if you want to remove an article from website contact us from top.

    cómo descubrir la riqueza cultural social y natural de nuestro estado de manera colectiva

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga cómo descubrir la riqueza cultural social y natural de nuestro estado de manera colectiva de este sitio.

    ¿Por qué es importante trabajar la identidad cultural de cada pueblo? – AlmaNatura

    La pérdida de identidad cultural influye directamente en el sentido de pertenencia evitando el abandono de los pueblos.

    ¿Por qué es importante trabajar la identidad cultural de cada pueblo?

    29/05/2018 POR ISRAEL MANZANO

    La pérdida de identidad cultural influye directamente en el sentido de pertenencia evitando el abandono de los pueblos.

    Llega la primavera y con ella la exaltación de paisajes llenos de flores y ríos cargados de vida. Vida que se traduce en multitud de fiestas patronales por todo el territorio rural español: romerías, cruces en mayo, corpus christi, jornadas medievales, hogueras de San Juan y un largo etc. recorren a lo largo y a lo ancho de la geografía española. Fiestas que muestran tradiciones centenarias que pasan de unas generaciones a otras y que son sin duda un elemento fundamental de la identidad cultural de todos y cada uno de los pueblos españoles.

    Foto: Cruces de Mayo Almonaster la Real

    Definimos identidad cultural como el conjunto de valores, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento que funcionan como elementos dentro de un grupo social y que actúan para que los individuos que lo forman puedan fundamentar su sentimiento de pertenencia. Un sentido de pertenencia que perdura en el ideario colectivo y que pase el tiempo que pase siempre permanecerá en el recuerdo aún no viviendo en el municipio.

    ¿Por qué es importante trabajar sobre la identidad cultural del pueblo?

    En un mundo cada vez más globalizado donde internet y la forma de interactuar a través de las redes sociales han abierto el campo del conocimiento y ha permitido conocer nuevas culturas que sin duda han enriquecido tanto socialmente como culturalmente la sociedad, es de vital importancia no dejar de lado nuestra verdadera esencia, nuestro sentido de ser, nuestro origen, nuestra historia, nuestro sentido de pertenencia y con ello nuestros valores y trabajar desde los colectivos y entidades locales en proteger y mantener la esencia de fiestas y actividades culturales como identidad local del municipio.

    La pérdida de identidad de un pueblo incide directamente con la falta de arraigo y por tanto con el abandono de los pueblos. Pueblos donde nacimos y crecimos y donde compartimos los primeros años de vida donde la familia, los amigos y el tiempo de ocio fueron clave fundamental en lo que somos como personas. Valores y modos de conducta que se conformaron en esos primeros años de vida y que nos acompañarán a lo largo de nuestra vida, vivamos donde vivamos.

    ¿Cómo reforzar la identidad cultural en el pueblo?

    Conocer de donde venimos como sociedad local para valorar lo que somos y reforzar a nivel colectivo es clave fundamental para conservar la identidad cultural de un pueblo. A continuación desglosamos aquellos factores que refuerzan la identidad:

    Puesta de valor de la memoria colectiva. Recopilación de información del ideario colectivo valorando a los mayores de la comunidad como fuente de conocimiento y esencia de identidad.Conocer el por que de tradiciones y folclore. El conocer el por que se hacen las fiestas de una determinada manera, su simbología y lo que representa a nivel colectivo para la comunidad es esencial para valorarlas, protegerlas y defenderlas en el paso del tiempo.Identidad cultural en el sistema educativo. Es fundamental trabajar la identidad cultural en la escuela, donde los pequeños conozcan el porque de las fiestas y las vivan como momentos de alegría y devoción de la comunidad y se sientan honrados de recibir tal importante herencia.Fomento y dinamización de jornadas culturales. Que ahonden en la difusión y que eviten la pérdida de las tradiciones tanto para los que viven en los pueblos como aquellos que se acercan a la población y que no entienden el porque de las tradiciones.Aporte social. El ser humano es social por naturaleza y necesita momentos de homenaje tanto a nivel familiar como a nivel colectivo, muchas fiestas patronales tienen figuras como mayordomos, diputados, reinas de la fiestas, miss o mister que son importantes a nivel personal y que refuerzan el sentido pertenencia al pueblo o comunidad.

    Como conclusión final me gustaría poner el acento y llamar la atención a la pérdida de esencia que sufren las fiestas patronales y como realmente prima la fiesta por la fiesta y se dejan a un lado la esencia y “los porqué”, la pérdida de identidad en las fiestas con el fin de atraer más turistas amenaza la conservación y resta originalidad y sentido de pertenencia a los que realmente las organizan que son los colectivos y entidades locales que permanecen en el territorio durante todo el año.

    “El individuo debe conocer su historia para conservar su identidad”

    Virginia América López Villegas.

    Subscríbete por mail y recibe más info sobre desarrollo rural

    Quiero suscribirme

    Deja una respuesta

    Es muy importante, lo relacionado sobre la producción de alimentos sin pesticidas, conservación de suelo, en general de los diferentes recursos.

    Responder

    Buenas tardes Roberta: Gracias por la aportación. Muchas gracias por pasarte por nuestro Blog. Saludos

    fuente : almanatura.com

    Riqueza cultural y biológica de México

    Su interrelación propicia la preservación del capital natural

    Riqueza cultural y biológica de México

    Riqueza cultural y biológica de México Su interrelación propicia la preservación del capital natural

    Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales | 18 de septiembre de 2017

    México, país privilegiado por su riqueza biológica y cultural

    La megadiversidad biológica y la enorme riqueza cultural de nuestro país constituyen un privilegio y una oportunidad de desarrollo. La relación entre ambas es fundamental para preservar nuestro capital natural.

    Encontramos la diversidad en todas partes; basta con ver a los otros para corroborarlo: género, color de piel, nivel social, religión, preferencia sexual, edad, cultura e idioma, son algunas de las variables más evidentes. Cada uno de nosotros somos parte de esa diversidad; razón de más para conocerla y respetarla.

    La diversidad natural es de carácter biológico; la diversidad cultural tiene una naturaleza social y simbólica que se manifiesta en múltiples facetas, entre otras, el lenguaje y la palabra hablada. Ambas están interrelacionadas por los bienes y servicios que una recibe de la otra (alimentos, fibras, energía y agua).

    La protección de nuestro capital natural por medio de la cultura es de especial importancia, incluso para nuestra propia supervivencia. A su vez, la conservación del patrimonio cultural conlleva la preservación de saberes y prácticas de aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

    Si quieres saber más acerca del capital cultural y natural de nuestro país, sus lenguas, sus pueblos indígenas, conoce el libro Riqueza lingüística y biológica de México, elaborado por el Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu). Visita: http://biblioteca.semarnat.gob.mx/janium/Documentos/Ciga/Libros2013/CD001600.pdf

    Adéntrate en los temas medioambientales… ¡Sé un fan del planeta! Visita: http://fansdelplaneta.gob.mx/

    El Cecadesu elabora y difunde materiales educativos que contribuyen al uso sustentable de los recursos naturales y a la formación de una ciudadanía ambiental, informada, responsable y participativa.

    Conoce nuestra revista digital

    Saúl Alonso,combatiente de incendios

    fuente : www.gob.mx

    Patrimonio cultural y natural: la riqueza de ayer, de hoy y del futuro

    Todos los días tratamos de proteger de cualquier riesgo nuestro patrimonio personal, sea una casa o un negocio.  Sería impensable perder aquello que hemos logrado construir con tanto esfuerzo a lo largo del tiempo. Lamentablemente, el patrimonio natural y cultural, que es de todos, no se mira con

    Patrimonio cultural y natural: la riqueza de ayer, de hoy y del futuro

    October 1, 2018 por Jesús Navarrete 3 Comentarios

    Todos los días tratamos de proteger de cualquier riesgo nuestro patrimonio personal, sea una casa o un negocio.  Sería impensable perder aquello que hemos logrado construir con tanto esfuerzo a lo largo del tiempo.

    Lamentablemente, el patrimonio natural y cultural, que es de todos, no se mira con igual apego hasta que es demasiado tarde, pues no se suele valorar de una manera profunda hasta que se deteriora o se pierde.

    ¿Qué pasaría en Panamá si la fauna marina de Coiba o la antigua Aduana de Portobelo se perdieran para siempre? Se perdería mucho más que naturaleza e historia. Se perdería una fuente vital de progreso económico y social. París no sería la tercera ciudad más visitada del mundo sin el Museo de Louvre, como Perú no sería un destino igual de atractivo sin Machu Picchu.

    Patrimonio Cultural. Foto BID. Sergio Moreno

    En América Latina, históricamente hemos concebido el patrimonio cultural y natural solamente como depositarios de la memoria, y no ha sido hasta entrado este siglo que se nos ha abierto una ventana para nuevas industrias, no solo relacionadas con la cultura y el turismo, sino también con la innovación, la creatividad y el fortalecimiento del tejido urbano. Ya entendemos la importancia de nuestros parques naturales y de nuestras ruinas arqueológicas, pero nos cuesta proyectarlos hacia el futuro.

    Y eso que el patrimonio es buen negocio. Se estima que los servicios ambientales de las 25 áreas naturales protegidas de Panamá generan anualmente unos 225 millones de dólares en bienes y servicios, es decir, 12 veces más de lo que cuesta su manejo. Pese a esta ganancia enorme, la inversión pública para el manejo de las áreas protegidas fue de 9 millones de dólares en 2017, equivalente al 0.02% del PIB. Panamá invierte apenas la mitad del promedio mundial (0.04%) en este tipo de áreas.

    Fuerte San Lorenzo, Panamá. Fuente: AerialMetriks 2014

    Asimismo, en el sector cultural la inversión pública es solo 0.20% del PIB. Aun así la música, el teatro y la danza aportan aproximadamente el 3.1% del PIB de Panamá. Si estas industrias culturales y creativas crecen sin estímulo, imaginen lo que crecerían bajo un plan de patrimonio cultural. Estos sectores en países como Argentina, Perú y Brasil aportan entre el 6% y el 10% del PIB.

    Ese patrimonio natural y cultural atrae otros negocios pues incide en la imagen positiva del país, lo que a su vez repercute en exportaciones y buen clima de inversión.

    La economía nacional ha crecido más del 7% en la última década, y la infraestructura ha absorbido gran parte de las inversiones. En Panamá, el hardware era una necesidad acuciosa, pero ahora toca pasar a cuidar el software si el país aspira a jugar en otras ligas.

    Hace unos meses, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó en Panamá el proyecto Apoyo para la Conservación y Gestión del Patrimonio Cultural y Natural, que tiene el objetivo de contribuir a la preservación y puesta en valor de los bienes patrimoniales culturales y naturales del país.  Se rehabilitará el Museo Antropológico Reina Torres de Araúz (Marta) y las históricas fortificaciones de Portobelo y San Lorenzo, y se preservarán cuatro áreas naturales protegidas (Coiba, Portobelo, San Lorenzo y volcán Barú).

    Volcán Barú. Foto BID. Sergio Moreno

    Fuerte Portobello, Panamá. Fuente: Nerys Gaitan

    No se trata simplemente de restaurar fachadas, sino de implementar una gestión eficiente y sostenible, involucrando a la población local mediante un plan integral que contemple comercio, turismo y desarrollo urbano. Por ello, se fortalecerá institucionalmente al Instituto Nacional de Cultura y al Ministerio de Ambiente.

    La ciudad de Panamá fue incluida, el año pasado, en la Red de Ciudades Creativas de la Unesco y ha sido designada para 2019 como la capital cultural iberoamericana. Ello nos recuerda que, más allá del Canal y del sector financiero, el Panamá del siglo XXI se conoce por la creatividad de su gente y su acervo cultural y natural.

    Recordemos que el patrimonio cultural y natural es la manifestación viva de la riqueza de los países y su mera existencia es una oportunidad de fortalecer la identidad de sus poblaciones que ven ahí el reflejo de su pasado, como inspiración para valorar el presente y construir el futuro.

    Este artículo fue originalmente publicado en La Prensa el 20 de septiembre de 2018: La riqueza del futuro

    Foto portada: Nerys Gaitan

    fuente : blogs.iadb.org

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 6 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder