if you want to remove an article from website contact us from top.

    acompañaba a hidalgo cuando fue notificado que la conspiración había sido descubierta

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga acompañaba a hidalgo cuando fue notificado que la conspiración había sido descubierta de este sitio.

    Conspiración de Querétaro

    Solemos invitar al mundo a crear la suma de todo el conocimiento humano. En esta ocasión, invitamos al mundo a crear el sonido de todo el conocimiento humano.

    [¡Ayúdanos con las traducciones!]

    Conspiración de Querétaro

    Ir a la navegación Ir a la búsqueda

    Fue el nombre del movimiento clandestino nacido en la ciudad de Santiago de Querétaro en 1810. Se toma generalmente como el antecedente inmediato de la Guerra de Independencia de México dado que este grupo es el que comenzó la lucha armada por la emancipación de la Nueva España con respecto a la Corona. El objetivo primordial de la Conspiración de Querétaro era constituir una junta gubernativa que tomara el poder a nombre de Fernando VII.

    Se discute si la figura central de la conspiración fue Miguel Hidalgo y Costilla, el cura del pequeño pueblo de Dolores Hidalgo, o bien, si el liderazgo era ejercido por Ignacio Allende, militar por formación, adscrito al cuerpo de dragones de la Reina. Las reuniones de los conjurados se llevaban a cabo en la casa de José Miguel Domínguez, corregidor de Santiago de Querétaro. El grupo conspirador tenía pretendido alzarse en armas el mes de octubre de 1810 en San Juan de los Lagos, Jalisco, pero fueron descubiertos en septiembre. En la zona de El Bajío, comenzaron a organizar una conjura en San Miguel el Grande (ahora San Miguel el de Allende) los capitanes Ignacio Allende y Mariano Abasolo, quienes habían tenido contacto, el año anterior, con los conspiradores de Valladolid (hoy Morelia) José Mariano Michelena y José María García Obeso. Las reuniones se trasladaron a la ciudad de Querétaro, en donde se sumaron un grupo de letrados, pequeños comerciantes y más militares del ejército colonial. Este grupo celebraba juntas disfrazadas de "academia literaria". Entre sus miembros se encontraban el cura Miguel Hidalgo y Costilla, el capitán Juan Aldama, el corregidor de la ciudad José Miguel Domínguez con su esposa Josefa Ortiz de Domínguez, el presbítero José María Sánchez, los abogados Mariano Laso de la Vega y Juan Nepomuceno Mier y Altamirano, Francisco Araujo, Antonio Téllez, Ignacio Gutiérrez, los comerciantes Epigmenio y Emeterio González, el regidor José Ignacio de Villaseñor y Cervantes, Leona Vicario, Mariana Rodríguez del Toro con su esposo Manuel Lazarín, el capitán Joaquín Arias, el teniente Francisco Lanzagorta y el teniente Justo Baca. La organización de los conspiradores preveía en el mando a Ignacio Allende como general, Aldama como segundo e Hidalgo al frente del movimiento popular. Sus primeros pasos serían la destitución de todos los españoles en los puestos de gobierno, apoyados por un levantamiento que se llevaría a cabo el 1 de octubre, para lo cual se prepararon lanzas, espadas y municiones que almacenaron en San Miguel el Grande, Dolores y Querétaro.

    Índice

    1 La conspiración descubierta y el inicio de la Guerra de Independencia de México

    2 Véase también 3 Notas 4 Fuentes 5 Enlaces externos

    La conspiración descubierta y el inicio de la Guerra de Independencia de México[editar]

    Plaza de Dolores, óleo sobre tela del siglo XIX, J.J. del Moral

    Artículo principal:

    La conspiración de Querétaro fue denunciada el 12 de septiembre por el empleado de correos José Mariano Galván. Al día siguiente, el propio capitán Joaquín Arias, al creer que todo estaba perdido, se autodenunció ante el alcalde Juan Ochoa.1​ Otras denuncias llegaron a oídos del comandante Ignacio García Rebolledo y se presionó al corregidor Domínguez para catear la casa de los hermanos González.2​ En el lugar se encontró armamento almacenado, en consecuencia Epigmenio y Emeterio fueron aprehendidos. Josefa Ortiz tuvo que enviar como mensajero al alcaide Ignacio Pérez para poner en sobre aviso a los conspiradores que se encontraban en San Miguel el Alto.3​ Mientras en Querétaro se hicieron prisioneros a más conspiradores, incluyendo a los corregidores.4​ Pérez cabalgó la noche del 15 de septiembre de 1810 hasta San Miguel logrando contactar a Juan Aldama, quien de inmediato se trasladó a Dolores, lugar al que llegó en la madrugada del 16 de septiembre de 1810 para informar las malas noticias a Allende e Hidalgo. Después de un intercambio de opiniones, el cura exclamó:

    "Sí, lo he pensado bien, y veo que estamos perdidos y que no queda más recurso que ir a coger gachupines".5​

    Con ayuda de ochenta presos que liberaron de la cárcel, capturaron al delegado Rincón, se dirigieron al atrio de la iglesia, tocaron las campanas, Hidalgo pronunció un discurso explicando que el movimiento al que incitaba era para derribar al mal gobierno, quitando del poder a los españoles que trataban de entregar el reino a los franceses. Le ofreció a la población que se dejarían de pagar tributos, y un peso diario a quienes participaran si llevaban caballo y la mitad a los de a pie. Acto seguido se aprehendió a diecinueve españoles.6​ Se juntaron más de seiscientos hombres, a quienes se les repartieron lanzas y machetes, Hidalgo arengó a la población, las palabras exactas que pronunció, tal vez nunca se sepan, las versiones probables y más antiguas son:7​

    fuente : es.wikipedia.org

    Memoria Política de México

    Autora: Doralicia Carmona Dávila.

    © Derechos ReservadosISBN 970-95193Este Sitio es un proyecto personal y no recibe ni ha recibido financiamiento público o privado.

    Ignacio Pérez llega en la madrugada a San Miguel a avisar a Allende que la conspiración de Querétaro ha sido descubierta, en tanto el Intendente Riaño ordena la aprehensión de los capitanes Allende y Aldama.

    15 de Septiembre de 1810

    Habiendo cabalgado durante la noche, trae el encargo de doña Josefa Ortiz, a quien su esposo el corregidor Domínguez, le ha comunicado que la conjura ha sido descubierta y que tomará medidas contra sus propios compañeros conspiradores para no delatarse a sí mismo.

    Las delaciones sobre la conspiración de Querétaro se han venido sucediendo. Desde mediados de agosto pasado, José Mariano Galván, dependiente de la oficina de correos de Querétaro, denunció a la audiencia, sin que se le pusiera atención, detalles de una revolución que dijo estaba a punto de estallar.

    El 9 de septiembre siguiente, una denuncia anónima proveniente de San Miguel, delató los continuos viajes que realizaban Allende y Aldama  a Querétaro y Dolores como preparativos de una revuelta. Tampoco fue escuchada.

    Al otro día, 10 de septiembre, el capitán Joaquín Arias, jefe de un destacamento del regimiento de Celaya y que era uno de los conjurados, se denunció a sí mismo ante los españoles Juan Ochoa, alcalde ordinario de Querétaro, y José Alonso, sargento mayor de su regimiento, quienes ordenaron la salida inmediata a la ciudad de México del capitán Manuel García Arango con una carta para el oidor Aguirre con los detalles de la conspiración.

    El día 11, Ochoa y Alonso mandaron al virrey Venegas la noticia de la conspiración y la lista de los conjurados.

    El día 13 siguiente, llegó otra denuncia ahora al cura y juez eclesiástico, doctor don Rafael Gil de León, la cual se atribuye lo mismo al español Francisco Bueras, que al canónigo de Valladolid, Iturriaga, quien hallándose en Querétaro en trance de muerte reveló á su confesor el secreto de la conjura; lo importante es que se avisaba que en pocas horas iniciaría la violencia con el degüello de todos los españoles, haciendo uso de las armas almacenadas en las casas de Epigmenio González y de un señor Sámano; y que el mismísimo corregidor Miguel Domínguez estaba entre los conspiradores.

    Ese día también, en Guanajuato, el tambor mayor Ignacio Garrido denunció la conjura ante el capitán de su batallón Francisco Bustamante, éste lo comunicó al mayor del mismo cuerpo Diego Berzabal, quien dio parte de todo al intendente don Juan Antonio Riaño.

    El mismo día 13, llegaron a Dolores rumores de las delaciones e Hidalgo llamó a Allende, quien se presentó a las nueve de la noche del día 14 sin que pudieran ser confirmadas las vagas noticias de que disponían.

    En Querétaro, para denunciar a los conspiradores, el doctor Gil de León acudió a la casa del corregidor Miguel Domínguez, quien el día 14 ordenó aprehender a Epigmenio González y catear su casa, igual que la de Sámano, él mismo se puso al frente de la tropa convocada para estos menesteres y ocupó todo el día tomando declaración a los aprehendidos con gran parsimonia para que el resto de los conjurados tuviera tiempo de escapar. Pero antes comunicó la decisión tomada en contra de sus propios compañeros a su esposa, Josefa Ortiz, y la encerró bajo llave, pero la corregidora pudo avisar al alcalde de la cárcel Ignacio Pérez, también involucrado en la conspiración, de lo sucedido y le pidió comunicarlo a Allende. Fue así como Ignacio Pérez marchó a San Miguel, a donde llegó en la madrugada de hoy día 15.

    Tras buscar inútilmente a Allende, quien se halla en Dolores con Hidalgo desde el día anterior, Ignacio Pérez se dirige a Aldama y, como le instruyó doña Josefa, le cuenta lo sucedido en Querétaro la noche del 13, y le comunica las recomendaciones que por su conducto hace la corregidora a los conspiradores de San Miguel.

    Entretanto en Guanajuato, habiendo terminado las primeras averiguaciones, hoy, día 15, el intendente Riaño ordena al subdelegado de San Miguel, Pedro Bellojín, que de acuerdo con la autoridad militar aprehenda a los capitanes Ignacio Allende y Juan Aldama, y que se observe a Hidalgo, tomándolo preso en caso necesario.

    Sin tener noticia de las órdenes de aprehensión giradas, Allende e Ignacio Pérez deciden cabalgar a Dolores para enterar a Hidalgo y a Allende de que la conspiración ha sido descubierta antes de estallar. Llegarán al curato de Dolores a las dos de la mañana del día 16 de septiembre. Horas más tarde, Hidalgo pronunciará el grito de Independencia.

    fuente : www.memoriapoliticademexico.org

    La historia de la Casa de la Corregidora

    La historia de la Casa de la Corregidora

    La historia de la Casa de la Corregidora El sitio, clave de la Independencia, es de los más visitados durante las Fiestas Patrias

    @[email protected]#=img=#

    La historia de la Casa de la Corregidora Foto: Demian Chávez, El Universal

    Vida Q 15/09/2019 06:08 Francisco Flores Actualizada 11:41

    Más Información

    Autoridades honran la lucha de la Corregidora

    Mexicanos invierten hasta 5 mil pesos en festejos patrios

    El 15 de septiembre, una de las fechas simbólicas de esta ciudad por el papel que jugó Querétaro en la gesta de Independencia, a través de las reuniones conspiratorias que se llevan a cabo en los que hoy se conoce como la Casa de la Corregidora.

    En estas fechas, en las que se celebran las Fiestas Patrias, se incrementa el flujo de turistas que recorren los pasillos de la Casa de la Corregidora, donde se ofrecen diariamente visitas que cuentan con la explicación guías profesionales que narran los sucesos históricos registrados en este inmueble, que actualmente alberga las oficinas del gobierno estatal.

    Lilly Téllez reproduce en el Senado audio de AMLO haciéndole como borrego

    "Y retumbó el senado: “Eees un honooor…berrear con Obrador", expresó la senadora de Acción Nacional

    Las reuniones conspiratorias, celebradas en la casa del Corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez, fueron disfrazadas como encuentros literarios, aunque en realidad se hablaba de política.

    Por ello, tiempo después se le bautizó a estas reuniones como la conspiración de Querétaro, promovida principalmente por doña Josefa Ortiz de Domínguez, a quien se le conoce como la Corregidora de Querétaro.

    A estas reuniones políticas acudieron algunos de los más famosos revolucionarios de los primeros momentos de la Independencia, como los capitanes Arias, Aldama e Ignacio Allende.

    El 13 de septiembre de 1810 se informó al juez eclesiástico Rafael Gil de León, que se preparaba una conspiración para proclamar la Independencia de México.

    Pero Josefa Ortiz decidió intervenir y avisar a los revolucionarios. Elaboró una nota con letras impresas sacadas de periódicos, para evitar que se reconociera su caligrafía, y decidió enviársela al capitán Allende a través del alcaide Ignacio Pérez, quien cabalgó en busca del capitán y al no encontrarle en San Miguel el Grande, entregó la misiva a Miguel Hidalgo.

    La leyenda también cuenta que, para proteger a su esposa, Miguel Domínguez encerró a la corregidora en un cuarto bajo llave, pero ella pudo advertir a Don Miguel Hidalgo y Costilla, haciendo sonar uno de sus zapatos y así un criado de su casa la oyó y advirtió al cura que la conspiración había sido descubierta.

    Tras esta notificación, el cura Hidalgo decidió adelantar el levantamiento a la madrugada del 16 de septiembre de 1810, el cual estaba previsto que se iniciara el 1 de octubre del mismo año.

    Casa de la Corregidora. Es un edificio histórico del centro de la ciudad, ubicado en el lado norte de Plaza de Armas, en la esquina de 5 de mayo y Pasteur.

    Originalmente se llamó desde que fue construida Casa de los Corregidores y se desconoce la época exacta en que comenzó a llamársele Casa de la Corregidora.

    Fue sede del Corregimiento de Querétaro, división político-administrativa de Nueva España y fue casa de los titulares que ocupaban de tal cargo.

    En 1821, Agustín de Iturbide, por breves días, despachó en esta casona una vez vencida la resistencia española, también el presidente de la República, José María Iglesias, instaló en 1876 su Gobierno, por lo que el inmueble sirvió de Palacio Nacional.

    En 1867, Maximiliano de Habsburgo varias veces discutió ahí con sus generales los problemas de estar sitiados y condecoró a los distinguidos en campaña.

    La casona fue Palacio Municipal hasta 1981, pero a partir de ese año este inmueble es Palacio de Gobierno.

    El Mausoleo de la Corregidora. El Panteón de los Queretanos Ilustres es el primer cementerio que existió en la ciudad de Querétaro y data de 1847. Se ubica en el convento de la Santísima Cruz de los Milagros.

    Este mágico lugar se ha convertido en uno de los sitios que más visitan los turistas. A las afueras del Panteón, se tiene un espectacular mirador, desde el cual se observan los Arcos.

    El Panteón ha sido testigo mudo de importantes batallas que se han escrito en la historia nacional, además de que también se encuentran los restos de algunos personajes históricos.

    Uno de sus grandes atractivos es el Mausoleo de la Corregidora, que comparte con su esposo, el Corregidor Miguel Domínguez.

    También encontramos La Capilla Dolorosísima, donde descansan dos protagonistas de la Independencia: Epigmenio González e Ignacio Pérez, reconocido como el mensajero de la libertad.

    A un costado del panteón se encuentra una placa que señala: “El Pueblo Queretano, dedica con amor y veneración este histórico lugar, para honrar perennemente la memoria y el ejemplo de sus hijos ilustres”.

    Temas Relacionados

    15 de septiembre Casa de la Corregidora Panteón de los Queretanos Ilustres

    Comentarios

    Captan asalto y golpiza a mujer en Querétaro

    El asalto ocurrió la madrugada del martes, en la colonia El Porvenir. El taxista ya fue identificado

    fuente : www.eluniversalqueretaro.mx

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 11 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder