if you want to remove an article from website contact us from top.

    órgano linfático que produce glóbulos blancos y macrófagos, destruye células sanguíneas dañadas, almacena y libera sangre.

    Santiago

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    obtenga órgano linfático que produce glóbulos blancos y macrófagos, destruye células sanguíneas dañadas, almacena y libera sangre. de este sitio.

    El bazo y el sistema linfático (para Adolescentes)

    El bazo forma parte del sistema linfático, que es una extensa red de drenaje. Las funciones del sistema linfático consisten en mantener los líquidos corporales en equilibrio y defender al cuerpo de las infecciones.

    El bazo y el sistema linfático

    Revisado por: Larissa Hirsch, MD

    Print in English

    Spleen and Lymphatic System

    ¿Qué son el bazo y el sistema linfático?

    El bazo se encuentra en la parte superior izquierda del abdomen, debajo de la caja torácica. Ayuda a proteger al cuerpo, eliminando del torrente sanguíneo los glóbulos rojos viejos y otras sustancias extrañas (como los gérmenes).

    El bazo forma parte del sistema linfático, que es una extensa red de drenaje. Las funciones del sistema linfático consisten en mantener los líquidos corporales en equilibrio y defender al cuerpo de las infecciones. Está compuesto por una red de vasos linfáticos que transportan linfa (un líquido transparente y acuoso que contiene proteínas, sales, glucosa y otras sustancias) por todo el cuerpo.

    ¿Qué hace el bazo?

    El bazo actúa como un filtro. Elimina las células viejas y lesionadas y ayuda a controlar la cantidad de sangre y de células sanguíneas que circulan por el cuerpo.

    El bazo también ayuda a eliminar gérmenes. Contiene unos glóbulos blancos llamados linfocitos y macrófagos. Estas células funcionan atacando y destruyendo los gérmenes que contiene la sangre que pasa a través del bazo.

    El cuerpo también usa el bazo como un lugar donde almacenar sangre y hierro de cara al futuro.

    ¿Qué hace el sistema linfático?

    Una de las principales funciones del sistema linfático consiste en recoger el líquido linfático sobrante de los tejidos corporales y devolverlo a la sangre. Es algo fundamental porque el agua, las proteínas y otras sustancias se escapan constantemente desde los diminutos capilares sanguíneos a los tejidos corporales circundantes. Si el sistema linfático no drenara el exceso de líquido linfático, ese líquido se acumularía en los tejidos y los hincharía.

    El sistema linfático es una red de conductos muy pequeños (o vasos) que recogen y conducen el líquido linfático procedente de todo el cuerpo. Las principales partes de tejido linfático es encuentran en:

    la médula ósea el bazo el timo

    los ganglios linfáticos

    las amígdalas

    El corazón, los pulmones, los intestinos, el hígado y la piel también contienen tejido linfático.

    Los principales vasos linfáticos son:

    El conducto torácico: empieza cerca de la parte inferior de la columna vertebral y recoge la linfa procedente de la pelvis, el abdomen y la parte inferior del pecho. El conducto torácico asciende por el pecho y vacía la linfa a la sangre a través de una vena de gran tamaño ubicada cerca del lado izquierdo del cuello.El conducto linfático derecho: recoge la linfa del lado derecho del cuello, el pecho y el brazo y la vacía en una vena de gran tamaño ubicada cerca del lado derecho del cuello.

    El sistema linfático también ayuda al cuerpo a defenderse de los gérmenes (virus, bacterias y hongos), que causan enfermedades. Los gérmenes se filtran en los ganglios linfáticos, unas pequeñas masas de tejido ubicadas a lo largo de toda la red de vasos linfáticos. Dentro de los ganglios linfáticos, unos linfocitos llamados "células T" (o linfocitos T) y "células B" (o linfocitos B) ayudan al organismo a luchar contra las infecciones. Las células B fabrican anticuerpos, unas proteínas especiales que impiden que se propaguen las infecciones, al atrapar y destruir los gérmenes que las causan.

    La mayoría de nuestros ganglios linfáticos forman agrupaciones en el cuello, las axilas y la zona de la ingle. También hay ganglios linfáticos a lo largo de las vías linfáticas del pecho, el abdomen y la pelvis, donde filtran la sangre.

    Cuando una persona tiene una infección, los gérmenes se le acumulan en los ganglios linfáticos. Si una persona tiene una infección en la garganta, los ganglios linfáticos del cuello se le pueden inflamar. Por eso, los médicos comprueban si los ganglios linfáticos del cuello están inflamados cuando a un paciente le duele la garganta. Esto se llama linfadenopatía.

    Revisado por: Larissa Hirsch, MD

    Fecha de revisión: agosto de 2019

    MÁS SOBRE ESTE TEMA PARA:

    El sistema endocrino

    La sangre

    Huesos, músculos y articulaciones

    El sistema digestivo

    Faringoamigdalitis estreptocócica

    fuente : kidshealth.org

    Definición de bazo

    El Diccionario de Cáncer del NCI define términos y frases de cáncer y medicina que son fáciles de entender.

    bazo

    Órgano que forma parte del sistema linfático. El bazo produce linfocitos, filtra la sangre, almacena las células sanguíneas y destruye las células sanguíneas viejas. Está localizado en el lado izquierdo del abdomen, cerca del estómago.

    AMPLIAR

    - ABRE EN NUEVA VENTANA

    Anatomía del sistema linfático. Se observan los vasos linfáticos y algunos órganos linfáticos (ganglios linfáticos, amígdalas, timo, bazo y médula ósea). La linfa (líquido claro) y los linfocitos se desplazan a través de los vasos linfáticos hasta los ganglios linfáticos, donde los linfocitos destruyen las sustancias dañinas. La linfa entra en la sangre a través de una vena grande cerca del corazón.

    AMPLIAR

    - ABRE EN NUEVA VENTANA

    Anatomía del sistema linfático. Se observan los vasos linfáticos y algunos órganos linfáticos (ganglios linfáticos, amígdalas, timo, bazo y médula ósea). La linfa (líquido claro) y los linfocitos se desplazan a través de los vasos linfáticos hasta los ganglios linfáticos, donde los linfocitos destruyen las sustancias dañinas. La linfa entra en la sangre a través de una vena grande cerca del corazón.

    Consulte el Diccionario de cáncer del NCI

    fuente : www.cancer.gov

    Médula ósea, sangre y tejido linfático normal

    Los diferentes tipos de leucemia se forman a partir de diferentes tipos de células.

    Médula ósea, sangre y tejido linfático normal

    Los diferentes tipos de leucemia se originan en distintos tipos de células sanguíneas. Esto ayuda a entender algunos conceptos básicos sobre las células sanguíneas.

    Médula ósea

    Las células sanguíneas son producidas en la médula ósea.

    La médula ósea es la porción suave interior de algunos huesos como el cráneo, los omóplatos, las costillas, la pelvis y la columna vertebral. La médula ósea se compone de:

    Un pequeño número de células madre de la sangre

    Células productoras de sangre más maduras

    Células adiposas

    Tejidos de soporte que ayudan a las células a crecer

    En el interior de la médula ósea, las células madre sanguíneas se dividen y maduran para formar nuevas células sanguíneas. Durante este proceso, las células se desarrollan en linfocitos (un tipo de glóbulo blanco) o en otras células productoras de sangre. Estas otras células productoras de sangre maduran y se convierten en glóbulos rojos, glóbulos blancos (que no son linfocitos) o plaquetas.

    Tipos de células sanguíneas

    Los glóbulos rojos transportan oxígeno desde los pulmones a todos los demás tejidos del cuerpo, y llevan el dióxido de carbono hasta los pulmones para su eliminación. Una cantidad insuficiente de glóbulos rojos (anemia) puede causar cansancio, debilidad y dificultad para respirar debido a que los tejidos del cuerpo no reciben suficiente oxígeno.

    Las plaquetas en realidad son fragmentos celulares producidos por un tipo de célula de la médula ósea que se llama megacariocito. Las plaquetas son importantes para tapar los orificios de los vasos sanguíneos causados por heridas y hematomas. Cuando hay muy pocas plaquetas (trombocitopenia), esto puede provocar que usted sangre o presente moretones con facilidad.

    Los glóbulos blancos ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Cuando hay muy pocos glóbulos blancos (neutropenia), esto afecta su sistema inmunitario y puede que usted sea más propenso a contraer una infección.

    Tipos de glóbulos blancos

    Los linfocitos son células maduras que combaten infecciones y que se desarrollan de los linfoblastos, un tipo de célula madre de la sangre en la médula ósea. Los linfocitos son las principales células que forman el tejido linfático, que es una parte importante del sistema inmunitario. El tejido linfático se encuentra en los ganglios linfáticos, el timo, el bazo, las amígdalas y las glándulas adenoides. También se encuentra disperso en todo el sistema digestivo y el sistema respiratorio, sí como en la médula ósea. Los dos tipos principales de linfocitos son:

    Los linfocitos B (células B) protegen al cuerpo contra gérmenes invasores al desarrollarse (madurar) para formar células plasmáticas, que producen proteínas llamadas anticuerpos. Estos anticuerpos se adhieren a los gérmenes (bacteria, virus y hongos), lo que ayuda a los otros glóbulos blancos llamados granulocitos a reconocerlos y destruirlos. Los linfocitos B son las células que con más frecuencia se transforman en células de la leucemia linfocítica crónica (CLL).

    Los linfocitos T (células T) pueden reconocer las células infectadas por virus y destruirlas directamente. También ayudan a regular el sistema inmunitario.

    Los granulocitos son células maduras que combaten infecciones que se desarrollan de los mieloblastos, un tipo de célula productora de sangre en la médula ósea. Los granulocitos tienen gránulos que aparecen como manchas al observarlos con un microscopio. Estos gránulos contienen enzimas y otras sustancias que pueden destruir gérmenes como las bacterias. Los tres tipos de granulocitos (neutrófilos, basófilos y eosinófilos) se distinguen bajo el microscopio por el tamaño y el color de los gránulos.

    Los monocitos se desarrollan a partir de monoblastos productores de sangre en la médula ósea y están relacionados con los granulocitos. Después de circular en el torrente sanguíneo por aproximadamente un día, los monocitos ingresan en los tejidos corporales para convertirse en macrófagos, los cuales pueden destruir algunos gérmenes rodeándolos y digiriéndolos. Los macrófagos también ayudan a los linfocitos a reconocer gérmenes y a comenzar a producir anticuerpos para combatirlos.

    Escrito por Referencias

    Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

    Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

    Actualización más reciente: mayo 10, 2018

    fuente : www.cancer.org

    ¿Quieres ver la respuesta o más?
    Santiago 9 day ago
    4

    Chicos, ¿alguien sabe la respuesta?

    haga clic para responder