if you want to remove an article from website contact us from top.

    atributos del ser humano por el simple hecho de serlo y están garantizados por el estado, estos derechos protegen la vida, la libertad, la integridad, la salud, la seguridad, la igualdad y todo aquello indispensable para vivir dignamente.

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga atributos del ser humano por el simple hecho de serlo y están garantizados por el estado, estos derechos protegen la vida, la libertad, la integridad, la salud, la seguridad, la igualdad y todo aquello indispensable para vivir dignamente. de este sitio.

    ACNUDH

    ¿Qué son los derechos humanos?

    Los derechos humanos son partes inherentes de todos nosotros, independientemente de nuestra nacionalidad, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, idioma, o cualquier otra condición...

    Seleccionar

    Los derechos humanos son los derechos que tenemos básicamente por existir como seres humanos; no están garantizados por ningún estado. Estos derechos universales son inherentes a todos nosotros, con independencia de la nacionalidad, género, origen étnico o nacional, color, religión, idioma o cualquier otra condición. Varían desde los más fundamentales —el derecho a la vida— hasta los que dan valor a nuestra vida, como los derechos a la alimentación, a la educación, al trabajo, a la salud y a la libertad.

    La Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, fue el primer documento legal en establecer la protección universal de los derechos humanos fundamentales. cumplió 70 años en 2018, sigue siendo la base de toda ley internacional de derechos humanos. Sus 30 artículos ofrecen los principios y los bloques de las convenciones de derechos humanos, tratados y otros instrumentos jurídicos actuales y futuros.

    La Declaración Universal de Derechos Humanos, junto con los dos pactos —el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales—, componen la Carta Internacional de Derechos Humanos*.

    Universal e inalienable

    El principio de universalidad de los derechos humanos es la piedra angular del derecho internacional de los derechos humanos. Esto supone que todos tenemos el mismo derecho a gozar de los derechos humanos. Este principio, como se recalcó primero en la Declaración Universal de Derechos Humanos, se repite en numerosas convenciones, declaraciones y resoluciones internacionales de derechos humanos.

    Los derechos humanos son inalienables. No deberían suprimirse, a excepción de situaciones concretas y conforme a un procedimiento adecuado. Por ejemplo, el derecho a la libertad puede restringirse si una persona es declarada culpable de un delito por un tribunal de justicia.

    © UNICEF/UNI220918/Orozco

    Indivisible e interdependiente

    Todos los derechos humanos son indivisibles e interdependientes. Esto significa que un conjunto de derechos no puede disfrutarse plenamente sin los otros. Por ejemplo, avanzar en los derechos civiles y políticos facilita el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales. De igual modo, la violación de los derechos económicos, sociales y culturales puede redundar negativamente en muchos otros derechos.

    Enlaces

    Defender los derechos humanos

    Los 30 artículos de la DUDH

    30 artículos sobre los 30 artículos

    La Declaración en más de 500 idiomas

    ¿Son los derechos económicos, sociales y políticos diferentes de los derechos civiles y políticos?

    Derecho internacional de los derechos humanos

    © EPA/Alanah M. Torralba.

    Equitativo y no discriminatorio

    El artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece que: "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos". La ausencia de discriminación, establecida en el artículo 2, es lo que garantiza esta igualdad.

    La no discriminación trasciende todo el derecho internacional de derechos humanos. Este principio está presente en los principales tratados de derechos humanos. Asimismo, supone el tema central de dos instrumentos fundamentales: la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujeres.

    Derechos y obligaciones

    Todos los Estados han ratificado al menos 1 de los 9 tratados básicos de derechos humanos, así como 1 de los 9 protocolos opcionales. El 80% de los Estados han ratificado 4 o más. Esto quiere decir que los Estados tienen obligaciones y deberes conforme al derecho internacional de respetar, proteger y cumplir los derechos humanos.

    La obligación de respetarlos significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos.

    La obligación de protegerlos exige que los Estados protejan a las personas y a los grupos contra las violaciones de derechos humanos.

    La obligación de cumplirlos supone que los Estados deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos básicos.

    Mientras tanto, como personas individuales, aunque tenemos derecho a disfrutar de nuestros derechos humanos, también debemos respetar y defender los derechos humanos de otras personas.

    Participe y defienda los derechos humanos

    fuente : www.ohchr.org

    CEDHNL

    Portal de la Comisión de Derechos Humanos Nuevo León

    Inicio Nosotros Qué son los derechos humanos

    Qué son los Derechos Humanos

    Son el conjunto de prerrogativas inherentes a la naturaleza de la persona, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral del individuo que vive en una sociedad jurídicamente organizada. Establecidos en la Constitución y en las leyes, deben ser reconocidos y garantizados por el Estado.

    Características

    En la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993 se señaló que: los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes y están relacionados entre sí.

    La comunidad internacional debe tratar los derechos humanos en forma global y de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y dándoles a todos el mismo peso. Debe tenerse en cuenta la importancia de las particularidades nacionales y regionales, así como de los diversos patrimonios históricos, culturales y religiosos, pero los Estados tienen el deber, sean cuales fueren sus sistemas políticos, económicos y culturales, de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales.

    Universales

    Es la característica principal de los derechos humanos y la piedra angular del derecho internacional de los derechos humanos, ya que se reconoce a todas las personas sin ningún tipo de condición o diferencia cultural, social, económica o política, como excusa para su desconocimiento o aplicación parcial.

    Inalienables

    Por ser irrenunciables, al pertenecer en forma indisoluble a la esencia misma del ser humano; no pueden ni deben separarse de la persona y, en tal virtud, no pueden trasmitirse o renunciar a los mismos.

    Indivisibles

    Porque forman un conjunto inseparable de derechos. Todos deben ser ejercidos en su contenido esencial, al tener igual grado de importancia.

    Interdependientes

    La vigencia en el goce de un derecho es precondición para la plena realización de los otros derechos.

    fuente : www.cedhnl.org.mx

    La Dignidad Humana como Fundamento de los Derechos Humanos

    La Dignidad Humana: Núcleo Duro de los

    Derechos Humanos.

    Aristeo García González*

    Carta Encíclica León XIII, 1888

    SUMARIO: 1. Consideraciones Previas; 2. Una Aproximación Conceptual a la Dignidad Humana; 3. La Dignidad Humana, Valor Fundamental de la Sociedad; 3.1. La Dignidad Humana, Fundamento de los Valores: a) Valores Básicos Superiores de la Dignidad; 4. El Ámbito Constitucional de la Dignidad Humana; 5. México y la Dignidad Humana; 6. Los Documentos Convencionales Internacionales; 6.1. La Carta de las Naciones Unidas; 6.2. La Declaración Universal de los Derechos Humanos; 6.3: El Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos;  6.4. El Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales; 7. Consideraciones Finales; 8. Bibliografía.

    1. Consideraciones Previas

    El ser persona implica, entre otros atributos, la capacidad de poder relacionarse e interactuar con los demás individuos. Ello en virtud de que la sociedad ha sido creada por el mismo hombre, quien ha su vez a contribuido a organizarla conforme  sus intereses, es decir, procurando alcanzar su felicidad. En esa búsqueda de felicidad, el ser humano ha diseñado mecanismos de defensa que le permitan salvaguardar uno de sus atributos más preciados: su dignidad[1].

    En este contexto, la idea de protección a la dignidad humana se introdujo en el Derecho positivo, tanto a nivel internacional como nacional, sobre todo a consecuencia del movimiento de defensa de los derechos humanos que tiene verificativo en la segunda mitad del siglo XX.

    A partir de la Declaración Universal de los Derechos Humanos[2], así como de los dos Pactos de Naciones Unidas sobre los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales[3], en sus respectivos Preámbulos se reconoce que la dignidad es inherente a todas las personas y constituye la base de los derechos fundamentales, por lo que se ha convertido en el valor básico que fundamenta la construcción de los derechos de la persona como sujeto libre y partícipe de una sociedad.

    De modo similar a lo que sucede con los citados instrumentos internacionales, la dignidad humana se ha incorporado a los ordenamientos jurídicos nacionales de los Estados, predominantemente en el marco de un reconocimiento general como principio fundamental, es decir, en los textos de naturaleza constitucional.

    Aún y cuando el concepto de dignidad humana tuvo su inicial conformación en el cristianismo[4], con el tiempo también ha ido adquiriendo un carácter histórico, y por ende, en sectores como el político y jurídico se le ha vinculado con otros conceptos, como la autonomía, la libertad y la igualdad, que en su conjunto han constituido “valores básicos superiores”, que sirven como referente a la hora de inspirar normas básicas de Derecho, en específico, aquellas que van a reconocer derechos esenciales de la persona, tanto en el ámbito nacional como internacional.

    Dada la importancia del reconocimiento de la dignidad humana como fundamento de los derechos en el contexto de la norma constitucional y los documentos internacionales, es preciso establecer una aproximación a su concepto.

    2. Una Aproximación Conceptual a la Dignidad Humana.

    Si bien, en la antigüedad existen algunas precedentes que han servido en la construcción del concepto moderno de la dignidad, es preciso señalar que su sentido actual, arranca con el tránsito a la modernidad[5], esto es, el concepto de dignidad humana como fundamento de los derechos del hombre, en donde cada uno de nosotros es poseedor de una dignidad, es decir, somos dignos.

    En este contexto, algunos autores le han denominan [6]; otros le llaman [7];en cambio, algunos más afirman que se le debe llamar [8];también suele llamársele [9]. Sin embargo, la denominación, , no es lo más importante, sino lo que verdaderamente tiene relevancia es su contenido semántico y la forma a través de la cual debe ser protegida la dignidad.

    Partiendo del significado etimológico, el término proveniente  del latín , cuya raíz es , que significa “excelencia”, “grandeza”[10], donde cabe agregar que la dignidad que posee cada individuo es un valor intrínseco, puesto que no depende de factores externos.

    Así, la palabra dignidad no sólo significa y , es decir, el portador de esta cualidad no sólo se distingue y destaca entre los demás, sino también denota un merecimiento a un cierto tipo de trato.

    Por lo anterior, la dignidad se puede definir como “la excelencia que merece respeto o estima”[11]. Ejemplo de lo anterior es el caso de una persona que ocupa un alto rango o un puesto elevado y posee una dignidad, lo que exige a los demás una respuesta particular, pero esto no le hace acreedor a una mayor dignidad que el resto, ya que ésta, es igual para todos los seres humanos, sin importar su condición o puesto que desempeñe. De ahí que deba existir una relación entre dignidad humana y los derechos el hombre.

    Entonces, inicialmente, podemos entender a la dignidad como aquel valor inalterable que posee toda persona por el hecho de contar con capacidad para razonar y decidir, que los otros entes no poseen.

    Con lo anterior, podemos darnos cuenta que todos los seres humanos somos iguales en la medida en que todos somos portadores de una dignidad común, y por encima de todas las diferencias que nos individualizan y nos distinguen unos de los otros, es decir, todo ser humano[12] posee dignidad sin importar la condición en que se encuentre.

    fuente : ti.unla.edu.mx

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 9 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder