadas migratorias9. Estos resultados y otros procedentes de las investigaciones de las cepas de virus HTLV-110, inducen a sugerir la existencia de una ruta transpacífica (adicional, al menos) para el poblamiento de América desde Asia o la Polinesia, que podría haber introducido algunos alelos HLA6,11. Finalmente, tanto las evidencias genéticas12 como las arqueológicas6 sugieren que una ruta transatlántica en ambos sentidos existió antes de que Colón descubriera América6 (fig. 1).

    También, estas discrepancias e incertidumbres sobre el origen de los amerindios pueden deberse a errores metodológicos. Por ejemplo, marcadores genéticos menos estudiados y conocidos, como los Alu y STR se han utilizado de forma errónea pues constituyen marcadores intrónicos y exónicos no controlados en cuanto a significado cronológico y, a veces, en cuanto a situación genómica. Además, los movimientos de población deberían ser estudiados como movimientos de grupos de genes, es decir, con frecuencias génicas (distancias genéticas, dendrogramas y análisis de correspondencia), que reflejan mejor los desplazamientos poblacionales y los emparentamientos entre poblaciones, y posteriormente completados con genealogías (alelos HLA cuasi-específcicos, haplotipos HLA, ADN mitocondrial y cromosoma Y). Hoy día, los estudios genéticos con una mezcla de todos estos marcadores y de otros datos no han esclarecido todavía el poblamiento de América5,13.

    En el presente estudio, se hace una revisión genealógica y de comparación de genética de poblaciones HLA para intentar esclarecer el origen de los amerindios.

    Material y métodos Muestreo

    Por lo tanto, en el presente trabajo, hemos estudiado las frecuencias génicas HLA de amerindios de Norte, Meso y Sudamérica y las hemos comparado con las de otros indios americanos de Norteamérica y de poblaciones de todo el mundo, particularmente con la poblaciones de Asia y del Pacífico. Hemos estudiado los siguientes grupos étnicos amerindios: Seri, Mixe, Mixtecos, Zapotecos, Guaraníes14, Lakota Sioux15, Mazatecos16, Teeneks17, Mayas18, Kogi, Arsario, Arhuacos, Wayu19, Cayapa20, Lamas21, Aymaras22, Quechuas23, indios Terena24, Xavantes, Mayos25, Uros26, Nahuas27, Tarahumaras28, Toba Pilaga, Mataco Wichi, Toba orientales11, mestizos mexicanos y Jaidukama29 y también aleutianos30. Un total de 14.698 cromosomas fueron analizados.

    fuente : www.elsevier.es

    Las infecciones bacterianas son la segunda causa de mortalidad en el planeta

    Hace al menos 20.000 años humanos modernos procedentes de Asia oriental cruzaron por el estrecho de Bering, un puente de tierra que entonces unía Eurasia con Alaska, y

    Las infecciones bacterianas son la segunda causa de mortalidad en el planeta

    SALUD GLOBAL

    Las infecciones bacterianas son la segunda causa de mortalidad en el planeta SALUD GLOBAL Un nuevo estudio cuantifica en 7,7 millones los fallecimientos provocados por alguna de las 33 bacterias más habituales

    En recién nacidos, la bacteria más letal es K. pneumoniae. En la foto, un neonato en cuidados intensivos en el hospital General de Assosa, en Etiopía, donde es tratado por una infección respiratoria.

    Terceros Cristina Sáez Barcelona 22/11/2022 00:30

    Una de cada ocho muertes en el planeta se produce a causa de una infección bacteriana. Constituye, de hecho, la segunda causa de mortalidad prematura en el planeta, según revela una investigación publicada en The Lancet. El trabajo, liderado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington (EE.UU.), concluye que, solo en 2019, 7,7 millones de personas fallecieron a causa de alguna infección y que la mitad de esos decesos fue atribuible a cinco bacterias, y.

    El estudio, realizado por el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME, por sus siglas en inglés), estima, por primera vez, la carga global de las infecciones provocadas por 33 bacterias comunes y la muerte asociada a esos patógenos, así como por 11 síndromes infecciosos, respiratorios, abdominales y sanguíneos. Sus resultados ponen de relieve la necesidad de tener en cuenta la mortalidad causada por patógenos como una de las mayores amenazas de la salud global e implementar medidas para paliarla.

    Lee también

    ¿Se puede mejorar el tratamiento de la tuberculosis?

    CRISTINA SÁEZ

    Los patógenos que más mortalidad causan y el grupo de población más vulnerable dependen de cada zona geográfica. Así, en el África subsahariana se registró la tasa de mortalidad más elevada, con 230 muertes por cada 100.000 habitantes, en comparación con el hemisferio norte (EE.UU, Canadá y Europa), en donde hubo 52 decesos por cada 100.000 habitantes. La bacteria más mortífera en 135 países fue , seguida por .

    En España, según cifras recogidas en este trabajo, , una bacteria que puede causar diarrea e infecciones sanguíneas, entre otros, provocó 12.384 muertes; le siguió , capaz de provocar neumonía, sepsis, infecciones en heridas y en el tracto urinario, con 4.725 muertes, y , causante de infecciones pulmonares, con 4.141 fallecidos.

    “Las infecciones bacterianas son una de las primeras causas de muerte en todo el mundo, en muchos casos, debidas al aumento de resistencias a los antibióticos”, apunta en declaraciones a Science Media Center España Lucía Gallego, investigadora de la Universidad del país Vasco. Esas resistencias, considera esta experta, que no ha participado en el estudio, “provocan que cada vez tengamos menos opciones terapéuticas y que el número de muertes y complicaciones aumente cada año. Por eso suponen una amenaza a la salud global que requiere investigaciones profundas que nos proporcionen herramientas eficaces para su control.”

    Lee también

    Así colonizan los microbios un hospital

    CRISTINA SÁEZ

    A comienzos de este año, The Lancet publicó otro trabajo que incidía en las infecciones causadas específicamente por bacterias multirresistentes a antibióticos. Ya ese estudio estimaba que en 2019 hubo cinco millones de muertes atribuibles a resistencias anti microbianas. Este nuevo trabajo no toma en consideración las resistencias a antibióticos, sino el total de muertes asociadas a infecciones en 2019.

    Para ello, utilizan los datos procedentes de dos estudios, el Global Burden of Disease y el Global Research on Antimicrobial Resistance, ambos de 2019. Los autores obtuvieron 343 millones de registros individuales y de patógenos para estimar las muertes relacionadas con el fallecimiento y el tipo de infección. Los autores realizaron estimaciones para todas las edades y ambos sexos en 204 países y territorios.

    De las muertes estimadas, 13,7 millones vinculadas a infecciones en 2019, 7,7 las asociaron a las 33 bacterias en las que centraron el estudio. Las muertes asociadas a esas bacterias supusieron un 13,7% de todos los fallecimientos en el planeta y más de la mitad de decesos por sepsis de 2019. De esos 7,7 millones de muertes, más del 75% tenían que ver con tres síndromes: respiratorios de las vías bajas, de sangre y abdominales.

    Lee también

    Resistencia a antibióticos, la nueva pandemia

    CRISTINA SÁEZ

    S. aureus se asoció más a muertes en adultos de más de 15 añios, mientras que las muertes de niños de entre 5 y 14 años se relacionaron más con Salmolella, y entre 0 y 5 años, con S. pneumoniae. El patógeno que más muerte neonatales causó fue K. pneumoniae, con 124.000 fallecidos.

    Los autores de este trabajo señalan que en 2019 se registraron más muertes debido a bacterias que al virus del sida. Y sin embargo, los recursos económicos destinados a investigar esta enfermedad son 50 veces superiores a los invertidos en estudiar infecciones provocadas por patógenos.

    fuente : www.lavanguardia.com

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 4 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder